Animal Político

Balotaje entre Félix Patzi y Felipa Huanca

Ambos apelan a su experiencia. Félix tiene mayor destreza en gestión pública, fue ministro de Educación y secretario general de la Prefectura; la pericia de Felipa se circunscribe a la dirigencia sindical, fue elegida en tres ocasiones ejecutiva de la Federación Departamental de Mujeres Bartolina Sisa.

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo Leaño Román es sociólogo, especialista en temas electorales

00:00 / 08 de marzo de 2015

El balotaje es un procedimiento técnico que consiste en acudir a una segunda vuelta electoral cuando ninguno de los candidatos logra el porcentaje de votación establecido en la normativa. En Bolivia, el balotaje se incluyó en la Carta Magna de 2009 para la elección del Presidente y Vicepresidente. El 30 de octubre de 2014 se promulgó la Ley 587, que establece el balotaje como una opción para elegir gobernadores. Se acude a la segunda vuelta: cuando ninguno de los candidatos consigue el 50% más 1 de los votos válidos o cuando ninguno supera el 40% más una ventaja de 10 puntos sobre el segundo.

ENCUESTA. Considerando las recientes encuestas electorales, es posible observar tres tendencias en las elecciones de gobernadores: en la primera, existen departamentos (Cochabamba, Santa Cruz, Chuquisaca, Beni y Pando) donde probablemente no se requiera concurrir al balotaje debido a que los candidatos ganadores superan, en algunos casos, la mayoría absoluta y, en otros, pasan el 40% con una ventaja de 10 puntos sobre el más próximo; en la segunda, hay departamentos (Tarija, Oruro y Potosí) en los que posiblemente se requiera acudir a la segunda vuelta en razón de que los contendientes que lideran las encuestas no cumplen con las condiciones para acceder directamente al cargo de gobernadores aunque llevan una diferencia significativa respecto de sus inmediatos seguidores; finalmente, se encuentra el departamento de La Paz donde el balotaje probablemente permitirá dirimir el empate técnico entre Félix Patzi y Felipa Huanca. Nos ocuparemos de mostrar las diferencias comparativas entre estos candidatos y sus posibles consecuencias.

Ambos candidatos tienen origen indígena, pero Félix Patzi es un indígena letrado y ha publicado varios libros importantes, tiene un doctorado en Ciencias del Desarrollo; Felipa Huanca se encuentra en proceso de ilustración, es una brillante estudiante de Sociología, cursa el tercer año de esta carrera. Ambos, por su procedencia, tienen fortaleza electoral en el área rural y El Alto y los dos tienen limitaciones para llegar a los electores de la ciudad de La Paz; sin embargo, el reconocimiento y aceptación es más favorable a Patzi que a Huanca, quizá por las tareas académicas e intelectuales que desarrolla en la urbe paceña desde hace bastante tiempo. Ambos apelan a su experiencia para ser candidatos a la Gobernación de La Paz, empero, Félix tiene mayor destreza en gestión pública, fue ministro de Educación y secretario general de la Prefectura; en cambio, la pericia de Felipa se circunscribe a la dirigencia sindical, fue elegida en tres ocasiones ejecutiva de la Federación Departamental de Mujeres Bartolina Sisa. Considerando estas diferencias, Félix Patzi parece contar con una pequeña ventaja que, finalmente, será insuficiente para evitar el balotaje.

Comparemos otros aspectos, esta vez relacionados con la competencia electoral. El apoyo de una estructura partidaria es fundamental en todo proceso eleccionario. En este punto, Felipa Huanca cuenta con el respaldo de la más grande organización política del país, con presencia en la totalidad de los municipios, siendo el MAS una eficaz maquinaria electoral; Félix Patzi tiene una modesta estructura partidaria y carece de presencia organizativa en el 60% de los municipios del departamento.

El liderazgo es otro aspecto que desempeña un papel sustancial en la competencia electoral, el liderazgo de Huanca parece brillar a la luz de Evo Morales pero, complementariamente, Gustavo Torrico (primer candidato plurinominal a la Asamblea Departamental) desempeña un destacable papel en la campaña que le brinda mayor resplandor a Felipa Huanca; Patzi es un líder que brilla con luz propia, su fulgor apareció en pequeños círculos intelectuales hace más de una década y, en los últimos años, se destacó como analista político en distintos medios de comunicación, pero sus candidatos a la Asamblea Departamental son desconocidos para la mayoría de votantes y ninguno contribuye visiblemente a la candidatura de Félix.

GESTIÓN. El programa de gestión gubernamental es otra dimensión importante en la competencia electoral, sin embargo la diferencia no es sustancial debido a que ambos candidatos proponen resolver más o menos los mismos problemas: integración caminera, seguridad ciudadana, salud, educación. Tomando en cuenta estos elementos comparativos es posible reconocer una pequeña diferencia favorable a Felipa Huanca que se traduce en una insignificante ventaja electoral que no impedirá la segunda vuelta electoral.

Finalmente consideremos otros factores más circunstanciales. Félix Patzi fue inhabilitado como candidato antes de las elecciones de gobernador de 2010 y terminó expulsado del MAS por el “error” de conducir en estado de ebriedad, Felipa Huanca (entre otras personas) está implicada en el “delito” de manejo irregular de 71 millones de bolivianos del Fondo Indígena, según establece la auditoría presentada por la Contraloría General del Estado; si el MAS castigó severamente el “error” de Patzi y, sin ruborizarse, perdonó el “delito” de Huanca, es probable que la sabiduría del electorado termine sancionando a la candidata del MAS y absolviendo al postulante de Sol.bo. En otro tema, la presencia de Félix Patzi en los distintos medios de comunicación le ha permitido desarrollar una gran habilidad para responder con solvencia a las consultas de sus entrevistadores: habla y defiende con elocuencia sus principios e ideales, explica claramente las soluciones que pretende implementar desde la gobernación y, con respeto y educación, muestra la fragilidad de las propuestas de sus eventuales competidores políticos; la absoluta ausencia de Felipa Huanca en los medios refleja que su estrategia electoral es “la política del silencio”, no decir nada y colarse a la inauguración de obras de Evo Morales. Escarbando otro aspecto, a Félix Patzi no se le ocurrió sugerir la idea de sustituir el nombre de la plaza Murillo por el de algún héroe indígena; Felipa Huanca sí lo hizo, como secretaria general de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa presentó un proyecto de ley para llevar a cabo esa modificación: “Esta plaza (Murillo) hemos pedido el año pasado que sea plaza Bartolina Sisa. (La iniciativa) está en la ley, y esperemos que se cumpla”, señaló en una oportunidad; lo equivocado de este planteamiento se ilustra con la enfática negación de haber propiciado tal iniciativa. Estas diferencias le proporcionan un pequeño margen de ventaja a Patzi, pero la decisión de “jugar limpio” le impide explotar estos aspectos circunstanciales y, probablemente, ampliar su escasa ventaja electoral; así, el balotaje parece ser inevitable.

Un factor interviniente en esta disputa electoral es la presencia de dos candidatos: Elizabeth Reyes y Felipe Quispe. El crecimiento electoral de ambos es significativo, si esta tendencia continúa, Reyes se constituirá en un obstáculo para que Patzi y Huanca incrementen su votación en la ciudad de La Paz y Quispe evitará el crecimiento electoral en el área rural y El Alto. Esto, en cierto modo, contribuye a explicar la necesidad de la segunda vuelta electoral.

Finalmente, el balotaje permitirá definir únicamente quién será el gobernador pero la composición política de este órgano se determina en la primera vuelta electoral.

Tomando como referencia las encuestas, en este campo, Felipa Huanca parece superar a Félix Patzi: por un lado, ambos tendrían acceso a 6 o 7 asambleístas plurinominales de los 20 en disputa; por otro lado, es probable que el disciplinado apoyo a Huanca en las provincias le permitiría obtener más del 50% de la representación uninominal; además, la elección de los 5 asambleístas indígenas posiblemente terminen alineados al MAS. Así, no obstante el balotaje, el MAS podría tener el control de la Asamblea Departamental.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia