Reportajes

Se quemaron documentos con pruebas de corrupción

La Unidad Sumariante recopiló indicios de actos ilegales en la Alcaldía

Luto en El Alto. Diversas organizaciones sociales y vecinales manifestaron su dolor y solidaridad con las víctimas de la Alcaldía.

Luto en El Alto. Diversas organizaciones sociales y vecinales manifestaron su dolor y solidaridad con las víctimas de la Alcaldía. Foto: José Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

03:21 / 19 de febrero de 2016

Documentación relativa a los casos de corrupción que involucran a exfuncionarios y dirigentes de organizaciones sociales fue destruida, quemada o robada, en el ataque registrado el miércoles al edificio de la Alcaldía central de El Alto.

La jefa de la Unidad Sumariante, Norka Araujo, aseguró que las copias  físicas y digitales fueron destruidas de manera “intencional” y que el ataque perpetrado por este grupo “tenía el objetivo” de deshacerse de estas pruebas documentales.

“No solo nos han querido pegar, nos querían matar porque no hemos tenido miedo de iniciar los procesos administrativos a exautoridades y dirigentes por los 120  ítems fantasma, los 145 expedientes de Escuelas Dignas, la compra de los buses municipales, entre otros casos, pero es extraño que exclusivamente de éstos hayan quemado los papeles”, afirmó.

El ataque a la Alcaldía se inició, el miércoles a las 08.00, tras una protesta de padres de familia que exigían obras para las unidades educativas. La manifestación derivó en hechos vandálicos y cobró la vida de seis personas y otras 28 resultaron heridas en el incendio del edificio.

Continuidad. Araujo aseguró que se reanudarán los procesos de investigación y que los documentos serán repuestos para reencauzar los procesos investigativos por los presuntos hechos de corrupción en los que habrían incurrido en la gestión del exalcalde Édgar Patana junto a sus nexos con dirigentes de sectores sociales.

“Cada quince días elaboramos los respaldos de la información que se obtiene, estábamos alistando un informe que nos pidió la vicepresidenta del Concejo Municipal, Nancy Conde (MAS), pero las tres computadoras de respaldo han sido destruidas en la oficina”, agregó la funcionaria.

El miércoles, a las 08.00, padres de familia y juntas escolares de los diferentes distritos de esta ciudad marcharon hasta puertas de la Alcaldía exigiendo la atención de la alcaldesa Soledad Chapetón. Durante casi dos horas, jóvenes encapuchados y algunos padres de familia comenzaron a destruir las puertas de edificio, ubicado en la calle 12 y la avenida 6 de Marzo, en la zona Santiago II.

Tras ingresar a las oficinas de la planta baja del inmueble, donde se halla Sumariante, sustrajeron los muebles, equipos y documentos y los quemaron en la calle, luego prendieron fuego al interior y se produjo un incendio que cobró la vida seis funcionarios ediles, quienes murieron asfixiados y otros 23 resultaron heridos o con intoxicación por la inhalación de monóxido de carbono.

Reposición. La directora de Asesoría Jurídica de la Alcaldía de El Alto, Sonia Vallejo, anunció que se realizará la reposición de los documentos destruidos solicitando las copias enviadas a otras unidades que también son parte del proceso.

De la misma manera, aseguró que se efectuará la cuantificación de los daños ocasionados a las diferentes unidades que fueron destruidas.

“Los daños son humanos, lo saben, pero hay daños materiales y con ellos económicos, que además obstruyen la justicia porque aquí se investigaba hechos de corrupción de anteriores gestiones”, aseveró.

Hace poco más de una semana, un informe de la Dirección de Asesoría Jurídica identificó 48 casos de ítems “fantasma” en la Alcaldía de El Alto y adelantó que podría descubrirse otros 50 casos, los mismos que eran investigados y ayer la alcaldesa Soledad Chapetón aseveró que eran 120 ítems, ratificando sus declaraciones de junio del año pasado.

Tanto la Alcaldesa como las dos directoras ediles, dijeron que seguirán en el trabajo de lucha contra la corrupción en la Alcaldía y El Alto.

Anunciaron que se logró identificar a dirigentes y exfuncionarios ediles contra los que se presentó una querella por varios delitos.

Breve cronología de lo sucedido el miércoles en la alcaldía

Convocatoria

La concentración de los marchistas se produce en varios distritos de El Alto, desde las 08.00 hasta las 09.00. Media hora más tarde llegan de la Ceja a la Alcaldía de El Alto, y empiezan a golpear las puertas con piedras y palos.

Ataques

Aproximadamente a las 10.30, los vándalos ingresan, por la fuerza, a las oficinas municipales; sacan documentos y muebles y los queman en la planta baja, y también en el frontis del inmueble. El humo se expande a pisos superiores.

Intervención

Los funcionarios intentan escapar por el techo y por la terraza de un edificio contiguo. Los vándalos no permitieron la labor de los bomberos. La Policía recién intervino al mediodía. Se traslada a los heridos a nosocomios, en ambulancias.

Pacientes se encuentran estables en el hospital

Micaela Villa - La Paz

El director interino del Hospital Municipal Boliviano-Holandés de El Alto, Gonzalo Fernández, informó ayer que los dos pacientes que continúan en este establecimiento, quienes fueron trasladados tras la quema del edificio principal de la Alcaldía, se hallan estables y hoy serán dados de alta.

Indicó que uno de ellos padecía una neumonitis por la inhalación de humo, por lo cual continuó en observación; al igual que una embarazada que fue atendida por un lapso de tiempo mayor para precautelar la salud del bebé. “Se encuentran en el hospital solo por precaución”,  dijo el galeno.

Complementó que el miércoles, cuando el inmueble edil fue atacado y quemado por una turba de vándalos, llegaron 26 personas al nosocomio, quienes recibieron la respectiva atención: 24 de ellas abandonaron el lugar esa jornada.

Asimismo, reveló que hay dos versiones sobre quiénes se harán cargo de los gastos médicos, ya que el Ministerio de Salud tomó cartas en el asunto, al igual que el gobierno municipal alteño. “Los gastos deben volver al hospital, necesitamos el dinero para otros pacientes”.

La Alcaldía está vacía, destruida y precintada

Miguel Rivas - El Alto

La planta baja de la Alcaldía central está precintada y vacía tras los destrozos que derivaron del ataque del miércoles. Hay muestras de consternación, dolor y luto por los seis fallecidos que dejó el hecho.

Al menos 30 crespones negros hechos con telas y plástico fueron colocados en los muros de la Alcaldía, además de carteles con mensajes escritos a pulso condenando la violencia y acusando a autoridades del Gobierno central y a dirigentes por la tragedia.

Dos barras de metal fueron colocadas a los extremos de la fachada, se amarró un alambre para impedir que la gente se aproxime al lugar donde aún ardían los papeles y muebles de la oficina de Sumariante.

En el frente continuaba un ataúd que anoche fue colocado en el lugar para la realización de un velorio simbólico, al que llegaron casi una veintena de coronas de flores.

Las ventanas del segundo piso quedaron casi intactas y en ellas se podía leer varios letreros en hojas de papel que decían Paz, escritos por los funcionarios. Casi todos los cristales del tercer y cuarto piso estaban destruidos.

Unasur y ONU piden investigar; Defensor actúa

Entidades de derechos humanos expresaron sus condolencias a familiares

Miguel Gómez - La Paz

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Sistema de Naciones Unidas en Bolivia abogaron ayer por impulsar las investigaciones para dar con los responsables de la toma y quema del edificio principal de la Alcaldía de El Alto, el miércoles, que provocaron la muerte de seis personas. Asimismo, la Defensoría del Pueblo emprendió una averiguación.

Una protesta de padres de familia de unidades educativas derivó en actos vandálicos en el establecimiento municipal de la zona Santiago I, donde los protagonistas tomaron y saquearon el lugar, para, posteriormente, quemar documentos y muebles, entre otros artefactos, en puertas del inmueble. El humo ahogó a quienes se encontraban al interior.

Durante su visita a la ciudad de La Paz, el secretario general de la Unasur,  Ernesto Samper, lamentó lo sucedido e indicó que “la violencia no es el camino, éste es un país donde los movimientos sociales crecieron y se fortalecieron durante muchísimos años porque había canales de comunicación”. “Pues como todo episodio que involucre vidas humanas, es un hecho lamentable. Nosotros, por supuesto, formulamos votos para que se apresuren las investigaciones y que se encuentren a los responsables”.

Mediante un comunicado, Naciones Unidas expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y la autoridades municipales alteñas. “Naciones Unidas rechaza toda forma de violencia independiente de sus razones o proveniencia y hace un llamado a todos los sectores de la sociedad a actuar en el marco de la protección y promoción de los derechos humanos. Igualmente, exhorta a las autoridades pertinentes a efectuar las investigaciones correspondientes para esclarecer los hechos y aplicar la ley para sancionar a los responsables”.

Derechos. Aparte, en una nota se informó que la Defensoría del Pueblo abrió una investigación para determinar la vulneración, tanto por comisión como por omisión, de derechos de las personas que se encontraban al interior del edificio, según el defensor Rolando Villena. “y el grado de responsabilidad de quienes ejecutaron los ataques y de las autoridades llamadas por ley a garantizar la seguridad de la ciudadanía”.

Aclaró que sus facultades constitucionales tienen que ver con la investigación de violación de los derechos humanos, por lo que no duplicará ni rebasará las responsabilidades de la Fiscalía, que también realiza una averiguación de este hecho. Por ello, la tarea fue delegada al representante Especial de El Alto, José Luis Hidalgo; a la representante departamental de La Paz, Teófila Guarachi, y al equipo de Asesoría Constitucional y Legislativa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia