Animal Político

‘Allende me dijo que Bolivia retornará soberana al mar’

La siguiente es acaso la última entrevista que Néstor Taboada Terán brindó a un medio escrito, se la hizo en la última semana de febrero. El periodista cultural, que había nacido el 8 de septiembre de 1929, murió a los 85 años, el 9 de junio de 2015.

La Razón (Edición Impresa) / Angélica Melgarejo

00:03 / 14 de junio de 2015

El narrador, ensayista, historiador y profesor universitario Néstor Taboada Terán se formó en periodismo en la Universidad Central de Ecuador, en Quito. Se especializó en el ámbito cultural del oficio. Ejerciendo el periodismo cultural, fundó y dirigió las revistas universitarias Cultura Boliviana, en Oruro (entre 1964 y 1968) y Letras Bolivianas, en Cochabamba (entre 1969 y 1980), además del suplemento Pueblo y Cultura del diario Opinión (1985-1989).

Tiene en su haber más de una centena de libros, ensayos, novelas y reportajes históricos, entre los que destaca Manchay Puytu (1977). Obtuvo el Premio Nacional de Cultura en 2008, año en el que también le fue otorgado el Premio Nacional de Novela. Extractada del Diccionario Cultural Boliviano (http://elias-blanco.blogspot.com), la siguiente es la producción bibliográfica de Néstor Taboada Terán:

En novela: El precio del estaño (1960); El signo escalonado (1975); Manchay Puytu (1977); No disparen contra el Papa (1989, re-titulado en la segunda edición de 2002 como Que los ángeles te conduzcan al paraíso); Angélica Yupanqui, marquesa de la conquista (1992); Ollantay. La guerra de los dioses (1994); La tempestad y la sombra (2000); Que los Ángeles te conduzcan al paraíso (No disparen contra el Papa) (1989).

En cuento: Germen (1950); Indios en rebelión (1968); Sweet and sexy (1977); Las naranjas maquilladas (1983); Jachakachi kañuna (1997). Relatos de viaje: Cuba, paloma de vuelo popular (1964); Chile con el corazón a la izquierda (1970); Capricho español (1992); King Kong today. Un escritor boliviano en USA (1999); Salvador Allende ¡Mar para Bolivia! (2004).

En ensayo: Bolivia, una nación privilegiada (1992); Miguel de Cervantes Saavedra Corregidor Perpetuo de la Ciudad de Nuestra Señora de La Paz (2005); Tierra mártir. Del socialismo de David Toro al socialismo de Evo Morales (2006); Estandarte de libertad (2010). Otra producción: Bolivia en el cuento (estudio, 1976); Oficio de coraje (50 años de literatura, 2000).

El 12 de noviembre de 1970, Mario Osses, dirigente de la Juventud Social Demócrata, asistió a una invitación que le hiciera el presidente de Chile de entonces, Salvador Allende; lo hizo junto a Néstor Taboada Terán.

El escritor recuerda que en ese encuentro el Mandatario prometió restablecer relaciones diplomáticas con Cuba y Bolivia, y que devolvería mar a Bolivia, sin condicionamientos.  La siguiente es acaso la última entrevista que Taboada Terán brindó a un medio escrito, pues se la efectuó en la última semana de febrero. El periodista cultural, que había nacido el 8 de septiembre de 1929 en La Paz, murió a los 85 años, el 9 de junio de 2015 en la ciudad de Cochabamba.

— ¿Cuándo conoció a Allende?

— En 1970. Previo a ello viajé a Chile llevando a mi hijo Camilo para que lo atendiera un médico, había campaña electoral y estaba de candidato Salvador Allende. Con grabadora en mano llegamos a la Cámara de Senadores y ahí se hizo la primera entrevista. La grabación la traje y en muchas radios la difundimos y publiqué esa entrevista en el diario del Sindicato de Periodistas, en texto íntegro.

— ¿Cuándo habló sobre el mar?

— Allende ganó la partida, se fijó la fecha de posesión y recibí una invitación para asistir al evento, al igual que Marcelo Quiroga Santa Cruz, Ricardo Anaya, Simón Reyes, y un dirigente del magisterio. Mario Osses, dirigente de la Social Demócrata, colaboraba con Allende y por encargo de él me invitó. Fue en noviembre (...) y (en la audiencia) nos quedamos los tres: Allende, Osses y yo. Ahí afirmó: “Mi primer acto es restablecer las relaciones con Cuba” y el segundo tendría que ser el restablecimiento de relaciones con Bolivia. Esto se haría sobre la base del reconocimiento de que Chile cometió una agresión en 1879. “Bolivia retornará soberana a las costas del mar Pacifico”, me dijo, pero para eso necesitaba que los bolivianos vayan (a Chile). Que mineros, trabajadores del Estado, intelectuales, profesionales, escritores planteen el problema, expliquen al pueblo chileno lo del mar. “Mi gobierno no es un gobierno de las oligarquías”, agregó Allende.

— ¿Cómo fue la propuesta?

— No hablamos de los tratados, solamente me hizo el planteamiento de que él va a devolver el mar sin condicionamientos. 

— ¿Por qué publica después un libro con esa conversación?

— Cuando retorné a Bolivia (a inicios de 1971) fui al Palacio de Gobierno a hablar con el presidente Juan José Torres, pero él estaba en una especie de prisión, no tenía contacto con el exterior. Luego fui a la prensa queriendo hacer declaraciones, tampoco me dejaron, me decían que yo era comunista, que hacía campaña para Allende y luego vino (el golpe de) Hugo Banzer; no me permitieron hablar.

Allende seguramente creía que, en mi condición de escritor, podría llevar su mensaje. Ahora tengo prestigio, 128 libros publicados y en ese tiempo estaba comenzando, fue imposible hablar y hasta recurrí a un comerciante, al propietario de Bueno Bonito y Barato. Le dije: “Salvador Allende me ha dicho que va a devolver el mar a Bolivia”; entonces respondió con incredulidad; decía que Allende quería engañarnos. En vista de tal reacción, callé. Además me seguían, decían que Néstor Taboada era agente del Gobierno chileno; y me tenían vigilado.

Después de diez años resolví publicar mi libro, escribí y lo titulé Salvador Allende ¡Mar para Bolivia! No tenía ninguna intención más que quede testimonio de sus palabras. Tanto es así que la primera edición sigue circulando, no se agotó el libro, mientras que otros están en la novena edición como Manchay Puytu (1977). No me dieron el apunte, no les interesó.

— ¿Ahora qué impresión tiene?

— Ahora sí (le dan importancia). Todo porque Evo Morales, a quien le regalé el día que asumió el poder este libro, entre otros ocho, se sorprendió y es posible que lo haya leído. La presidenta Michelle Bachelet afirmó que ningún chileno ofreció mar para Bolivia, yo respondí que es una infamia, este libro es una cosa vivida, Allende me invitó a Chile, ahí charlé con él y ahí me dijo que Bolivia retornará soberana a las costas del mar.

— ¿Qué opina de las declaraciones del Canciller de Chile?

— Soy literato, novelista, así que no hablé de tratados con Allende. No podría, porque no soy experto. Habló de devolver el mar.

— ¿Ratifica las declaraciones de Allende sobre el mar?

— Las ratifico, además estoy buscando documentos de entonces. Encontré la carta que me dio el rector de la universidad donde me daba permiso para viajar a Chile. Al amigo periodista que me publicó estoy pidiendo un ejemplar de la primera publicación, y así. Además, tienen que creerme porque los chilenos autorizaron mi ingreso a Chile, me alojaron, en ese entonces todos eran partidarios de Allende, se lo quería mucho y era ídolo de la clase trabajadora. Ahora la fe mía es suficiente, soy un hombre honesto, no tuve ningún desliz, mi honestidad es a toda prueba.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia