Animal Político

César Navarro: La oposición se subirá al tren de la Agenda Patriótica

César Navarro es el representante presidencial de la Agenda Patriótica. Dentro de sus principales retos quiere construir un diálogo sin condiciones con todos los sectores.

César Navarro.

César Navarro. Foto: Víctor Gutiérrez.

La Razón / Iván Paredes Tamayo / La Paz

00:03 / 09 de junio de 2013

Dice que aparentemente su nuevo cargo vendría a ser como el de un superministro, pero considera que su función debe ir más allá, ya que quiere instaurar un escenario de diálogo con todos los sectores para la construcción de la Agenda Patriótica 2025. Navarro aclara que su función no será levantar demandas, sino planificar políticas públicas a largo plazo. Uno de sus deseos, entre varios, es ver a Bolivia en su Bicentenario con la meta cumplida de   haber universalizado los servicios básicos.

Su principal reto es construir el diálogo entre Estado y sectores sindicales, sociales, políticos, empresariales y académicos para la construcción de la Agenda Patriótica 2025. No quiere excluir a nadie. Piensa que la oposición puede ser un aporte, ya que no puede objetar proyectos de nacionalización o industrialización de materias primas, por ejemplo. Se acercará a ellos, promete, incluso ya programó una reunión con el gobernador Rubén Costas, a quien lo llama amigo.

César Navarro se imagina 2025 con una Bolivia, entre otras ilusiones, que tenga la capacidad de consumir lo que produce y que cuente con todos los servicios básicos. El reto que asume viene directamente de una instrucción del presidente Evo Morales.   

— ¿Cómo se animó a asumir este nuevo reto?

— La revolución es una permanente construcción, y los que estamos en estos escenarios públicos, que definen la consolidación de un proceso revolucionario, tenemos cada día el mismo o nuevos desafíos. Por lo tanto, los que tenemos convicción y compromiso estamos en esa línea de asumir retos nuevos, pero que sean retos que consoliden todo un proceso revolucionario. 

— ¿Lo animó Evo Morales?

— Fue una propuesta (del Presidente) que la hizo directamente en el gabinete. Puso a consideración del gabinete y se tomó esa decisión. Entonces, es más o menos como esa práctica permanentemente: ir tomando decisiones en función de visiones largas, y el Presidente tiene esa característica.

— ¿Su cargo es algo similar a un superministro?

— Aparentemente, sí; pero en los hechos lo que nos está planteando la representación presidencial es ver cómo tenemos la capacidad de construir un diálogo plural con la sociedad civil en forma conjunta, y no sólo con los sectores sindicales y sociales, sino también con grupos académicos, intelectuales y sectores de clase media. Es decir, cómo hacemos que el diálogo entre el Estado y la sociedad dé un fruto de largo plazo, y ese fruto es la Agenda Patriótica.  

— ¿Este proyecto es comparable con un plan de gobierno?

— No, supera en todo a un plan gubernamental…

— ¿Por qué?

— Esto busca constituirse en una política pública de carácter estatal. Si nosotros vamos a lograr acuerdos con los actores municipales, alcaldes, concejales, dirigentes, vas a cambiar y cambiar a alcaldes y concejales en abril de 2015, y en junio ya tienes otras autoridades. Entonces, estas autoridades electas tienen que seguir la línea que estamos marcando en 2013; no puede haber autoridad política que descubra la pólvora o reinvente el agua en su gestión. Lo que hacemos es definir un norte al que queremos arribar y en ese norte ver cómo concurriremos las instituciones públicas. 

— ¿Cómo?

— Para el cumplimiento de los 13 pilares de la Agenda Patriótica hacen falta recursos económicos, y esos recursos están en las instituciones públicas, y las entidades públicas tienen que tener partidas presupuestarias para cumplir estos logros. Nuestros niveles de responsabilidad serán diferentes en los ámbitos nacional, departamental y municipal; lo que sí nos obliga es que concurrentemente el Estado tiene que definir sus recursos públicos para materializar la Agenda Patriótica 2015. Eso es vital. 

— ¿Cuál es la estrategia del Gobierno para desvincular este proyecto del proceso electoral de 2014?

— Al año ya se empieza a aplicar la Agenda Patriótica. Primero, nunca tenemos que —y es lo que dice Evo Morales— pensar en las futuras elecciones, sino hay que pensar en las futuras generaciones. La visión es el Estado y no es el Gobierno…

— Para el MAS, ¿qué viene a ser el Gobierno?

— Es la disputa coyuntural electoral, pero el Estado es el norte estratégico que cualquier líder político debe buscar. Se plantea una política estructural de largo plazo; en cambio, la oposición piensa en el día y en la elección, no piensa en el Estado.

— ¿Tiene planeado reunirse con Rubén Costas?

— Sí, lo haremos. Es más, ya nos reunimos con la Unión Europea y varios sectores sociales. Además, se tiene confirmada la cita con la Central Obrera Boliviana (COB). Estamos en esta primera etapa de reuniones con las principales autoridades nacionales, desde julio visitaremos los departamentos y nos reuniremos con sus autoridades políticas y sociales.

— ¿Qué tan diferente puede ser una reunión con Edmundo Novillo y otra con Rubén Costas?

— Va a tener sus peculiaridades, porque con unos comulgamos ideológicamente y con otros estamos enfrentados políticamente. De hecho, tengo una amistad con Costas, estuvimos juntos en reuniones en Berlín, tenemos un nivel de amistad, pero en este tipo de conversaciones lo que prima son las identidades ideológicas. Lo que no puede existir es subordinar el interés colectivo de la patria a un interés individual.

— ¿Cómo puede aportar la oposición a este proyecto?

— No hay una oposición estructural a los 13 puntos de la Agenda. Le doy un ejemplo: cuando me reuní con la Federación de Asociaciones Municipales (FAM), estaba el alcalde de Sucre, Moisés Torres. Él dijo que está de acuerdo con la Agenda y pidió una reunión para estudiar los ejes.

— ¿Se puede convencer a la oposición para que se suba al tren?

— Se va a subir, se está consolidando una razón estatal, y digo consolidando porque la oposición o no tiene capacidad o entendió que no puede oponerse a la nacionalización y la industrialización. No existe un solo político que se oponga a estos pasos, porque estos proyectos se constituyeron en una razón de Estado y, por lo tanto, en una razón social y política. En varias áreas encontramos lo mismo, y eso implica que las políticas que utilizamos como Gobierno se están consolidando y constituyendo en políticas públicas de largo plazo. Eso pasará también con los 13 pilares de la Agenda; de la crítica y la descalificación tienen que pasar a la participación; si ellos no participan, la sociedad participará…

— ¿Para el Gobierno es importante que la oposición participe?

— Sí, es muy importante que participen. Es más, la Unión Europea nos recomendó que podamos tener un diálogo con la oposición; lo vamos a tener, no vamos a negarlo, pero ese diálogo tiene que ser altamente propositivo y fundamental. Por ejemplo, Samuel Doria Medina tiene que entender que él no es el Estado, no es la sociedad, y él no es la razón y la verdad; él es parte de una realidad política y tiene que modificar la lógica de comportamiento, y si modifica su lógica de comportamiento puede constituirse en la propia alternativa de la oposición.

— ¿Cómo se imagina a César Navarro en 2025?

— Me imagino en una Bolivia que sea el garante alimentario, que tengamos la capacidad de consumir lo que producimos. Me imagino en una Bolivia donde hayamos logrado superar nuestras taras internas, que implica colonialismo y racismo, y podamos vernos como iguales. Me imagino en una Bolivia libre de contaminación. Me imagino en una Bolivia que tenga la capacidad suficiente de desarrollar su vida pública, privada, urbana, rural, y ése es un desafío grande. Me imagino en una Bolivia donde todos los bolivianos puedan acceder a todos los servicios básicos. Me imagino en una Bolivia donde un estudiante saque su computadora y tenga acceso a internet.

— ¿Evo Morales quiere lo mismo?

— Evo Morales es mucho más visionario. La visión del Presidente de 2025 la planteó este año y la pensó hace varios años. Yo creo que Evo Morales, de aquí a unos cinco años, irá planteando 2030. Es un hombre visionario. 

— ¿Qué pasaría si un gobierno de derecha llega al poder? ¿La Agenda Patriótica se la puede desechar?

— El primer momento es la construcción de la Agenda Patriótica; un segundo momento es la implementación de ésta. Estos dos momentos tienen que ver con un principio fundamental: la apropiación de la sociedad de su Agenda. No es la Agenda de Evo Morales; independientemente de que cambiemos Presidente o Vicepresidente, la Agenda tiene que ir, porque tiene un valor de apropiación de la sociedad.

Perfil

Nombre: César Navarro Miranda

Nació: 08-07-1967

Cargo: Representante presidencial para la Agenda Patriótica

Carrera

Se incorporó al Movimiento Al Socialismo (MAS) en 2000, cuando fue delegado político del oficialismo en Potosí. Antes, fue dirigente universitario y activista por los derechos humanos. Luego, en las elecciones de 2002 salió elegido diputado. En 2010 perdió las justas municipales en Potosí y después fue designado viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales.

Éste no es el último paso para consolidar la Constitución

— ¿Qué es la Agenda Patriótica?

— Es un diálogo que devuelve la condición de sujeto político constituyente a la sociedad civil. El sujeto político constituyente de 2003 era el que interpelaba al Estado y demandaba Asamblea Constituyente, el sujeto político constituyente de 2006 a  2008 era el que demandaba el cumplimiento de la Asamblea Constituyente y la aprobación de la Constitución. Entonces, el sujeto político que construye su historia va modificando su norte en función de lo que va avanzando y lo que va logrando; en cambio, ese sujeto político que luchó por aprobar la Constitución hoy tiene que luchar por la materialización de la Constitución. Por lo tanto, la Agenda no es más que instaurar e institucionalizar ese diálogo horizontal entre la sociedad y Estado…

— ¿Éste sería el último paso para consolidar la Constitución?

— No es el último paso, creo que es la institucionalización de una democracia comunitaria-participativa. La democracia no se puede limitar a tener elecciones o referendos, sino a tener niveles de diálogo permanentes entre el Estado y la sociedad. Esto parte de ese diálogo, que nos plantea discutir sobre elementos claros y concretos; diálogo en algo posible y material. Por ejemplo, ¿cómo garantizar que 10 millones de bolivianos tengan todos los servicios básicos?  O ¿cómo garantizar la seguridad alimentaria? Y para lograr esos resultados, vamos a dialogar. 

— Toda política pública tiene una base ideológica. ¿Cuál es la base de la Agenda Patriótica 2025?

— Sobre la base del artículo 1 de la Constitución, nos define como un Estado Plurinacional Comunitario, nos dice que nuestro Estado, nuestra sociedad y nuestra economía, están basados en el pluralismo. Cuando hablamos de consolidar la seguridad alimentaria, hablamos de economía plural; cuando hablamos de industrialización, hablamos de consolidar la economía estratégica; cuando hablamos de dar un valor a nuestras fiestas, a nuestra Madre Tierra, hablamos de sociedad y cultura. 

— ¿Qué tan importante es el apoyo de todos los sectores a la Agenda?

—  Cada uno aportará en función de su propia peculiaridad. Me reuní con fabriles y estamos construyendo un eje temático para discutir entre Estado, trabajadores y empresarios; será un primer encuentro productivo tripartito. Eso nos demuestra que nos faltó escenarios de actores que tienen un mismo fin.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia