Animal Político

‘Si Chile paga por las aguas, las obras se paralizarían’

Félix Gonzales Bernal - El gobernador potosino, Félix Gonzales, reafirma, en  esta entrevista, la determinación de su departamento de utilizar las aguas del manantial Silala que corren por territorio boliviano. Espera que esa medida sirva de presión para que Chile comience a pagar lo que adeuda por el líquido utilizado desde que desvió el torrente.

Félix Gonzales Bernal.

Félix Gonzales Bernal.

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont

00:02 / 21 de octubre de 2012

El gobernador de Potosí, Félix Gonzales Bernal, anuncia que su oficina desarrollará varios proyectos productivos con el agua del manantial Silala, que está en territorio nacional: cuatro piscinas para la cría de truchas, una embotelladora del líquido, además de un estudio para que parte de esas aguas alimenten la Laguna Colorada, un área protegida que sufre de constantes sequías.

— ¿Esta determinación ayuda o perjudica a que Chile retorne al diálogo marítimo y sobre el Silala?

— Espero que ayude a retomar el diálogo. Seguramente, ellos ya verán y harán las evaluaciones que correspondan. La idea es que esa acción sirva para presionar y paguen por la utilización de esas aguas. Se podría hacer un contrato —tal como vendemos, por ejemplo, gas al Brasil y a la Argentina— y nosotros tendríamos que proveer agua y cumplir el contrato. Si Chile lo haría así, y paga con recursos económicos, entonces las obras se paralizarían.

— Habiendo decidido usar las aguas del Silala, ¿espera una reacción chilena?

— No sé cuál podría ser la reacción de Chile; ese Gobierno siempre está amenazando con la fuerza militar. Ellos tendrán que recapacitar y comenzar a dialogar con el Gobierno nacional para la utilización de estas aguas. Ojalá reconozcan que utilizarlas para proyectos productivos es un derecho. Tenemos que hacer prevalecer nuestro derecho a las aguas del Silala que están en nuestro territorio. No se las estamos quitando a nadie, como sí lo hicieron los chilenos al desviar el río Lauca; nosotros no estamos procediendo de esa manera. Entonces, lo que haremos es utilizar aquellas que están en nuestro territorio. Es un proyecto productivo pequeño, no se entiende que esté causando tanto revuelo.

— Es la primera vez que Bolivia realizará una acción de hecho respecto a un asunto en litigio con Chile...

— Sí, por eso hay que sentirse con la fuerza de poder utilizar nuestros recursos. Todos los países que limitan con nosotros nos han quitado territorio y Chile, el litoral, y, no contentos con eso, también utilizan nuestras aguas. Quieren cercenar a Bolivia y creo que hay que hacer respetar el derecho sobre nuestros recursos; tal afirmación también es válida para las transnacionales que explotaron nuestras riquezas y no dejaron nada. Los recursos de Bolivia son para los bolivianos.

— ¿Se debería volver al preacuerdo de 2009, cuando Bachelet era presidenta de Chile?

— Ése es un tema que debe ser manejado a través de la Cancillería. Yo sólo cumpliré con los proyectos para el desarrollo de nuestro departamento.

— ¿Cómo evalúa la posición del Comité Cívico sobre el preacuerdo? Ellos dicen que no impidieron el acuerdo.

— Jugaron un papel desgraciado al no permitir que se firme el convenio. Ésa era su posición, nosotros sólo damos una opinión; como buenos potosinos y bolivianos, hemos elaborado estos proyectos para utilizar las aguas.

— ¿Y las normas internacionales que regulan el uso de aguas que van de un país a otro?

— Si tendríamos que acudir a una instancia internacional, pues lo haremos, porque no estamos quitando nada a nadie.

— ¿Cuándo empieza exactamente la utilización de las aguas para el proyecto piscícola?

— Para el llenado de las piscinas piscícolas se utilizará el 30% del agua. Hay que dejar claro que no se cortará todo y esa parte del proyecto se iniciará por enero o febrero.

— Celestino Condori decía que usted denunció movimiento de tropas chilenas en la franja del Silala de ese país...

— Condori (presidente del Comité Cívico de Potosí) debe tener contactos con el Ejército chileno. Nosotros tenemos información de que hubo alguna movilización de tropas, pero sólo es una posibilidad proveniente de alguna fuente no confirmada de comunarios del lugar.

— El diplomático Ramiro Prudencio cuestionaba la funcionalidad de los proyectos...

— Hay bolivianos que no defienden los intereses nacionales. Lo cierto es que nuestra planta productora puede ser instalada tranquilamente ahí (en el lado boliviano del acuífero Silala) y luego trasladar la producción a un mercado seguro; es decir, Uyuni, a 180 kilómetros, lugar al que llegan cada año 80 mil turistas. Lo mismo es válido para la planta embotelladora de agua. Si le vamos a poner objeciones a todo, es como decir a los chilenos que entren y se apoderen de todo. Yo voy a seguir siendo práctico en utilizar esas aguas porque es de los bolivianos.

— ¿Hay planes de hacer algo parecido con las aguas del Lauca?

— Por ahora no, pero vamos a ver si en un futuro podemos utilizar también esas aguas. El primer paso es con el Silala.

— En determinado momento (1950) Chile ofreció a Bolivia una salida soberana al mar a cambio de una compensación territorial. ¿Aceptaría que este cambio toque a Potosí?

—Eso no puede ser así; nos han quitado nuestro litoral en una guerra injusta, por lo que una compensación territorial, cualquiera que fuere, no es viable. Éste es mi criterio personal. Si ellos tienen voluntad y apertura, tendrían que devolvernos una salida libre y soberana.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia