Sociedad

En 3 hospitales, 12 nacimientos iluminaron la Navidad paceña

Un padre y tres madres se mostraron felices por ser progenitores y porque sus bebés nacieron el mismo día que Jesús. Recibieron ‘el mejor regalo de Navidad’

Primogénita. María observa a su niña vestida de verde porque —dice— no pudo conocer su sexo.

Primogénita. María observa a su niña vestida de verde porque —dice— no pudo conocer su sexo.

La Razón / Micaela Villa / La Paz

01:20 / 26 de diciembre de 2011

Hasta el mediodía de la Navidad, 12 nacimientos de bebés se registraron en tres hospitales de la ciudad. Dos madres dijeron que, a pesar de haber pasado la Nochebuena “con muchos dolores”, “valió la pena” traer al mundo a sus primogénitos.

Del número, ocho son mujeres y cuatro varones. La primera bebé nació a las 00.42 de ayer en el hospital La Paz y la última, cerca a las 12.00, en el Hospital de la Mujer. El otro nosocomio donde hubo neonatos es el Materno Infantil. El doctor Rolando Gonzales, del centro médico La Paz, señaló a La Razón que los tres bebés que nacieron en ese establecimiento presentaron “partos eutócicos, es decir naturales” y “están sanitos y las mamás estables”.

Otros. En el Materno Infantil se presentaron otros ocho nacimientos, seis por parto normal y dos por cesárea. La médica Eunacia Miranda señaló que cinco neonatos son de sexo femenino. El primero nació a las 02.00 y el último a las 08.30. “Las madres están bien y lo más probable es que les demos de alta entre mañana (hoy) o pasado (martes) si es que no hay complicaciones”, sostuvo.

Este medio también asistió al Hospital de la Mujer para consultar sus estadísticas, sin embargo, los funcionarios se negaron a brindar información. Empero, se logró conversar con Julio C. Mayta, quien afirmó que su primogénita nació con 4,2 kilos.

Algunos pesos de los neonatos

El doctor Rolando Gonzales, del hospital La Paz, indicó que de los tres bebés nacidos, una presentó 3,8 kilos, otra 2,8 y el tercero, un varón, que nació a las 06.10, un peso de 2,4 kilos.

Jomayra iba a nacer en enero, pero se adelantó

María Quispe estaba segura de que su primera hija, Jomayra, iba a nacer el 1 de enero, pero los planes cambiaron pues  sus contracciones que comenzaron el sábado 24 no pararon y tuvo que ser internada. La bebé, quien nunca se dejó ver por el médico para conocer su sexo debido a que “todo el tiempo se tapaba con su piececito”, no esperó ni una hora para dar la bienvenida a la Navidad, pues nació a las 00.42.

“Como mi pareja y yo no sabíamos de qué sexo era, compramos su ajuar y sus colchitas de tonos verdes; pero ahora sé que es una niña, no importa el sexo, le doy gracias a Dios por tener un bebé”, manifestó la madre mientras le daba de lactar.

Para Quispe, la infante también representa “el más hermoso regalo de Navidad” que ha recibido su familia, pues sus dos hermanos (uno mayor y otro menor) aún no son padres, es por ello que Jomayra es la primera de la nueva generación y será la más mimada.

“Mis contracciones más fuertes las he sentido desde las 11.00 de este sábado 24 , fue un parto normal, no hice mucho esfuerzo para que naciera”. Ella, peinadora y estudiante de Ingeniería, dijo que, junto con su pareja, saldrán adelante por ella.

La picana y el brindis se postergan por los dolores

Todo estaba listo... la picana caliente y recién cocida, el panetón partido en rodajas, el vino para el brindis, pero de repente, aproximadamente a las 23.00 del sábado, las contracciones de Gabriela Calancha se hicieron más fuertes, y cambiaron los planes.

Esa noche, toda la familia estaba presente en su casa de la zona de Achachicala, sin embargo, “salieron corriendo” cuando se percataron del parto. Después, las cinco horas de dolor y no disfrutar la Nochebuena no le importaron a Gabriela cuando a las 04.40 le entregaron y colocaron en su pecho a su primera niña.

“Toda la noche mi esposo Bismarck, mi madre y mis hermanos se quedaron para acompañarme; estoy muy bien, es algo indescriptible lo que siento ahora, además es Navidad”. Ella sonríe cuando se le pregunta qué pasó con la picana: “Seguro la comieron en la mañana”.

Julio llamará a su pequeña Mariana, en honor a María

Cuando Julio César Mayta escuchó el primer llanto de Mariana, su recién nacida, algo de nerviosismo y mucha emoción recorrieron su cuerpo de pies a cabeza, más por saber que ella nació el mismo día que el Niño Jesús. “Estoy muy feliz, gratamente feliz, es por mi Mariana Celeste, mi pequeña”, dijo sonriendo.

Julio y su esposa Eulogia no pensaron que la niña iba a nacer ayer, pues el alumbramiento estaba previsto para el 3 de enero. Ella comerciante y él electricista, son padres primerizos, por lo que Julio afirmó que “tenemos algo de miedo”, sin embargo, añadió que saldrán adelante trabajando.

“Hoy (ayer) a las 05.00 se le rompió la placenta; la traje rápido en movilidad, nació con más de cuatro kilos, es grandecita”. Él comentó que Eulogia ingirió gran cantidad de fruta y que eso ayudó a que el bebé desarrolle tan bien.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia