Animal Político

Andrea, la ‘guerrera’ de la alcaldía de La Paz

La concejala de Sol.bo combina su carrera política con su pasión por la música y su amor por los animales. También le gusta tatuarse la piel.

La concejal Andrea Cornejo. Foto: Luis Gandarillas

La concejal Andrea Cornejo. Foto: Luis Gandarillas

La Razón (Edición Impresa) / Aline Quispe / La Paz

00:00 / 10 de septiembre de 2017

No camina sobre sus pies sino con sus sueños. La joven paceña de 31 años ha logrado cumplir una de sus metas en 2015, cuando fue elegida concejala por la agrupación Sol.bo. Su lucha política es hacer de La Paz una ciudad inclusiva, tolerante y accesible para las personas con discapacidad. Andrea Cornejo se reconoce como una “guerrera”.

Ubicada entre montañas con calles empinadas, usualmente afectadas por protestas con bloqueos, La Paz aún no es una ciudad que facilite la vida de personas vulnerables. Las últimas tres semanas, el Palacio Consistorial ha estado cercado por protestas de comerciantes que rechazan un registro electrónico que puso en marcha la administración del alcalde Luis Revilla, líder de Sol.bo.

Cornejo afirma que para ella “es toda una aventura” llegar a su oficina y una muestra de aquello ocurrió el 30 de agosto, cuando conversó con Animal Político. La legisladora tuvo que esperar dentro del parqueo municipal, que está frente a la sede de la Alcaldía, pues no pudo ingresar a su oficina debido a la protesta, aunque la entrevista se produjo minutos más tarde en el Parque Urbano Central a bordo de un autobús PumaKatari.

La concejala tiene la mano derecha tatuada con una inscripción que dice warrior . “Me lo hice porque desde chiquita me decían que era una guerrera y tenía que pelearla; es algo que siempre se ha quedado en mi mente”, afirma la líder que combina su carrera política con su pasión por escuchar música y su amor por los animales. También le gusta tatuarse la piel. Andrea confiesa que cuando las cosas no le salen bien, a veces, mira su primer tatuaje; tiene seis, uno de ellos con la clave de Sol.

“Vengo de una familia que ama la música, a mis papás les encanta. Los regalos de mi mamá Roxana en los cumpleaños o en Navidad eran discos”, afirma emocionada. La influencia de su papá Édgar hizo que le agrade el rock latino, principalmente el interpretado por artistas y grupos argentinos, como Soda Stereo y Gustavo Cerati. Entre sus canciones favoritas del fallecido cantante están Cosas imposibles y Beautiful. En honor a la letra de la última canción que dice: “mereces lo que sueñas” se hizo otro de sus tatuajes.

Tiene cinco perros —Winie, Luna, Lui, Daffy y Tamy— y la mayoría de ellos fue rescatado de la calle.

Desde que comenzó su carrera política, su rutina ha cambiado por las responsabilidades que desempeña. Recuerda que su agenda se sobrecargó cuando hace dos años fue la primera mujer alcaldesa en silla de ruedas. Andrea Cornejo recuerda que casi no dormía y que la gente estaba impactada. Fue un hito de esa lucha para hacer inclusión y tolerancia.

Entre risas, afirma que mientras duró su mandato ante la ausencia temporal de Revilla le decían que “ahora La Paz está sobre ruedas”. Ante la consulta de si se ve como la alcaldesa electa, sonríe y afirma que ella estará donde el líder de Sol.bo la necesite.

Hay días en los que Andrea Cornejo se levanta bastante débil pero se da modos para maquillarse. Otros, como los lunes, debe madrugar pues tiene reunión de gabinete. Además, cada miércoles, junto con su equipo, pasa revista a los autobuses PumaKatari con énfasis en el cumplimiento de los servicios y accesibilidad del servicio.

Durante el tiempo en el que Animal Político estuvo junto a la autoridad paceña, el conductor del autobús habilitó la plataforma para personas con discapacidad que tardó unos cinco minutos en descender y con ayuda de las personas de su equipo la concejala subió. Ya en el interior, también contó que en sus viajes en la ruta se identificó varios puntos para mejorar el servicio a los pasajeros.

Durante la entrevista se escucha a los pasajeros susurrando: “la concejala, sí es la concejala”, mientras otros viajeros la miraban de reojo antes de descender en las paradas de la ruta entre el Parque Urbano Central e Irpavi II. Y no es de admirarse pues la belleza y sus grandes ojos cafés llaman la atención de los que la rodean. Prueba de ello es que fue nombrada Miss Bolivia Wheel Chair, representando a Bolivia en el concurso de belleza Miss Colours, que no solo destaca la beldad sino el talento y habilidades de las participantes. En el certamen quedó entre las ocho finalistas.

Su participación acaparó tanto la atención que se viralizó en las redes sociales y se convirtió en una activista y embajadora para las personas con discapacidad, sobre todo en sillas de rueda. Así, en 2014 se postuló como candidata a concejala de La Paz con el proyecto Ciudad para todos y en las elecciones de abril de 2015 fue elegida para ocupar ese cargo, situándose entre los políticos más jóvenes del país.

Asegura que su enfermedad congénita que se llama atrofia muscular espinal tipo dos, que debilita los músculos, nunca ha sido un obstáculo para alcanzar sus sueños y la ha fortalecido. 

No ha dejado de pensar en formar una familia; sueña con el amor, sin dejar de lado su espíritu guerrero.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia