Sociedad

El padre Iriarte se considera un ‘develador’ más que un doctor

UNIR. El 21 de septiembre recibirá el Premio Nacional de Cultura de Paz 

Afecto. El padre Iriarte es saludado por el presidente Evo Morales, durante el acto realizado el jueves en el valle.

Afecto. El padre Iriarte es saludado por el presidente Evo Morales, durante el acto realizado el jueves en el valle.

La Razón / A. Melgarejo / Cochabamba

01:05 / 15 de septiembre de 2012

El sacerdote Gregorio Iriarte está agradecido y sorprendido. Fue distinguido por las universidades San Simón y Católica; y declarado como Promotor de la Educación en Cochabamba. Además,  ayer fue nombrado ganador del Premio Nacional de Cultura de Paz.

“Me siento muy agradecido y un poco desconcertado porque creo que es demasiado para una vida más bien humilde que he llevado”, dijo ayer a La Razón, en su residencia de mayores de la Orden Oblato de María Inmaculada, en el centro de la ciudad de Cochabamba.

“Quizás es demasiado reconocimiento”, aseveró. “Es cierto que he dado algunos aportes, pero ser doctor es mucha cosa; yo soy develador más que un doctor”, manifestó respecto a los nombramientos universitarios que recibió en el valle. A dichas distinciones se suma el hecho de que ayer, en La Paz, la fundación UNIR anunció que el sacerdote recibirá el Premio Nacional de Cultura de Paz Ana María Campero, instituido por la entidad hace dos años.

“En muchas ocasiones ha puesto en juego, sin retaceos, su propia vida, para evitar derramamientos de sangre en las minas de Bolivia”, señala un comunicado de UNIR. El acto de distinción se realizará el Día Internacional de La Paz, el 21 de septiembre.

“Tengo aportes sobre todo en la cuestión de libros”, manifestó Iriarte, quien debe estar conectado a una máquina de oxígeno, debido a un problema de fibrosis pulmonar que le impide respirar con normalidad. “Cuando camino se me dificulta”.

El 7 de septiembre, la Universidad Mayor de San Simón distinguió a Iriarte como Profesor Honoris Causa de San Simón, en reconocimiento “a su labor intransigente por la defensa de los derechos humanos”. Cuatro días después, la Universidad Católica Boliviana entregó la distinción Doctor Honoris Causa por su trayectoria como docente universitario y su aporte a la educación.

El jueves 13, la Asamblea Legislativa Departamental lo reconoció como Promotor de la Educación Integral e Integradora. En el último acto, dijo haberse sorprendido por los saludos del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera. “Fue bonito porque bajó a darme un abrazo. Siempre es estimulante, ‘te agradecemos por escribir, por tu vida’, me ha dicho (el Presidente), me tiene cariño”.

Ciudadanía. “En los últimos años, he venido desarrollando la construcción de valores, porque si es cierto que tenemos democracia, todavía falta mucho”, señaló. Aseveró que falta una mayor participación ciudadana en las actividades del país. “La ciudadanía” entendida conceptualmente como “que todas las personas somos iguales, que todas las personas tenemos exactamente los mismos derechos. Solamente cuando se tiene contacto de la propia dignidad como persona, como cultura y como pueblo, se puede desarrollar; es de absoluta necesidad”.

Reconoció que el país avanzó. “Es cierto que hay factores externos que han influido y hay cambios, me gusta la confianza en el país. Es cierto que se logra todo lo que se quiere”, indicó, pero luego observó que falta “el contacto mismo, la participación de la gente, la integración, sobre todo un poco mayor, del campesino. No limitándose a una pertenencia de gremio o de política, sino a un verdadero contexto de sujeto, de bolivianos, de personas, es lo más importante. La ciudadanía no tiene un concepto de pertenecer, sino de tener todos sus derechos y deberes; nos falta más”, finalizó.

A sus 87 años, el sacerdote todavía piensa, con humildad, que hizo poco. “Me falta más, estoy preparando la 18ª edición del libro Análisis crítico de la realidad; saldrá pronto”, anunció.

Una vida dedicada a la paz

Logros

De origen vasco, radica en Bolivia desde 1964, año en que llegó al centro minero Siglo XX, donde fue director de radio Pío XII. Luchó por la restitución de la democracia durante las dictaduras. Organizó y fundó la Asamblea Permanente de Derechos Humanos y apoyó la conformación de la Defensoría del Pueblo.

Libros

Tiene una treintena de libros publicados sobre la lucha por la democracia, y otros en los que apela a la conciencia crítica sobre los mensajes que emiten los medios de información.

Educación

Enseña valores y promueve los principios de cultura de paz reivindicando la educación como medio para la justicia, la libertad y la solidaridad. Profesor universitario e invitado a múltiples foros nacionales e internacionales sobre democracia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia