Sociedad

La Biblioteca Municipal atiende con una mixtura de sillas, muchas con alto desgaste

Más de la mitad de ellas presentan problemas en el tapizado y los lectores reclaman que se haga mantenimiento. Los cambios se esperan para el primer trimestre de 2019.

La Sala Nacional 'Escritor Eduardo Leandro Nina Quispe': un conjunto de estudiantes hace uso del espacio de la Biblioteca Municipal.

La Sala Nacional 'Escritor Eduardo Leandro Nina Quispe': un conjunto de estudiantes hace uso del espacio de la Biblioteca Municipal. Foto: La Razón Digital

La Razón Digital / Jaime Soto / La Paz

18:11 / 27 de noviembre de 2018

La Sala Nacional Escritor Eduardo Leandro Nina Quispe de la Biblioteca Municipal de La Paz recibe a diario a decenas de lectores que, metódicamente, hacen uso de ese espacio para absolver dudas y nutrir sus conocimientos. Pero lo que llama la atención en ese lugar la mixtura de sillas en la que se sientan, gran parte de  ellas con claras muestras de desgaste por su uso contínuo.

El espacio cuenta con 93 sillas de diferentes formas, tamaños y colores, de las cuales 51 tienen el tapiz visiblemente desgastado, en una muestra del uso de alto tráfico que deben soportar. Estas son de madera, más cómodas y claramente cargan mucha historia; contrastan con otras de fierro y plástico que completan la sala.

‘‘La mayoría de los muebles son de madera, que datan de hace bastante tiempo. Los sillones no podemos botarlos, puesto que son de buena calidad. Y sí, el tapiz por el alto tráfico está desgastado y en apoyo a las sillas de madera, tenemos las sillas de plástico’’, explicó a La Razón Digital la Jefa de Unidad de la Biblioteca Municipal, Gladys Villegas.

Admitió que no se encuentran en su mejor momento, pero anunció que existe un ‘‘plan para el mantenimiento para este mobiliario’’.

Los estudiantes que acuden a este espacio notan la incomodidad por el desgaste, pero dicen que no tienen otra alternativa.  ‘‘Para venir a la Biblioteca debe haber buenos ambientes y se tiene que renovar, pero como somos estudiantes nos tenemos que acoplar a eso’’, dijo por ejemplo una estudiante de la carrera de Química Farmacéutica.

A Dante, un Auditor Financiero que se encontrabe en el lugar la semana pasada, le llaman la atención los cambios que hay en el lugar, pero también el estado de los muebles.

‘‘El control ha cambiado, repartían fichas, pero aun así es mejor. Lo que si he visto es el aspecto del mobiliario; hay una dejadez, un descuido; no hay mantenimiento, un recambio. Hay una combinación de mesas, mezcla de madera, metálicos, hay sillas que están rajándos, no hay uniformidad. Debería ser como de la UMSA’’, dijo.

Tres sillones patrimoniales con evidente deterioro (el tercero no cuenta con sus apoyaderas), en la Sala Nacional 'Escritor Eduardo Leandro Nina Quispe'.

Michel Acarapi, que estudia Secretariado Ejecutivo y Contabilidad, contó que visita el espacio desde hace tres años, y que desde entonces no hubo un recambio. ‘‘Se ha mantenido, no han cambiado mesas, las sillas; todo está igual. Tengo entendido que al iniciar la gestión, como institución del Estado, ellos solicitan un presupuesto que es el POA (Plan Operativo Anual). Entonces, no sabemos en qué está mejorando’’, dijo.

De la misma forma, Lenny Gabriela Cayo, que estudia Derecho y Contabilidad, expresó que el sistema de ingreso cambió y que el anterior era mejor: ‘‘venias, entrabas, recogías tu ficha y nadie te molestaba’’. Acerca del mobiliario del espacio, mencionó que ‘‘las sillas están mal’’ y que ‘‘incluso no hay uniformidad’’.

Villegas anunció que los cambios en el mobiliario de la Biblioteca se verán recién en el primer trimestre del 2019. ‘‘Hace unos minutos hemos hablado con el sistema administrativo y las primeras adquisiciones se hacen en el 2019, en el primer trimestre. Hasta el mes de abril tenemos que tener sino la renovación o refacción de los muebles. Son de madera muy bien tratada, de patrimonio. Entonces, sí se tiene que ver el tapiz, tiene que ser acorde a la necesidad para que no pierda la esencia del mobiliario patrimonial’’, explicó.

La Sala General Profesora Elodia Valdivia de Lijerón, contiene sillas de distinto material: metálicas y plástico.

Por decreto del 30 de junio de 1838 en el gobierno del Mcal. Andrés de Santa Cruz se dictó la creación de Bibliotecas Públicas en el país y el 30 noviembre de ese mismo año La Paz fue la primera ciudad en cumplir con la orden al inaugurar la Biblioteca Municipal, de acuerdo al documento de la institución elaborado en su 175 aniversario, en 2013.

El espacio cuenta con la sala Nacional Escritor Eduardo Leandro Nina Quispe,  la sala General Profesora Elodia Valdivia de Lijerón, la sala de la Hemeroteca Manuel Agustín Aspiazu Belmonte, la sala de Libros Antiguos Poetisa Yolanda Bedregal de Conitzer y la sala Infanto Juvenil Niño Juancito Pinto – Niña Genoveva Ríos.

La Jefa de Unidad de la Biblioteca Municipal, Gladys Villegas, indicó que se habilitó un buzón de para identificar algunas ‘‘sugerencias muy puntuales’’.

‘‘Ha sido una iniciativa que hemos habilitado hace un par de meses, son sugerencias muy puntuales, valederas, ha sido una buena visión. Pero ya teníamos previsto para esta gestión poder inscribir algún recurso para poder refaccionar las sillas patrimoniales’’, mencionó.

Un grupo de estudiantes, en voz baja, murmuraron que en la hoja de sugerencias anotaron que la Biblioteca ‘‘habilite los baños’’. (26/11/2018)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia