Sociedad

Un niño de 4 años sufre de vejez prematura

Aparenta ser un anciano de corta estatura que apenas camina por los pasillos del centro de rehabilitación de Punata. Tiene artrosis, talla baja, los párpados caídos como si tuviera 60 años, pero David es un niño de cuatro años.

En Punata. David en las imágenes mostradas ayer por la red ATB.

En Punata. David en las imágenes mostradas ayer por la red ATB.

01:00 / 07 de octubre de 2010

Aparenta ser un anciano de corta estatura que apenas camina por los pasillos del centro de rehabilitación de Punata. Tiene artrosis, talla baja, los párpados caídos como si tuviera 60 años, pero David es un niño de cuatro años.

"Desafortunadamente es un niño que tiene vida corta y dolorosa. Va a necesitar medicamentos y un buen tratamiento", sostuvo la directora del Centro de Rehabilitación del Valle Alto (Creva), Brígida Alarcón, según el reporte de la red nacional ATB.

Nació en el seno de una familia numerosa, pero las hermanas de la Congregación de Guadalupe se encargaron de atenderlo desde que nació debido a la enfermedad que tiene, la progeria o envejecimiento prematuro.

El niño sueña con  tener un micro y trabajar para cuidar a su mamá, pero su esperanza de vida es de 13 años, así lo indicaron los médicos de Punata (Cochabamba), población donde se encuentra el centro. 

En Bolivia, el caso de David se constituiría en el primero en darse a conocer, por lo que las hermanas guadalupanas pidieron apoyo para que el pequeño tenga acceso a un buen tratamiento y no sufra los achaques, típicos en personas de la tercera edad.

Tiene cuatro años, pero su organismo muestra los síntomas y dolencias de un anciano de 60 años, su enfermedad es extraña en el mundo y también para los pobladores de Punata. Los niños de su edad juegan con él, aunque es vigilado por las religiosas para evitar que sufra lesiones.

La directora del Creva describió que su rostro se deteriora de manera acelerada, la cabeza es más grande y las articulaciones de sus manos se deforman poco a poco. La enfermedad no tiene cura, por lo que se busca un tratamiento para que los dolores no hagan sufrir al niño anciano.

Una rara enfermedad

La forma más severa de esta enfermedad es la llamada síndrome de Hutchinson-Gilford, nombrada así en honor de Jonathan Hutchinson, quien fue el primero en describirla en 1886, y de Hastings Gilford, quien realizó diferentes estudios acerca de su desarrollo y características en 1904. Los síntomas incluyen adelgazamiento y manchas en la piel, reabsorción de la masa ósea, pérdida de cabello y arteriosclerosis, se asemejan al envejecimiento humano.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia