Sociedad

El proyecto de ley que legalizará el trabajo sexual suma apoyos

Tratamiento. El documento está en la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas

Reunión. Lily Cortez (izquierda), durante la reunión con representantes de las instituciones públicas en diputados.

Reunión. Lily Cortez (izquierda), durante la reunión con representantes de las instituciones públicas en diputados. Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

02:32 / 11 de enero de 2014

La Alcaldía de El Alto, Defensoría del Pueblo y Gobernación de La Paz sumaron ayer su apoyo al proyecto de ley que regulará el trabajo sexual de hombres y mujeres del país. El documento fue analizado por primera vez en la Cámara de Diputados.

Después de consensuar con las más de 40.000 afiliadas, en talleres departamentales, el proyecto ley fue presentado y sometido a debate en la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas Originarios de Diputados.

“Fue un debate fructífero, se hicieron algunas modificaciones, pero lo más importante es que en este encuentro contamos con el apoyo de entidades importantes como el Defensor del Pueblo, la Gobernación, el diputado Garabito (Saúl) y otras”, declaró a La Razón, la representante de la Organización de Trabajadoras Nocturnas (OTN), Lily Cortez.

Durante una hora, los asesores de los trabajadores sexuales (varones y mujeres) modificaron algunos términos y definiciones del anteproyecto de ley. Mientras que en inmediaciones de la Asamblea Legislativa otro grupo de seguidores aguardó las conclusiones del encuentro.

En junio de 2013,  este medio informó que el sector tenía listo un documento para solicitar ante la Asamblea Plurinacional la legalización del trabajo sexual. En diciembre, el diputado Garabito convocó a la dirigencia para que le entreguen el proyecto y luego presentarlo a la plenaria.

En la reunión, Beto C., dirigente nacional de los trabajadores sexuales,  dijo que con la norma disminuirán las agresiones y extorsiones a las que son sometidos los que ejercen el oficio. “Son más de dos años de trabajo en la elaboración del proyecto. Tengo fe de que con la aplicación del documento se castigará cualquier acto de discriminación”, aseguró.

El proyecto de ley tiene 25 artículos y en el tercero se especifica las finalidades: “Reconocer al trabajo sexual como otro medio de subsistencia, regular su ejercicio a fin de que sea considerado lícito, implementar derechos y obligaciones de las y los trabajadores sexuales, además de prevenir y controlar la explotación sexual, y la trata y tráfico sexual”.

También establece cuatro requisitos obligatorios para ejercer el trabajo sexual: Ser mayor de 18 años, conocer y entender los riesgos que implica el trabajo sexual, no padecer ninguna infección de transmisión sexual que afecte a la salud pública, y la certeza de que la persona es trabajadora sexual por voluntad propia.

La representante del Defensor del Pueblo, Betty Pinto, solicitó  añadir un punto en el que se obligue a los dueños de los locales, donde trabajan, a que aporten para su jubilación.Según Cortez, el diputado Garabito se comprometió a que el proyecto será tratado en la plenaria en febrero.

Otros puntos del proyecto

Registro

Se creará un Registro Nacional del Trabajo Sexual que entregará a cada trabajador un carnet que le habilitará para ejercer el oficio en todo el país.

Trabajo

El proyecto también establece restricciones como que el trabajo sexual no podrá ser realizado en lugares públicos. No podrán habilitarse ambientes de trabajo en áreas donde existan unidades educativas y otros centros de estudio que acogen a niños y adolescentes.

Tres historias de la actividad

Mashiel: Empezó en el oficio a los 19 años, tiene 27 años

“No tengo una historia trágica para justificar mi oficio. Nunca me gustó estudiar, pero terminé secundaria. Me gusta tener mucha ropa, estar a la moda y para hacerlo tengo que ganar mucho dinero. El trabajo sexual me permite tener lo que quiero”.

José: Trabaja desde hace dos años, tiene 23 años

“Aunque no crea, los hombres también sufrimos acoso y agresiones de las mujeres. Yo trabajé en varios lugares, pero a la hora de cobrar el sueldo, las dueñas o sus esposos me calumniaban para no pagarme. Ahora estoy bien, tengo un ingreso seguro”.

Maggy: Señora de pollera de 42 años

“A los seis años de matrimonio mi esposo me abandonó y se fue con otra mujer. Me dediqué a lavar ropa, pero no me alcanzaba para mantener a mis cuatro hijos. Entré al oficio hace 12 años y pude pagar los estudios de mis hijos, el mayor estudia Derecho”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31