Animal Político

Carlos D. Mesa:Hay que profundizar nuestros argumentos con las potencias

Tras el fallo, Carlos Mesa considera que Bolivia tiene que profundizar sus argumentos con potencias como Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Gran Bretaña, sin ninguna duda. Un primer paso es la normalización plena de relaciones con Estados Unidos.

Carlos D. Mesa.

Carlos D. Mesa. Foto: Alejandra Rocabado.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 27 de septiembre de 2015

— Chile cree que la Corte ha limitado el pedido boliviano, ¿esto es verdadero?

— En absoluto, la demanda es una demanda integral que tiene dos partes, la primera es “diálogo” y la segunda “para otorgarle a Bolivia un acceso soberano al mar”, pero ambas partes están intrínsecamente vinculadas, porque, como sabes, tienen que ver con la naturaleza exacta de la definición de la propia serie de compromisos que Chile hizo a lo largo de 70 años. En ese sentido, hay un sofisma en la interpretación que hace Chile de lo que entiende por “limitación”.

Cuando la Corte establece que no puede pronunciarse sobre un fallo predeterminado no se refiere al hecho de dividir “diálogo” y “acceso soberano”. Es en ese sentido que la Corte no se va a pronunciar, pero no está diciendo que se recorte la demanda y forzando que nuestra demanda tenga una parte única y que solo va a considerar la parte vinculada al diálogo, en absoluto.

— Cuando el fallo habla de la naturaleza preliminar de la objeción, hubo una llamada de atención a Bolivia por parte de la Corte, como si se hubiese ofendido.

— Eso es lógico, es parte de un debate jurídico. Nuestros abogados establecieron un conjunto de armas jurídicas y de armas argumentales para plantear la naturaleza de reafirmación de que la Corte es competente. La Corte por supuesto protege su majestad y dice ‘un ratito las características de si soy competente o no las defino yo y no los abogados’. Si esa misma pregunta les hicieras a los abogados chilenos, ellos no tendrían un solo argumento que se les haya salvado, en el caso chileno la Corte no aceptó nada de lo que plantearon.

— Hay varias admisiones chilenas de la competencia de la Corte después del fallo (Bulnes y Bachelet).

— Es extraordinario ver cómo alguien que a lo largo de un año y medio te dice que es evidente que ‘la Corte se va a declarar incompetente porque si se declara competente pone en tela de juicio la arquitectura internacional de tratados’ y, poco menos, ‘va a estallar el mundo’; al día siguiente del fallo que establece exactamente lo contrario dice: ‘aquí no pasó nada; nosotros no nos preocupamos’. Fueron ellos los que generaron la demanda y generaron los argumentos más amarillistas sobre un tema tan delicado, distorsionando no solo nuestra demanda, sino diciendo que un fallo eventual podría poner en riesgo al sistema internacional de tratados. Por lo tanto, no se sostiene un giro de 180 grados tan pueril como el que la presidenta (Michelle) Bachelet ha presentado en su discurso. Un discurso, por cierto, de una agresividad absolutamente innecesaria, en contraste total con la disposición de Bolivia, que podía haber hecho escarnio aprovechando el triunfo y no lo ha hecho. El presidente Evo Morales ha presentado una línea muy moderada y de apertura al diálogo bilateral. Vamos a celebrar, pero lo haremos sobriamente.

— ¿Esta sobriedad tiene que ver con esa súbita discreción que se decide días antes del fallo, al no enviar a la lectura a una delegación?

— En este tipo de actos en los que hay dos países involucrados, los agentes se reúnen y establecen condiciones protocolares, formales, de plazos, etc. y los agentes de Bolivia y Chile establecieron, de acuerdo mutuo, que no iba a haber la presencia de ningún canciller ni de ningún parlamentario. Si te das cuenta, hubo absoluto paralelismo entre lo que fue la presentación de Chile y Bolivia en los alegatos y lo que pasó hoy (jueves). La sobriedad fue tanto de Bolivia como de Chile, porque fue un acuerdo.

— Días antes pasaron cosas curiosas. Chile se inventó la posibilidad de una cuarta opción que no existe, ¿qué pretendió esa campaña?

— Lo has dicho, esa cuarta opción no existía. Han sido especulaciones. ¿Cuál era el problema? Si haces análisis de los días previos, del domingo a hoy, y sigues la lógica comunicacional del Gobierno de Chile y la de Bolivia, ambos estábamos preparados para el resultado que se dio. Bolivia estaba preparada para ganar y Chile estaba preparándose para perder. Uno de los elementos de la preparación para perder fue: ‘no va a ser muy importante’, ‘no va a cambiar nada’. Esa cuarta opción de fallo era para generar un escenario más confuso.

— Otras curiosidades: días antes en Chile se empezó a hablar de retirarse del juicio. Incluso Bulnes dijo que eso no era recomendable.

— Hay que subrayar que históricamente Chile ha mirado siempre por encima del hombro a Bolivia. Por eso una derrota de este tamaño frente a un país con “teóricamente” los antecedentes de Bolivia (desde la lógica del menosprecio) es un golpe incluso más duro que el que pudo haber recibido en su fallo con el Perú. No tengo duda de que hay un sector muy radicalizado en Chile que estuvo en contra de que se aceptara a la Corte como escenario del debate. Pero si has escuchado el discurso de Bachelet, por más duro que haya sido, está claro que Chile va a continuar porque si no sería un contrasentido. No olvides que Chile hoy es miembro del Consejo de Seguridad (de la ONU). No dudo de que va a continuar en el juicio.

— Se sabe que Bolivia sería miembro del Consejo de Seguridad en 2017.

— Hasta que no ocurra yo no digo sí.

— ¿Esto puede favorecer a la demanda o es indistinto? A Chile le compromete ser miembro actual...

— Creo que en el camino que tenemos por delante, Bolivia tiene un desafío fundamental que se llama “normalización plena de relaciones con todos los países del mundo” y eso se llama: Estados Unidos de América. Un primer objetivo de Bolivia tiene que ser, imperativamente, la reanudación de relaciones plenas con Estados Unidos y una presencia de Bolivia en el Consejo de Seguridad plantea una posibilidad de mostrar al país en un ámbito internacional de decisiones muy sensibles para el mundo. Inevitablemente, la lógica de acompañar políticamente tus acciones jurídicas no debe detenerse y ése es un aspecto clave. Tenemos que profundizar nuestros argumentos con potencias como Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Gran Bretaña, sin ninguna duda.

— Son cuatro veces que le hago esta pregunta, ¿va a ir a Chile?

— No era un tema que había pensado. En la medida en que Bolivia plantea una lógica de diálogo con Chile y en la medida que sea posible que una presencia mía pudiera contribuir a que Chile entendiera esa voluntad de diálogo de Bolivia para resolver el problema, yo creo que sería muy útil. No quiero en ningún caso agriar las relaciones.

Perfil

Nombre: Carlos Mesa Gisbert

Nació: 12-08-53

Profesión: Periodista

Cargo: Representante Oficial de Bolivia para la Causa Marítima

Carrera

Carlos Mesa estudió Literatura. Los inicios de su carrera los dio en el periodismo televisivo. En 2002 fue Vicepresidente del país. Tras la crisis de octubre de 2003, que se zanjó con la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada, Mesa asumió la Presidencia por sucesión constitucional. En 2014 fue nombrado Representante Oficial de Bolivia para la Causa Marítima.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia