Sociedad

Entre señales y fe, la llegada de las almas reunió a las familias

Todos Santos comenzó ayer al mediodía. Hoy parten los difuntos

La Razón / Wilma Pérez / La Paz

02:41 / 02 de noviembre de 2013

La llegada de las almas reunió a hijos, padres, sobrinos y tíos en las mesas preparadas para Todos Santos. Señales como una vela que se apagó sin motivo o el cierre de una puerta fueron interpretadas como confirmación de la presencia de los seres queridos.

Los hermanos Guaygua Cruz se reencontraron después de un año para armar la mesa en honor a su padre Sebastián. Ayer a las 10.00 visitaron la tumba de su progenitor en el Cementerio General.

“Tres de los hermanos vivimos en Santa Cruz, Tarija y la provincia Loayza (Luribay); sólo mi hermana está en La Paz. A nuestra llegada (el jueves) ofrecimos una misa. Ahora estamos en su tumba haciendo cantar morenadas. En un momento nos iremos a la casa de mi papá para recibir a su alma”, declaró Hugo Guaygua.

En Santiago II, de El Alto, el hogar de la familia Gandarillas Aliaga recibió al alma de Alexander, quien falleció a los 24 años. Su madre, primos, sobrino y tíos  se trasladaron a la casa donde vivía y al mediodía cada uno encendió una vela para iluminar su llegada.

“Fuiste bondadoso con todos los que te rodearon. Cada día te recordamos, fuiste un hijo ejemplar”, dijo la madre Nelly Aliaga, cuando el reloj marcó las 12.10. En ese momento una vela se apagó, lo que fue interpretado por la familia como una señal de la presencia de su ser querido.

Otra señal se presentó en Cota Cota. El alma de Yola Yapu hizo sentir su presencia con un portazo en la casa. “Ha llegado la mamá”, dijo Dany López, y de inmediato empezaron los rezos y cánticos. Luego, el plato preferido de la difunta, sopa de leche, fue servido a los familiares.

Los dos hijos de Yola viven en diferentes zonas, pero desde el miércoles se reunieron con otros parientes en la casa de su madre, para preparar las masas, t’antawawas y armar la mesa,  que fue ubicada en el dormitorio que pertenecía a la difunta.

Como indica la costumbre de Todos Santos, que se celebra entre el 1 y 2 de noviembre, al mediodía de ayer llegaron las almas a sus hogares para recibir las ofrendas (t’antawawas, comida, bebidas, golosinas y masas) que los familiares colocaron en las mesas.

Diversidad. En Cochabamba, la familia Flores Montaño recibió el alma de Hugo con los platos que le gustaba. Además, en la mesa colocó un pequeño vehículo, el escudo de Wilstermann y otros objetos que le identificaban. En la misma ciudad, la familia Céspedes llenó la mesa con una variedad de platos nacionales para recibir a las almas de sus progenitores.

En la zona Alto Ovejuyo, los miembros de las familias Puesto Chura y Puesto Vargas vieron a mosquitos sobrevolar la mesa preparada para sus tres difuntos: Luis Puesto, Gregoria Chura y Nelson Vargas. “Ésa fue la señal que esperábamos para empezar a comer el ají de arverja”, indicó Benedicto Vargas.

Los parientes de los difuntos se reunieron en la casa de los esposos Puesto Chura. Benedicto explicó que se quedarían toda la noche con las almas. Por eso acomodaron cueros de oveja en el suelo y colocaron amarros de coca para la larga noche. Las familias se trasladarán hoy a los cementerios y despedirán a sus difuntos con música y abundante comida.

Prohíben ingreso de bebidas alcohólicas al Cementerio

La administración del Cementerio General de La Paz anunció ayer que no permitirá el ingreso ni consumo de bebidas alcohólicas al interior de la necrópolis, ni  en las calles cercanas. El administrador del lugar, Alexis Tavera, advirtió que el control será estricto en todas las puertas de acceso al camposanto y se confiscará las botellas que tengan cualquier tipo de bebida alcohólica.

“Calculamos que serán más de 20.000 los visitantes, entre dolientes, grupos de reciris y cantores. Es posible que ante tanta afluencia, la gente quiera ingresar chicha, refrescos con alcohol o cerveza, eso está prohibido”, dijo.

Ayer, el Cementerio tuvo gran afluencia de visitantes, por lo que efectivos de la guardia municipal revisaron las bolsas, mochilas y botellas de agua. “Sabemos que hay personas que internan alcohol un día antes y lo ocultan en los nichos, por eso estamos controlando”, indicó un guardia.

Tavera recordó que las ocho puertas estarán abiertas a las 06.00 y se cerrarán a las 19.00. Ochocientos efectivos de la Policía, guardias y funcionarios de la municipalidad controlarán el interior y exterior del camposanto. El flujo vehicular será cortado desde las 06.00.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia