Animal Político

Apuesta por las primarias. Los itinerarios de la oposición

La autora describe los tipos de primarias en la región y las debilidades de la oposición. Dice que lo importante es ofrecer a la población opciones políticas coherentes, viables, serias y con capacidad gubernativa y de liderazgo, que partan de una adecuada lectura de la realidad.

La Razón / María Teresa Zegada, es analista política y socióloga

00:00 / 04 de marzo de 2012

Una breve lectura al desempeño electoral de la oposición política en los últimos años muestra que ésta ha mantenido una votación minoritaria y ciertamente dispersa (no sobrepasaba el 8% de los votos), con excepción de Podemos (Poder Democrático y Social), que en 2005 alcanzó al 28,5%,  y cuyo voto aparentemente migró para 2009 a Plan Progreso para Bolivia-Concertación Nacional (PPB-CN), que descendió levemente al 26,7 %.

Está en cuestión, sin embargo, la cohesión interna y articulada de estas organizaciones. Esta situación, sin duda, varía cuando se realizan lecturas por regiones, donde los partidos opositores han logrado importantes votaciones por sus candidatos nacionales, es el caso de PPB-CN en Santa Cruz, Beni y Pando, donde superó el 50%, y en menor medida en Tarija. O el caso de Alianza Social (AS) en Potosí, que trascendió el 10% en las últimas elecciones nacionales. De la misma manera, desde las regiones se proyectan algunos liderazgos nacionales que obtuvieron importantes votaciones en las elecciones para gobernador, es el caso de Rubén Costas, cuya votación en su región superó el 50%.

Estos resultados, de cara a las próximas elecciones de 2014, ciertamente preocupan a la oposición, pues, el panorama no parece modificarse sustancialmente en el ámbito nacional, excepto por la separación del Movimiento Sin Miedo (MSM) del partido oficialista, que abre un nuevo frente de oposición de naturaleza ideológica distinta a la de los otros partidos, y el progresivo desgaste del Movimiento Al Socialismo (MAS) en los últimos años. La preocupación de la oposición, por tanto, se centra en evitar la fragmentación y dispersión del voto para no repetir los resultados anteriores, por lo que ha comenzado a considerar la posibilidad de apostar a una candidatura de unidad. Para tal efecto, emulando la reciente experiencia venezolana, pretende aplicar el mecanismo de las elecciones primarias.

Las primarias son un sistema que fue pensado en sus orígenes para medir la popularidad y seleccionar a los candidatos de los partidos. Como sabemos, existen varias modalidades; las cerradas, en las que participen sólo los militantes o afiliados al partido; las semicerradas, en las que es posible que voten también simpatizantes previo registro; o las abiertas, en las que participa toda la ciudadanía. Esta modalidad es la que se aplica en Estados Unidos, donde se originó.

Una variante se experimentó recientemente en Argentina mediante la aplicación de una nueva Ley Orgánica de  Partidos Políticos que se aprobó en 2009, donde se implementa la elección primaria “abierta, simultánea y obligatoria”. A dicho evento concurrieron todos los partidos habilitados de manera simultánea a seleccionar sus propios candidatos para las elecciones generales de 2011, de listas conformadas por varios precandidatos. El objetivo de este tipo de elecciones es evitar la nominación “a dedo” de los candidatos en los partidos, así como fomentar la participación ciudadana en la vida interna de las organizaciones.

También hay una modalidad conocida como “eliminatoria”, en que compiten varios candidatos sin importar su afiliación partidaria, con el fin de que alguno de ellos se imponga a los demás por mayoría absoluta o simple mayoría. En el caso venezolano se aplicó una modalidad parecida a esta última, en la que se presentaron varios candidatos representantes de distintos sectores de la oposición para competir y lograr, mediante mayoría de votos, la candidatura única anhelada por la coalición opositora para enfrentar más eficazmente a Hugo Chávez en la próxima elección nacional.

En Bolivia, el organismo electoral está trabajando una nueva Ley de Organizaciones Políticas en la que pretende incorporar las primarias o internas, es decir,  facilitar que cada partido elija de manera democrática su candidato a la Presidencia dentro de su organización, aunque aún no hay claridad respecto a si serán abiertas o cerradas; mientras que los líderes de la oposición parecen estar apostando más bien a la modalidad venezolana, es decir, una elección primaria entre varios candidatos de oposición, indistintamente del partido al que pertenecen, para que, como señaló el líder de Unidad Nacional (UN) Samuel Doria Medina, se imponga el que obtenga mayor votación para enfrentar de manera más efectiva a Evo Morales. En la misma línea, está la posición del senador Roger Pinto, de CN, que promovió una reunión para rearticular la oposición con el argumento de que el  60% del país rechaza al gobierno de Evo Morales, por lo que una candidatura única de oposición, trascendiendo las diferencias ideológicas, podría resultar exitosa.

Al respecto, cabe señalar lo siguiente: primero, que no hay una oposición sino varias oposiciones, unidas circunstancialmente por el rechazo a la gestión de gobierno, pero ello no es suficiente para consolidar una verdadera alternativa política, pues, no necesariamente comparten ni su visión del proceso ni sus postulados ideológicos,; es el caso, por ejemplo, del MSM en relación con PPB-CN. Segundo, si se lograran agrupar aquéllas que comparten  una ideología común, aparece el problema de quién liderará el frente único y en qué condiciones; ahí entra en juego la capacidad de renuncia de los competidores a sus propios intereses, pero además está la necesidad de crear procedimientos aceptados por todos para la preselección (estos temas impidieron en la experiencia preelectoral de 2009, la concreción de una candidatura de consenso).

Si, como se percibe hasta ahora, la intención del Órgano Electoral es regular elecciones internas y no así facilitar la selección de un candidato de unidad, los partidos de oposición tendrán que generar otras instancias de regulación del proceso producto de un acuerdo serio entre ellas; no olvidemos que en el caso venezolano se creó hace unos años una coalición de partidos de oposición que luego se convirtió en la Mesa de Unidad Democrática, que es la que otorga un soporte institucional a este tipo de eventos electorales. Por último, y desde mi punto de vista, lo más importante es ofrecer a la población opciones políticas coherentes, viables, serias y con capacidad gubernativa y de liderazgo, que partan de una adecuada lectura de la realidad, y, sobre todo, tengan la capacidad de interpelar eficazmente a la sociedad en sus más profundas expectativas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia