Sociedad

Los niños se quedaron en casa debido a la lluvia

Cada 25 de diciembre es habitual ver las plazas y parques llenos de niños que estrenan sus juguetes, algo que el clima impidió que se realice ayer

Alegría. Diego Medina y Erika Ortega abren sus regalos navideños junto con sus parientes.

Alegría. Diego Medina y Erika Ortega abren sus regalos navideños junto con sus parientes.

La Razón / Gemma Candela / La Paz

01:06 / 26 de diciembre de 2011

La mañana de ayer, día de Navidad, cuando es típico ver parques y plazas llenos de niñas y niños estrenando sus regalos de Papá Noel, lugares de recreo como la plaza Abaroa y el Paseo del Prado estaban solitarios.

Erika Ortega (7) y Diego Medina (3) fueron de los que se quedaron en casa a jugar. La noche anterior, cuando volvieron de dar un paseo, se encontraron con casi 40 paquetes bajo el árbol de Navidad. Mirándolos de reojo, tuvieron que aguantar hasta la medianoche para poder abrirlos. Diego se durmió antes de la hora, pero se levantó a las dos para ver qué ocultaba el papel de regalo. 

Erika sí fue puntual: después de felicitar a su familia, corrió hacia el árbol y, uno tras otro, descubrió una casa de muñecas, una mochila para el colegio, un libro, ropa... Después, comió su picana, recogió parte de los juguetes, y a la cama. La mañana de ayer, como seguía lloviendo, los dos niños decidieron jugar en el salón de su casa para no mojarse.

También hubo quien, por la lluvia, faltó a la Misa de Gallo y a las eucaristías del domingo. El padre  Óscar Reviles, de la iglesia  La Merced, achacó al fenómeno meteorológico el hecho de que hubiera menos feligreses que otros años. “Ha afectado mucho a la concurrencia”. Aun así, en el templo, en el centro de la urbe, había alrededor de 70 personas en la misa de las 11.00. Algunos llevaron a sus Niños para que fueran bendecidos”.

Otro que se quedó en casa fue Joel Laguna (5) . Estuvo todo el día jugando alrededor del pequeño abeto navideño y del belén. Su casa es una de las últimas que visita Papá Noel. Por eso, la noche del sábado, cuando se acostó, todavía no había regalos en el salón. Ayer en la mañana se levantó temprano y fue corriendo a comprobar si le había traído lo que había pedido en su carta. Así fue.

Encontró un cara de papa caracterizado de Darth Vader, un Transformer y un autódromo, exactamente lo que quería. No le importó que lloviera y no pudiera ir al parque: el pequeño estaba feliz junto a sus juguetes, que eran señal de que se portó bien este año.

Yasser (16) y Gabriel Ríos (14) no iban a salir ayer, de todos modos, sin importar la lluvia. Su regalo fue una consola Xbox 360 (una videoconsola que permite jugar en línea y descargar juegos). Aunque sus familiares mayores pensaban que los regalos de ahora no son como los de su época, a la hora de probar el juego Kinect no se quedaron atrás.

Los “pequeños” de la casa también recibieron ropa y otros presentes, pero la consola centró toda su atención en la jornada de juegos por excelencia del año. Por la tarde, sin que el clima hubiera mejorado, había un grupo de niños entreteniéndose con camiones de juguete sobre la acera que separa los carriles de diferente sentido de la calle 21 de Calacoto. Sus madres, vestidas al estilo tradicional potosino, se refugiaban bajo el techo de una tienda cercana.

En la localidad fronteriza de Desaguadero, bolivianos y peruanos se dieron regalos y recibieron la Navidad juntos, en dos ocasiones por el huso horario. Antes de las 11 de la noche, los vecinos de la ciudad peruana cruzaron la frontera para festejar la Natividad al llegar la medianoche en Bolivia. Tomaron chocolate con panetón y, después, pasaron de nuevo la línea que separa a ambos países, para repetir la misma escena al otro lado, una hora después, informó la web de RPP Noticias.

El Papa recomienda no separarse de Dios

Desde un balcón que da a la plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Benedicto XVI saludó ayer en 65 idiomas a los fieles congregados, antes de lanzar su mensaje de Navidad. Denunció el deseo del hombre de querer “sustituir” a Dios, de “decidir lo que está bien y lo que está mal”, y de creerse “el dueño de la vida y la muerte”.

Recordó que la llegada al mundo de Jesucristo fue “para salvarnos, sobre todo del mal profundo, enraizado en el hombre y la historia”, que “es la separación con Dios, el orgullo y la presunción de actuar por uno mismo”.

Tuvo palabras para varios países del mundo, especialmente de África y Oriente Medio, así como de Asia. “Que el Señor conceda consuelo a la población del sureste asiático, especialmente de Tailandia y Filipinas, que se encuentran aún en grave situación de dificultad a causa de las recientes inundaciones”, manifestó. No habló de América Latina, región que cuenta con el mayor número de católicos.

En Bolivia, monseñor Tito Solari se dirigió a todo el país desde el departamento de Cochabamba. Recordó que la Nochebuena significa el renacimiento de la esperanza, que con el nacimiento del Niño Jesús debe iluminar el camino de la paz y la reconciliación entre los bolivianos, dejando de lado el odio y el revanchismo.

Desde Santa Cruz, el cardenal Julio Terrazas expresó un mensaje de paz y unidad a todos los bolivianos. “En Bolivia ha nacido el Salvador verdadero que nos va a dar fuerza para quitarnos, de aferrarnos, quizás a los salvadores de turno. Ha nacido el Señor, eso es Navidad, eso es lo que yo de todo corazón les deseo, amados hermanos, felicidades”, expresó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia