Animal Político

A Brasil le interesa operar ya el bioceánico

El embajador recuerda que Brasil estuvo este año en la Expocruz después de 18 años de ausencia.

Foto: Miguel Carrasco

Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos / La Paz

00:02 / 17 de octubre de 2018

Raymundo Santos Rocha Magno, embajador de Brasil en Bolivia, está a punto de concluir su gestión; estuvo tres años en Bolivia, desde diciembre de 2015, y fue —se puede arriesgar— el embajador de la recomposición de las relaciones con ese país, luego de la crisis originada a raíz del asilo en la embajada brasileña en La Paz (entre mayo de 2012 y agosto de 2013) y posterior huida, con ayuda de sus funcionarios, del exsenador opositor Roger Pinto. También a Rocha Magno le tocó vivir el tensionamiento de la relación cuando la expresidenta Dilma Rousseff (cercana ideológica del gobierno del MAS) fuera destituida, en septiembre de 2016. Pero como dijera el excanciller Fernando Huanacuni —recuerda Rocha Magno—, éste sea acaso “uno de los mejores momentos de la relación bilateral”.

— El tema energético (gas) sigue siendo lo primero en la agenda bilateral boliviano-brasileña.

— Primero, que el gas boliviano es un gas de primera calidad; segundo, tenemos una infraestructura muy bien trabajada, desde el punto de vista de la ingeniería, los ductos de gas funcionando. Brasil está muy contento por los 25 años de la relación (del contrato), que estamos terminando ahora. La sociedad entre los dos países es considerada muy importante, por lo que hemos creado el llamado Comité Técnico Bilateral, que ya se reunió cinco veces en los últimos años. Es un comité para gas, energía eléctrica. Ahora, vamos a seguir trabajando con YPFB pero bajo una nueva fórmula, porque se está reorganizando el área de gas en Brasil. Se va a dar más libertad a las empresas de los estados de Brasil, para que negocien y demanden el gas a YPFB. Para el ministro de Hidrocarburos (Luis Alberto Sánchez) esta nueva fórmula ampliará la capacidad de negociación; como se sabe, hasta ahora la negociación fue entre YPFB y Petrobras.

— ¿Urea, el nuevo potencial?

— La urea es un producto que Brasil viene importando hace muchos años de Rusia y China; una urea de gran calidad, pero que viene del otro lado del mundo; y ahora, tenemos un producto de gran calidad también, que viene de pocos kilómetros. Bolivia ha vendido a empresas brasileñas urea proveniente de la usina Bulo Bulo, inaugurada en 2017. Brasil compró la mayor parte (74%) de la urea boliviana vendida en el primer semestre de 2018. De acuerdo con YPFB, se firmó en agosto pasado un contrato de venta de 17.000 toneladas métricas (TM) de urea a la empresa Hinove Agrociencia. También se firmó entre los presidentes de YPFB y de Hinove un memorándum de entendimiento con intenciones de negocio de venta de 200.000 toneladas para 2019 y de 300.000 toneladas anuales para 2020 y 2021. Otro contrato fue firmado con la empresa brasileña Pantanal Agrocon Ltda para la venta de 21.000 toneladas de urea granulada, producto que debe entregarse hasta el 31 de diciembre de 2018. Habría la intención de ampliar a 300.000 toneladas anuales el volumen de urea durante 2019.

— ¿Cuándo arranca la nueva relación YPFB-Estados?

— La legislación está siendo elaborada en Brasil; muy probablemente (arranque) cuando se vaya a negociar en 2019; el nuevo acuerdo entre Bolivia y Brasil será un poco más flexible en este sentido.

— El otro gran tema es el tren bioceánico.

— Hay reuniones periódicas, incluso por videoconferencia. Brasil participa siempre en todas. Brasil está involucrado en el tema. Una cosa interesante es que esto ya existe, atraviesa Brasil; y ustedes tienen en el área la ferrovía oriental. Estamos trabajando en una integración entre estos dos tramos, que son casi dos tercios de lo planeado (de todo el tren). O sea, una parte muy grande de todo el tramo ya existe, ya funciona.

— Para uso interno ¿o ya se transporta a Bolivia?

— No, es para uso interno, pero la idea, lo que ya existe, incluso ya fue firmado un acuerdo, es que los dos tramos, el boliviano y el brasileño, empiecen a trabajar en conjunto; es decir, trayendo productos desde Bolivia, y llevando productos hasta la parte boliviana.

— ¿Para 2019 se prevé algo concreto, operativo, al respecto?

— Están trabajando en eso; porque hay que tener la autorización de los dos gobiernos centrales, esto ya hubo; y hay que tener un acuerdo de que los trenes van a ir y venir. Ahora, esta integración muestra la importancia para Brasil del tren bioceánico. Repito: la prioridad para Brasil es agilizar el flujo ferroviario de mercaderías entre los dos países. En julio y agosto, ministros de ambos países se reunieron en Corumbá (frontera) para discutir temas aduaneros, sanitarios, comerciales que puedan dinamizar y fortalecer la integración ferroviaria entre ambos países.

— ¿Cómo estamos en la adhesión de Bolivia al Mercosur?

— Este ha sido uno de los temas de la reunión entre los cancilleres. El ministro Diego Pary, en el acto de nuestra fiesta nacional, el 7 de septiembre, dijo en un discurso que Brasil ha sido uno de los principales promotores de la adhesión de Bolivia al Mercosur. Para que quede bien claro: hay formalidades administrativas; tenemos dos cámaras, Senadores y Diputados. La adhesión se tramita ahora en la Cámara de Diputados en régimen de urgencia, ya pasó por todas las comisiones (de Justicia, de Relaciones Exteriores) y está para ser aprobada en el plenario de Diputados. Pero, como usted sabe, estamos en proceso electoral, y la aprobación de la adhesión será luego de la segunda vuelta. Terminada la aprobación en Diputados, entra en el Senado, y aquí solo tiene que ser aprobado por la Comisión de Relaciones Exteriores, y es un proceso más rápido y sencillo. Así, yo creo que en muy poco tiempo vamos a tener a Bolivia como miembro pleno de Mercosur.

— ¿Pero cómo está pasando la adhesión, de modo más o menos expedito o hay oposición?

— No. Está pasando de una manera muy expedita; pero, en un Congreso en que tenemos 519 diputados y 80-90 senadores, y una enorme cantidad de proyectos que tienen que ser aprobados por comisiones, es natural que sea un proceso (que tome su tiempo).

— Será para el próximo año.

— Vamos a tener la segunda vuelta el 28 de octubre, después se va a arreglar; estamos votando senadores, diputados, prefectos, gobernadores; es una elección general, hasta que se arregle y asuma el nuevo presidente el 1 de enero de 2019; esto quedará para la nueva etapa.

— ¿En qué está el respaldo de Brasil a Unasur, luego de que con otros cinco países dijera que por el momento la dejaba?

— Brasil valora muchísimo la integración, abrir espacios de diálogo. Unasur es un espacio de diálogo político importante. Queremos preservar el instrumento de cooperación, y cómo puede ser un instrumento de discusión que dé soluciones para gestiones concretas. Brasil apoya a Bolivia para que su presidencia sea exitosa. Queremos mantener vivo y actuante el mecanismo; hay que tener en cuenta que hay diferencias ideológicas en la región, lo que es una cosa democrática, pero hay que llevar adelante los temas de Unasur dejando de tratar los temas ideológicos, y así se va a poder tener buenos resultados.

— Bolivia también asumirá la presidencia de la Celac.

— Es la misma idea de buscar agendas positivas. Nuestro canciller (Aloysio Nunes) ha resaltado la función conciliadora que tiene Bolivia, independientemente de cuestiones ideológicas; la función creativa y positiva que tiene Bolivia.

— ¿Qué debe esperar Bolivia del cambio de gobierno en Brasil?

— Bueno, la idea de la integración es uno de los primeros artículos de la Constitución de Brasil. Así, quien venga a asumir la presidencia va a tener en cuenta el principio constitucional de integración; entonces, no creo que vaya a haber mucho cambio, incluso por el hecho de que no se puede dudar de un principio constitucional.

Raymundo Rocha Magno: El embajador apunta que pese a la distancia política entre Evo Morales y Michel Temer, “el pragmatismo adoptado por los dos gobiernos favorece la superación de diferencias ideológicas y programáticas, propiciando relaciones dinámicas y fluidas”.

DATOS

Nombre: Raymundo Santos Rocha Magno

Profesión: Diplomático, “Ministro de Primera Clase”

Cargo: Embajador en Bolivia de la República Federativa de Brasil.

PERFIL

- Rocha Magno presentó sus cartas credenciales al presidente Evo Morales el 7 de diciembre de 2015; antes de este cargo, fue embajador en Rumanía.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia