Sociedad

Dos toneladas de ranas, peces y aves mueren en el Titicaca

Ranas, peces y patos muertos flotan sobre el agua turbia y verde que rodea a la isla Quehuaya, en el Lago Menor del Titicaca. Los pescadores y visitantes deben taparse la nariz para navegar por el lugar. Una comisión interinstitucional verificó la muerte de los anfibios y peces.

La imagen muestra a una rana sobre algas dañadas. Alejandra Rocabado

La imagen muestra a una rana sobre algas dañadas. Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

00:00 / 26 de abril de 2015

Ranas, peces y patos muertos flotan sobre el agua turbia y verde que rodea a la isla Quehuaya, en el Lago Menor del Titicaca. Los pescadores y visitantes deben taparse la nariz para navegar por el lugar. Una comisión interinstitucional verificó la muerte de los anfibios y peces.

A tres horas de la ciudad de La Paz, en el municipio de Puerto Pérez (provincia Los Andes), se encuentra la isla Quehuaya y el centro turístico flotante; sus habitantes que viven de la pesca y agricultura tratan de rescatar a las especies que habitan en el lago. Hace un mes, los estudiantes de la unidad educativa del lugar comenzaron la tarea de salvar a los peces y ranas.

El profesor de Biología Justino Limachi, impulsor del rescate de las especies, recordó que durante tres días los alumnos de secundaria del colegio Quehuaya pescaron con redes dos toneladas de patos, peces y ranas muertas. Los restos fueron enterrados en la tierra y tapados con cal para evitar más contaminación.

Los anfibios y peces que aún estaban vivos fueron trasladados a aguas menos contaminadas, aunque hay temor de que el líquido sucio llegue a toda la zona en pocos meses.

“A fines de marzo nos vimos sorprendidos por la coloración del agua en el Lago Menor o Wiñay Marka del Titicaca. Todo el sector lacustre que era cristalino está verde y en la superficie flotan miles de peces, ranas y patos. Además el olor es insoportable”, dijo el maestro de Biología.

El 20 de abril, La Razón estuvo presente en el lugar y verificó que todavía hay peces y ranas que suben a la superficie, navegan unos minutos y luego se los ve flotando sin vida. Las gaviotas buscan sus alimentos fuera del agua. Las que atrapan algún anfibio y se alimentan con los restos comienzan a aletear y correr por la orilla, y en unas horas perecen.

Efecto. Al igual que Enrique Calisaya, comunario de Quehuaya, los otros pobladores del lugar afirman  que la coloración verde y la muerte de los peces son efectos de la contaminación de residuos orgánicos que arrastra el río Katari, que alimenta al Lago Menor del Titicaca.

Una de las principales causas de la contaminación de la bahía de Kohana (área por donde ingresan los deshechos al Lago Menor) son las aguas residuales que provienen de los municipios de El Alto, Viacha, Pucarani, Laja y Puerto Pérez, de acuerdo con Gonzalo Rodríguez, viceministro de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambio Climático, Gestión y Desarrollo Forestal.

“Además de la contaminación que hacen los cinco municipios a  las aguas de la bahía, los efectos también se deben a las actividades mineras, ganaderas y los pasivos ambientales en la zona minera de Milluni”, dice la autoridad.

Una comisión interinstitucional tomó muestras del agua, el 7 y 8 de abril, en la bahía de Kohana y el estrecho de Tiquina, del Lago Menor, en la superficie y a 1,5 metros de profundidad para detectar contaminantes de alta y baja intensidad.

Durante el recorrido realizado  por la comisión interinstitucional se verificó el cambio de color de las aguas a una tonalidad verde y  la muerte de anfibios y peces.

El lago Titicaca es el navegable más alto del mundo, compartido entre Bolivia y Perú con una superficie mayor a 8.000 kilómetros cuadrados, se divide en el Lago Mayor y Lago Menor.

En el Lago Menor, los comunarios de Quehuaya lamentan que por causa de la contaminación la isla flotante de 50 metros de diámetro dejó de recibir a turistas, no venden sus artesanías y están impedidos de pescar en el lugar. Deben navegar hasta el Lago Mayor.

Frente a la isla Quehuaya está su gemela, Pata Patani, que pasa por similar situación. Hay gran cantidad de anfibios y peces muertos. Leandro Condori, autoridad originaria, dijo que por generaciones su familia vivió de la pesca, pero la contaminación obligó a los jóvenes a migrar a la ciudad.

En la bahía de Kohana y la comunidad de Karapata, la contaminación es similar a Quehuaya, pero no se siente el olor a descomposición de material orgánico.

Afectados en Perú y Bolivia

Municipios

Los municipios afectados por la contaminación del lago Titicaca en el territorio del Perú son: Yunguyo, Anapia, Ollaraya, Unicachi, Copani. En el suelo de Bolivia están Puerto Pérez, San Pedro de Tiquina, Huatajata, Huarina, Laja y Batallas.

Reuniones

Los representantes de los municipios se reúnen desde hace tres años para exigir a los gobiernos comenzar con la  limpieza del lago.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia