Animal Político

Bolivia-Chile con Piñera, una relación sin comunicación

Sebastián Piñera terminó su gestión y comienza la de Michelle Bachelet. Bolivia mostró su voluntad de reentablar el diálogo directo con Chile y componer la comunicación que fue nula durante la anterior administración.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont

00:00 / 16 de marzo de 2014

La relación bilateral entre Bolivia y Chile fue particularmente áspera durante la gestión presidencial de Sebastián Piñera. Se llega a esta conclusión si se compara la comunicación que se mantuvo durante la primera gestión de Michelle Bachelet y Evo Morales, caracterizada de regalos, sonrisas, abrazos y poses para la foto. Ese tiempo, si bien se intentó desarrollar la agenda de los 13 puntos infructuosamente, al menos hubo comunicación, cosa que no puede decirse respecto de la gestión del predecesor de Michelle Bachelet.

El martes, Morales asistió al cambio de mando en que volvió a asumir la presidencia Bachelet, con la esperanza de mejorar la comunicación y retomar el diálogo bilateral. Aún queda por ver si la incomunicación se terminará, aunque su colega chilena ya dio una señal no muy favorable al excluir de un posible diálogo lo que más importa al país: el mar. “En tanto esté la demanda radicada en La Haya, nosotros dejaremos el tema de la aspiración marítima en La Haya. Quisiéramos de cualquier manera avanzar en el resto de la agenda de 13 puntos. El diálogo está disponible y es eso lo que queremos con Bolivia”.

Esa posición sigue de algún modo el lineamiento fijado por el gobierno de Piñera, que pretende percibir a la demanda de Bolivia en La Haya (que intenta que la Corte inste a Chile a dialogar seriamente sobre el mar y se llegue a un resultado) como un “acto inamistoso”.

Ahora que Piñera cumplió su mandato es posible ver atrás con mayor distancia.

El diplomático Ramiro Prudencio señala que la relación Morales-Piñera fue “lamentable” (y Morales dijo en Chile que Piñera ni siquiera lo consideraba como su colega). “Se terminó en que ya no había ninguna comunicación entre ambos, sólo críticas, e insultos por ambas partes. Fue una pena cómo terminó la relación”.

En efecto, hubo momentos de mucha tensión y alusiones de uno a otro vertidas en la prensa. En todo caso es mejor centrarse en el comportamiento de la política de Piñera respecto al tema del mar.

Uno de los puntos de desencuentro final fue que Piñera insistía en que Bolivia había producido la ruptura del diálogo al anunciar la demanda ante La Haya en marzo de 2011, cosa que negó el canciller David Choquehuanca. Cuando Chile decidió dar continuidad a la agenda de 13 puntos iniciada en 2006 por Morales y Bachelet, todo comenzaba de manera auspiciosa. Sin embargo, la reunión de noviembre de 2010 “donde había que trabajar sobre propuestas útiles, concretas y factibles para el tema marítimo [...] fue suspendida unilateralmente por Chile”, expresó a este suplemento Choquehuanca, en junio de 2012, cuando relató el ambiente previo al anuncio de la demanda internacional.

En el cierre de la cumbre del Mercosur en Foz de Iguazú (diciembre de 2010), Bolivia aún no creía que la cancelación de la reunión de noviembre se trataría de una estrategia de dilación, por lo que Morales se reunió con Piñera y anunciaron la creación de una comisión binacional. En ese marco es que Choquehuanca fue a Chile casi inmediatamente, “sin que se pudieran trabajar sobre propuestas concretar sobre el mar”.

El ahora excanciller Alfredo Moreno llegó a Bolivia en febrero de 2011 con el mismo propósito. “Se especulaban varias posibles soluciones (del tema marítimo); no obstante, viene (Moreno) y tampoco se tiene la posibilidad de encontrar resultados”, relató la autoridad.Entonces, al ver que no había voluntad chilena de dialogar francamente en busca de una solución al enclaustramiento boliviano, el 23 de marzo Morales anunció la futura demanda internacional.

Si antes de ese día Chile ponía todos sus esfuerzos en pretender que tenía intenciones de avanzar bilateralmente sobre el mar, a partir de entonces tomó la posición de país agredido por un juicio que como mayor ganancia obtendrá que se inste a Chile a dialogar con propuestas concretas sobre el mar...En la historia, las tendencias de los diferentes gobiernos chilenos en referencia al tema marítimo han sido dos (según una descripción del excónsul en Chile Walker San Miguel hecha en febrero de 2013): la de señalar que los tratados son inamovibles y que Chile tiene un tema pendiente con Bolivia. La administración de Piñera ha respondido a la primera inclinación aunque con muchas contradicciones o sencillo desconocimiento de la historia. Por ejemplo, sostenía la inamovilidad del Tratado de 1904, cuando éste se modificó por cuatro veces, todas a solicitud de Chile (noviembre de 1904, abril de 1907, mayo de 1907 y mayo de 1908)...

Asimismo, en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) de 2003 en Chile, Piñera dijo que no se negocia la “soberanía (excepto) por intereses económicos”..., cuando solo en la historia Bolivia-Chile lo hizo en siete ocasiones distintas (1895, 1920, 1923, 1926, 1950, 1961 y en las negociaciones de Charaña iniciadas en 1975).

A estas afirmaciones contradictorias de Piñera, se suman los repetidos dimes y diretes con Evo que empeoraron la situación. Empero, el pico de la mala relación fue cuando Chile detuvo a tres soldados bolivianos de edad apenas adulta y armados precariamente cuando cumplían una misión contra el contrabando, en marzo de 2013.

Chile pretendía encarcelarlos tras un juicio, al final el acto inamistoso del país vecino fue resuelto repatriando a los soldados, aunque el profesionalismo de la diplomacia chilena quedó cuestionado.

Se podría pensar de manera optimista que en el futuro nada podría ser peor que la relación que se tuvo con Piñera; pero es mejor no aseverar nada y esperar con cautela, como aconseja la internacionalista Karen Longaric al describir a las relaciones internacionales como “lentas y meditadas”. En todo caso, la visita de Morales a Chile pretendió dar el primer paso en la recomposición de la accidentada relación que se acaba de describir, por lo que habrá que tener cautela y ver las señales que vaya mandando Santiago.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia