Sociedad

‘Soy el primero en Latinoamérica en cambiar de nombre y sexo’

Gary Cordero - En marzo de 2010 La Razón publicó la historia de Gary, un hombre encerrado en el cuerpo de una mujer, quien fue sometido a operaciones y tratamientos para cambiar de sexo.

Entrevista. Gary conversa con La Razón sobre su victoria legal.

Entrevista. Gary conversa con La Razón sobre su victoria legal.

La Razón / Wilma Pérez / La Paz

03:48 / 09 de febrero de 2012

Gary Cordero - En marzo de 2010 La Razón publicó la historia de Gary, un hombre encerrado en el cuerpo de una mujer, quien fue sometido a operaciones y tratamientos para cambiar de sexo. Después de dos años, revela que es el primer caso en América Latina en el que se obtiene legalmente el cambio de nombre y sexo. En 2005, la justicia boliviana aprobó    su petición. Al año siguiente, inició la transformación de su cuerpo. Hoy siente que volvió a nacer y es feliz.

— ¿Cuánto tiempo duró el juicio que hizo para obtener el cambio de nombre y sexo?

— En 2003 inicié los trámites de cambio de identidad ante el Juzgado Primero de Partida en lo Civil de La Paz. Quería cambiar el nombre y la casilla que especifica el sexo en todos mis papeles. La batalla fue tediosa porque la jueza pedía muchos requisitos, exámenes psicológicos, pruebas sobre discriminación, hubo atropellos a mi persona, pedía una y otra cosa, y por eso el proceso se alargó mucho.

— ¿Fue el único en presentar una demanda de este tipo?

— Cuando inicié el juicio, éramos dos, pero nos tocó diferentes juzgados y jueces. En mi juzgado me hicieron zapatear, pero presentada toda la documentación, la sentencia (en 2005) fue favorable para el cambio de nombre y de sexo en todos los documentos. En el caso del otro compañero salió positivo sólo el cambio de nombre, no le favorecieron para que cambie su sexo.

— ¿Cómo sabe que su caso es el primero en Bolivia y en América Latina?

— Supe que soy el primero en Latinoamérica que gana un juicio legal, antes de llegar a la intervención quirúrgica, por un encuentro de trans que se realizó en Córdoba (Argentina). Ahí  presenté mi caso, les demostré que gané un juicio legal en un país conservador y machista. Tomaron en cuenta mi caso, lo analizaron y me indicaron que soy el primero en toda la región.

— ¿Cómo son los juicios en otros países?

— Soy un precedente para Latinoamérica porque en ningún país se dio un fallo similar al mío. En los otros estados les obligan primero a hacerse la intervención quirúrgica (cambio de sexo) y después recién el cambio de nombre. A mí no me obligaron a eso, porque no pueden obligarte a hacerte una cirugía y luego recién te dan el nombre. Para mí, primero era tener mi nombre y luego hacer el cambio de sexo.

— ¿Por qué no se hizo público el fallo que le favoreció?

— Cuando salió el fallo quisieron hacerlo público, pero yo no quise, no lo permití por el tema de discriminación y homofobia que en esos días era fuerte. Estaba protegiendo mi integridad personal y la de mi familia, no lo mantuve en secreto, sino en reserva.

— ¿Por qué ahora lo hace público, se siente más seguro?

— El juicio que hice para el cambio de nombre y de sexo fue personal, cada individuo vive su vida y lo hice pensado en cómo me siento y cómo quiero sentirme. Ahora que pasó un tiempo, y no es que me sienta más seguro, recién estoy dando entrevistas, no para ser famoso. Mi objetivo es informar a la sociedad que no somos fenómenos, somos personas como cualquier otra y que necesitamos ejercer nuestras actividades con normalidad.

— ¿Cree que aún hay trabas en la justicia?

— Hay varones o mujeres que quieren iniciar un juicio para el cambio de nombre y sexo, pero los jueces ponen una cantidad de obstáculos y no quieren dar curso a la legalidad, pese a que hay un antecedente favorable, el mío.

— A más de seis años del fallo, ¿cómo se siente ahora?

— Es el inicio de una nueva vida que empezó el 18 de julio de 2007, cuando en un hospital de Chile me extirparon las mamas, luego los ovarios y el útero. En esos días sentí que volví a nacer y hoy me siento muy bien conmigo mismo, trabajo y estudio por las noches, como cualquier persona que busca superarse. Tengo el apoyo de muchos amigos de la red de comunidades gay, lésbicas, bisexuales, transgénero de Bolivia, de la familia Galán y otras personas.

— ¿Tiene una pareja?

— Cuando empecé la demanda y los trámites para el cambio de nombre y sexo tenía mi pareja, llevábamos una relación heterosexual y no lésbica, pero luego ella se fue. Yo la quiero y le doy su espacio, tal vez vuelva. En todo caso, sé que me volveré a enamorar y será de una persona madura con la que me casaré. Estoy agradecido a Dios por darme la oportunidad de ser feliz.

Perfil

Nombre: Gary Cristian Cordero Rodríguez  

Nació: 3-5-1982

Lugar:En la ciudad de Cochabamba

Un camino con obstáculos

A pocos días de nacer, murió su madre, y su padre, que era alcohólico, lo trasladó a Potosí para dejarlo en un orfanato. Desde su infancia mostró inclinación varonil, jugaba con autos, tenía el cabello corto y llevaba pantalón. Por el maltrato que sufría de sus compañeros y profesores huyó y a sus ocho años llegó a La Paz, donde trabajó de lustrabotas, salió bachiller e ingresó a institutos. Se sometió a cuatro cirugías para cambiar de sexo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia