Sociedad

El matrimonio gay enfrenta 4 obstáculos para su aprobación

Ley. El marco legal, la discriminación y fundamentos religiosos y culturales salen a luz

La Razón / Guiomara Calle

00:01 / 17 de junio de 2012

El marco legal, fundamentos religiosos, argumentos culturales y la discriminación son los cuatro obstáculos a los que se deberá enfrentar el proyecto de ley de matrimonio civil igualitario entre personas del mismo sexo.

El movimiento LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) trabaja desde hace un mes y medio en la elaboración de una propuesta de este tipo que se prevé será presentada el 28 de este mes.

El objetivo que buscan es que parejas del mismo sexo ejerzan los mismos derechos y beneficios que obtiene un matrimonio entre heterosexuales, entre otros el poder heredar bienes o afiliar al seguro médico de salud a la pareja.

Al momento existe otro proyecto denominado “Unión de convivencia entre parejas del mismo sexo”, que ingresó en abril a la Asamblea Legislativa, el cual es analizado por la Comisión de Derechos Humanos. La norma fue elaborada por la población homosexual cruceña y la diputada de Convergencia Nacional (CN) Erica Claure. A diferencia del que aún está en diseño, éste sólo propone una unión civil, no matrimonio.

Ambas iniciativas desataron la polémica en los ámbitos de poder y la sociedad. Los prejuicios de la población son la primera traba para la aceptación del matrimonio homosexual, aseguró la vocera de LGBT, Ángela Fuentes.

“La principal barrera es esta ignorancia que tienen muchas personas que no conocen la realidad de vida de los LGBT, hay bastante discurso prejuicioso y discriminador que no permite que nos vean como un movimiento social y político, sino como un asunto de espiritualidades y valores morales”, dijo.

La Iglesia Católica también manifestó su rechazo pues considera que la unión entre gays es una amenaza a la familia. “No será un aspecto positivo para el bien común dada la incapacidad que tiene la unión homosexual para generar vida”, expresó hace un mes el monseñor Óscar Aparicio, secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

Miembros de congregaciones protestantes tampoco están de acuerdo con la unión legal homosexual. El senador masista David Sánchez, que es evangelista, demandó “respeto” al matrimonio entre un hombre y una mujer.

Para replicar ambas posturas, Alberto Moscoso, otro representante del colectivo LGBT, indicó que la propuesta que elaboran no tiene relación con la procreación, sino con ejercer derechos básicos.

Argumentos culturales, como que el homosexualismo nunca fue parte de los aymaras o quechuas, son las otras barreras que se construyen en torno al proyecto de ley.

“El origen aymara tiene una concepción patriarcal y machista porque sólo habla del chacha warmi (hombre-mujer). La palabra marica o maricón viene de la colonia y se decía así a las personas que tenían una orientación sexual diferente”, indicó Moscoso.

El antropólogo Ramiro Molina explicó que la homosexualidad no es un fenómeno propio de la modernidad, sino que tiene que ver con el principio mismo de la sociedad humana, “aspecto que es considerado un concepto básico de la Antropología”. “Tenemos cerámicas prehispánicas que muestran la homosexualidad abierta en el mundo andino, quienes lo niegan son personas que no tienen ningún criterio científico adecuado o no conocen sobre historia, de lo contrario no existirían los términos k’ewsa y k’ewa que se refieren a estas personas”, expresó.

Sin embargo, el diputado del oficialismo Roberto Rojas, de origen aymara, aseguró que en su lengua, k’ewsa no significa maricón sino solterón. “Se les dice así a los hombres viejos que aún no se casan, no es otra cosa”, señaló.Constitucionalidad. Un cuarto obstáculo detectado hasta ahora para la aprobación del matrimonio homosexual es el marco normativo. Para identificar la figura legal que sostenga el proyecto de ley, el colectivo LGBT conformó una comisión jurídica, que trabaja en una estrategia que interpreta las normas vigentes.

Una es la referida a las Disposiciones Generales del artículo 14 de la Constitución Política del Estado (CPE), donde el Estado garantiza a todas las personas y colectividades ejercer sus derechos  sin discriminación. Sin embargo, la propia Carta Magna, en su artículo 63, condiciona el matrimonio a la unión de un hombre con una mujer, hecho que, para el colectivo LGBT, prueba “contradicciones” en la ley de leyes boliviana.

El abogado constitucionalista Víctor Hugo Chávez no ve ninguna contradicción porque —dice— no hay ninguna norma que autorice el matrimonio gay. “La Constitución establece claramente que el concepto matrimonio es con fines de reproducción y es la ligación o vínculo entre un hombre y una mujer de manera expresa”. Por su parte, el Código de Familia establece que un matrimonio es nulo entre personas del mismo sexo. Por ello, el colectivo LGBT argumenta su pedido en el artículo 14 de la CPE y en Ley Contra el Racismo y toda forma de Discriminación, que sanciona la restricción al ejercicio de los derechos individuales por motivos de orientación sexual.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia