Animal Político

Asociaciones de periodistas, en crisis de representatividad

Rol político de los organismos de prensa

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:02 / 06 de mayo de 2012

Lo primero que hay que decir es que las personas tienen derecho a asociarse”, dice Andrés Gómez, director de la red Erbol, que parafrasea la Constitución. Dentro de estos grupos que aglutinan a las personas relacionadas al periodismo se encuentra la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), que representa a los propietarios de medios de comunicación escritos. Ahí no hay ambigüedad que valga sobre si es o no representativa, pues, no tiene por qué representar a nadie que no sea a los dueños de esos medios.

En cuanto a la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) y su representatividad, sus recientes elecciones mostraron datos que es imposible que no llamen la atención. Su nuevo directorio y presidente, Antonio Vargas, fue elegido con 72 votos contra 58, de un universo de asociados de 1.200 (nótese que de haber ganado la fórmula derrotada la situación no sería menos problemática), aunque sólo 200 habilitados.

“En este caso nos encontramos frente a una crisis de representatividad. Habría que ver cuántas de las personas que hacen periodismo pertenecen a la Asociación. Ahí hay un contrasentido. Tal vez por eso, como una reacción, están surgiendo las convocatorias de los colegios de comunicadores en distintos lugares del país”, dice Gómez.

Por su parte, el nuevo presidente de la APLP asegura que tal crisis de representatividad es inexistente.  “Como en cualquier institución, existen diferentes categorías de socios. En el caso de las últimas elecciones estaban habilitados para votar los ‘socios activos’, es decir, aquéllos que tenían sus cuotas al día; éstos llegaban a un número de 200. El resto de los afiliados en ningún momento ha manifestado su deseo de no querer ser parte de la Asociación ni ha hablado de falta de representatividad”, explica Vargas.

Dice que hay muchas falencias al momento de facilitar las modalidades de cobros. Como una de sus primeras medidas anunció que se llamará a una asamblea general, que, entre otros puntos, tocará el tema de simplificar el pago de las cuotas.

“Como ejemplo de representatividad puede ponerse el momento en que la APLP, junto a otras organizaciones, ha logrado movilizar en 2010, mediante una iniciativa legislativa ciudadana en ocasión de la Ley contra el Racismo, medio millón de ciudadanos a lo largo del territorio nacional recabando apoyo a la reivindicación de la libertad de expresión; por tanto, ésas apreciaciones no tienen ningún sostén”, replica Vargas.

Por otro lado, en cuanto al rol político que cumplen estas agrupaciones, hay que partir del presupuesto de que las asociaciones de periodistas, la de propietarios y las agrupaciones que defienden a este sector de manera gremial siempre cumplen, en primera instancia, un rol político intrínseco a la esencia de la democracia (es decir la representación). También  lo hacen,  en segundo lugar, en cuanto a su posicionamiento respecto de la información que sus afiliados difunden siempre desde un lugar (lo contrario fue referido en la teoría como lo “utópico” o el sin-lugar, del griego atopos).

Por ambas razones es innegable que estas agrupaciones siempre tienen un rol político, aún cuando confundan este término con el de partidario y algún grupo llegue a sentirse insultado. 

Gómez describe el recorrido sobre ese rol que cumplieron estas distintas organizaciones: “Al inicio del gobierno de Morales, algunos dirigentes —hay que marcar que se trata sólo de algunos dirigentes— se dedicaron a hacer política de oposición y no periodismo. Por ejemplo, en esa etapa, la Confederación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia fue confrontacional y se estrelló en contra del Gobierno sin muchos argumentos”.

Según dice, el momento cuando se aprobó la nueva Constitución (con 12 artículos que protegen a la libertad de expresión), no se podía explicar cómo habían dirigentes que se oponían a ella funcionalizando incluso a sus tribunales de ética.

“Estos dirigentes cometieron el error de creer que la libertad de expresión era exclusiva de ellos, cuando es una prerrogativa universal. Posteriormente a esta etapa, creo que (los dirigentes) fueron encontrando otros argumentos para sostenerse en la dirigencia”, afirma Gómez.

Ya hablando del presente de las asociaciones y federaciones de periodistas, Raúl Chato Prada protesta contra éstas con la siguiente argumentación: “El Gobierno ha ido comprando medios directa o indirectamente, por lo que no existe un lugar en el que la gente pueda expresarse libremente; esta situación es sostenida por la muy poca voluntad de la Asociación de Periodistas para resolver el problema”.

Igualmente, Edwin Herrera, periodista y miembro del comité Político del MSM, afirma que estas instituciones han jugado un rol político en una u otra dirección. “En el caso de la Asociación Nacional de la Prensa, se ha notado una inclinación clara de los propietarios de los medios al tener una confrontación abierta con el Gobierno y al utilizar el tema del derecho a la información como un arma para enfrentarse al mismo. Sin embargo, también hemos visto a dirigentes, como el secretario ejecutivo de la Federación de Periodistas de La Paz, que es abiertamente prooficialista”, juzga Herrera.

Muy otro es el parecer del periodista Mario Espinoza, quien coincide en que, institucionalmente, la ANP es definitivamente opositora al Gobierno; “las otras asociaciones tienen la virtud de tener entre sus afiliados todas las tendencias políticas y gente que hace periodismo más allá de las convicciones que tengan. La Federación está en un papel corporativo sindical. Lo que no quita que los entes colegiados como sindicalizados tengan sus propias posiciones”, afirma.

Lo cierto es que no todos sienten estar representados por las organizaciones, ni piensan como ellas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia