Animal Político

Bolivia y la lógica universal de los huracanes

A Bolivia los huracanes del Caribe no llegan, pero existen fenómenos políticos y sociales parecidos. Además, algunos medios son capaces de destapar “huracanes”, capaces de golpear los intereses de vivillos funcionarios públicos que en muchos casos aún están lejos de ser servidores.

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

00:02 / 20 de abril de 2014

La devastación fue casi total, por eso llegaron recursos, dinero y asistencia para ayudar a los damnificados. Suelen tener nombres de mujer, como la soledad y el desconsuelo; son los huracanes que a menudo golpean las islas, las penínsulas y la vida. Miles fallecen por efecto de estos fenómenos naturales; otros pasan a la lista de los damnificados y las ayudas llegan como efecto de la solidaridad, pero no todo ese apoyo llega a quien más la necesita.

“¿Y qué pasó aquí, dónde están las carpas, el agua y los medicamentos?”. Suelen interrogar los cooperantes a los responsables locales de la asistencia. “Fue el huracán”, responden. “El huracán se llevó todito lo que compramos”, remarcan. Así, la culpa será siempre de la naturaleza, del huracán que además de la ayuda es capaz de hacer desaparecer comprobantes y rendiciones de cuentas.

A Bolivia los huracanes del Caribe no llegan, pero existen fenómenos políticos y sociales parecidos. Además, algunos medios son capaces de destapar “huracanes”, capaces de golpear los intereses de vivillos funcionarios públicos que en muchos casos aún están lejos de ser servidores. “No hay nada oficial, no escondemos nada, clarito está en la norma”, es su común respuesta.

Pero para no pecar de simples quintacolumnistas, habrá que decir que hay esfuerzos para cuidarse del “huracán devastador que se lo lleva todo”. Hay mecanismos de transparencia más rigurosos y habrá que animarse a encarar más investigaciones serias.

Los “huracanes” también son  invocados por las autoridades cuando quieren salvar responsabilidades ante la opinión pública. Crucifican sin piedad a periodistas ante las cámaras de televisión o a través de cartas envenenadas. “Lo que pasa es que los medios tienen la culpa, le hacen daño al país”, suelen decir. Eso sí, la solidaridad para los periodistas no siempre llega igual. Para unos, es casi inmediato; declaraciones de las organizaciones salen en contra del poder constituido y a favor de la libertad de expresión. Para los otros llega lentamente, debate mediante, aún a pesar de sus periódicos incendiados a causa de una incomprendida ilustración, o se pierde en la niebla del silencio. “Es el huracán pues que se lo ha llevado todito, no hemos escuchado tal afrenta”. Esa será pues la razón. En fin.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia