Animal Político

China es el nuevo almacén de Latinoamérica

Las exportaciones de los países latinoamericanos a China en 69% son bienes primarios, en 24% manufacturas basadas en recursos naturales.  En el caso de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay, las exportaciones están concentradas en porotos de soja, minerales o petróleo crudo. 

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos / La Paz

00:06 / 13 de julio de 2014

Por lo menos hasta 2012, casi todos los países de América Latina tuvieron como principal proveedor de bienes a China. De 17 países seleccionados (ver el cuadro adjunto), excepto El Salvador, todos tienen al ‘gigante asiático’ como uno de sus tres mayores fuentes de importación, según el estudio elaborado por el economista argentino Ariel Slipak (América Latina y China: ¿cooperación Sur-Sur o ‘Consenso de Beijing’, en la revista Nueva Sociedad Nº 250, marzo-abril de 2014, Nueva Sociedad-Friedrich Ebert Stiftung).

Pero un similar proceso de mayor vínculo con China se observa en el ámbito de las exportaciones, de lo que los países de la región le venden. Como se observa en el cuadro, en 2000, en la mayoría de las naciones, el lugar que ocupa China como país de destino es ciertamente secundario: era el 6º para Argentina, el 18º para Bolivia, el 12º para Brasil, el 36º para Colombia, el 54º para Honduras, entre otros. Doce años después, en cambio, en varios países se observa una decidida reorientación de sus economías: para Brasil, Chile y Perú pasa a ser el primer país destino de sus exportaciones; el segundo para Colombia, Uruguay y Venezuela; el tercero para Argentina y el cuarto para México, entre los casos más relevantes.

Mas es en el caso de las importaciones latinoamericanas en que se ve una evolución más dramática; el “gigante asiático” prácticamente copa todo el mercado con sus bienes, es el nuevo almacén de la región.

Para las 17 naciones seleccionadas por el estudio de Slipak (excepto El Salvador), en 2012 China está entre los tres primeros países que son fuente de sus bienes importados; mientras que para Brasil y Paraguay es el primero; para Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Perú y Venezuela, es el segundo país proveedor.

En cuanto a la evolución de cada país entre los años 2000 y 2012, en lo relativo a su cada vez mayor ‘dependencia’ del proveedor chino, destacan los casos de Brasil, que del lugar 11 en 2000, pasó al 1 en 2012; de Nicaragua, del sitio 20 al 3; de Colombia y Perú, del 9 al 2; o de Honduras y Venezuela, en que China pasó de la  posición 18 a la segunda como su fuente de bienes importados.

Pero he aquí la peculiaridad de las exportaciones latinoamericanas hacia China, lo que los estudiosos llaman la “re-primarización” (volver a ser esencialmente productores de materias primas). “En la mayoría de los casos —señala Slipak— las exportaciones de la región al país oriental se encuentran concentradas en unos pocos rubros: se trata casi exclusivamente de productos provenientes de actividades primario-extractivas o de productos industriales basados en recursos naturales”.

Hacia 2012, por ejemplo, de la totalidad de las exportaciones de América Latina y el Caribe a China, “69% se concentra en bienes primarios y 24% en manufacturas basadas en recursos naturales. Las manufacturas con bajo, medio y alto contenido tecnológico representan tan solo 2%, 3% y 2% respectivamente. A excepción de Costa Rica (cuyas principales exportaciones a China son circuitos electrónicos), para Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay, las exportaciones están concentradas en porotos de soja, minerales o petróleo crudo, según el producto básico disponible en cada país”, enfatiza Slipak sobre la base del documento de la Cepal (Comisión Económica para América Latina), Promoción del comercio y la inversión con China, Santiago de Chile, noviembre de 2013.

En el mismo documento, destaca el economista argentino, se señala, por el contrario, que “las importaciones de América Latina y el Caribe provenientes de China en 2012 se concentran en manufacturas con alto contenido tecnológico (41%); las de contenido tecnológico medio representan el 27%”.

Slipak recuerda el caso de Paraguay, el que exporta muy poco a China; esto se debe, indica, a que este país aún reconoce al gobierno instalado en Taiwán como la legítima República de China. Pese a que Paraguay cuenta con productos altamente demandados por China (poroto y aceite de soja, carne bovina y maíz) “el país sudamericano está vetado como proveedor como represalia por su política exterior. Este caso resulta sumamente ilustrativo sobre el proceder de la República Popular China hacia los países de la región”.

El investigador también destaca que la relación bilateral de China con cada país, Argentina, Brasil y Chile, por ejemplo en el caso de la explotación de litio, está “rompiendo” la integración que se podría tener si se negociase conjuntamente; cita el caso del Mercosur, que tiende a fracturarse debido a que cada quien negocia por su lado con el gigante asiático. En este sentido —insiste— es evidente que los países de la región no se han planteado una relación estratégica conjunta con China.

Hay que recordar que China firmó tratados de libre comercio con tres países: Chile (en 2005), Perú (en 2008), y Costa Rica (en 2011); en cada caso, se observó un salto en las exportaciones: Chile casi las cuadruplicó; en Perú, de 3.735 millones de dólares de exportación en 2008, la cifra subió a 7.849 en 2012.

Con respecto a la visión del Gobierno boliviano sobre China en el contexto regional, es ilustrativo lo que la Cancillería señala en su Memoria Institucional 2006-2013 sobre los BRICS (bloque formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica): Cada uno de los países BRICS “por su tamaño, su población y su desempeño económico, poco afectado por la crisis, constituye en su región un factor imposible de no ser tenido en cuenta y alrededor del cual tenderán a organizarse los futuros procesos de desarrollo económico y social, con implicaciones políticas y culturales.  (...) No se trata de un grupo homogéneo pero lleva a cabo reuniones periódicas para coordinar políticas económicas (y probablemente monetarias), relaciones exteriores y, tarde o temprano, sistema militar. Los BRICS constituyen un tercio de la población mundial y producen un cuarto del PIB mundial”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia