Sociedad

El 62% de la mancha urbana está en alto riesgo o riesgo moderado

El 62% de la mancha urbana de la ciudad de La Paz, donde se asientan alrededor de 498 Organizaciones Territoriales de Base (OTB), se encuentra en terreno catalogado como de alto riesgo (3.780 ha) y de riesgo moderado (7.380 ha), según el Mapa de riesgos 2011.

La Razón / Guadalupe Tapia / La Paz

00:00 / 11 de marzo de 2012

Una construcción no apta o la falta de mantenimiento de los sistemas de agua y alcantarillado son factores que pueden generar que un área suba su nivel de riesgo, advirtió el jefe de la Dirección Especial de Gestión Integral de Riesgos (DEGIR) de La Paz, Vladimir Toro.

Una organización territorial abarca todo un barrio o una junta vecinal, según el decreto reglamentario de la Ley de Participación Popular. La mancha urbana de la ciudad abarca 18 mil hectáreas (ha). De ellas, 1.800 ha (10%) son de muy alto riesgo. En esta superficie se hallan las 36 áreas que tienen riesgo manifiesto, como Cervecería, Pampahasi Bajo Central, entre otras.

Siguiendo en la escala de riesgos, 3.780 ha (21%) fueron catalogadas como de alto riesgo, 7.380 ha (41%) son de riesgo moderado, 3.960 ha (22%) de riesgo bajo y sólo 1.080 ha (6%) son de riesgo muy bajo.

“Los niveles de riesgo se determinan por superficie, pues es difícil identificar áreas o zonas”, dijo Toro.

“En el caso de la superficie de alto riesgo —explicó el jefe de la DEGIR— se trata de suelos que tienen, en general, sistemas inexistentes o colapsados de alcantarillado y agua potable, donde existen desde infraestructuras estables hasta construcciones humildes o precarias, lo que aumenta la vulnerabilidad”.

En este caso, los problemas no pueden ser eliminados, pero sí tratados con obras y acciones de mitigación de vecinos e instituciones.

Acción. “Las áreas identificadas como de muy alto riesgo (que son 36) pueden incrementarse si no se toman las medidas necesarias. La amenaza no desaparece, pero se puede minimizar siempre y cuando se tomen medidas, como obras de la Alcaldía y una toma de conciencia vecinal sobre cómo vivir según el tipo de suelo que se habita”, precisó.

En la gestión de riesgos existen tres actores fundamentales: el Gobierno Municipal, los vecinos y la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS). Sin embargo, la comuna observa la falta de conciencia sobre este tema de la población y poca predisposición a coordinar de la empresa pública de agua.

Para evitar que se incremente el nivel de riesgo de una superficie, zona o barrio, el jefe de la Unidad de Análisis y Política de Riesgos, Óscar Sandoval, sugirió tres acciones.

“En el tema de la construcción, cualquier obra nueva debería contar con los estudios técnicos elaborados por un profesional. Para las construcciones antiguas, se sugiere realizar un diagnóstico para hacer trabajos estructurales adicionales que permitan mitigar el riesgo”, explicó.

Actualmente el costo de un estudio de suelos oscila entre $us 150 y $us 500, lo que lo hace inaccesible para la mayor parte de la ciudadanía.

Desde febrero, toda obra en La Paz deberá contar con un estudio de suelos, si no, no será autorizada por la municipalidad, por ello se firmó un acuerdo con la Sociedad de Ingenieros de La Paz, que en dos meses proporcionará un tarifario en función a la “realidad y economía” de los moradores de La Paz.

La segunda acción es el mantenimiento periódico de los servicios de alcantarillado, agua potable, bajantes y canaletas. Según la DEGIR, para alimentar el Mapa de Riesgos pidió a EPSAS informes sobre la situación del sistema de alcantarillado, que tiene más de 40 años de antigüedad, pero la empresa les dijo que tardará ocho meses en elaborar estos datos.

La tercera acción es que los propietarios de inmuebles se interesen por conocer qué tipo de suelo habitan, pues una vez identificada la escala de riesgo, se pueden realizar obras de prevención.

El Mapa de Riesgos 2011 fue elaborado en una escala que permite identificar el estado de los suelos según su vulnerabilidad por manzanos.

“En el tiempo que hemos proporcionado información a los vecinos, hemos podido identificar, por ejemplo, que existen predios que tienen entre dos y hasta tres tipos de riesgo. Por ello recomendamos que se realicen las acciones tomando en cuenta el nivel más alto de riesgo.  

Si bien la Alcaldía tiene un Plan de Prevención para las zonas de alto, moderado y bajo riesgo, la institución también hace énfasis en la creación de Centros de Operación de Emergencia Barriales (COEB), para que las organizaciones vecinales se capaciten en prevención y emergencias.

Actualmente existen 63 COEB, los que en su mayoría se encuentran en las áreas de muy alto riesgo y alto riesgo. La meta es llegar a los más de 500 barrios que existen en la ciudad sede de gobierno. “En la ciudad ya no se puede aceptar la informalidad de construcción, de asentamientos. Si se sigue en esta línea las 36 zonas se van a multiplicar”, advirtió Toro. 

La Degir emite datos por la zona

Si una persona o junta vecinal quiere conocer en qué escala de riesgo está su domicilio o el conjunto del barrio, puede requerir por escrito esta información a la Dirección Especial de Gestión Integral de Riesgos (DEGIR) “Esta información, cuyo acceso es irrestricto, puede servir para guiar para una construcción o la compra de un predio”, explicó Vladimir Toro, director de la DEGIR. Enviamos a un equipo técnico para orientarles, agregó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia