Animal Político

Cobraremos factura sobre la oferta de Evo

Queremos creer que la invitación del Presidente es real y no un discurso, pues todos los que hemos llegado al Congreso nacional hemos venido a aportar.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Morón

00:01 / 01 de febrero de 2015

Queremos tomar con buena fe la invitación que hizo el presidente Evo Morales de trabajar coordinadamente en los temas que favorezcan a Bolivia. Queremos creer que esta invitación es real y no un discurso, pues todos los que hemos llegado al Congreso nacional en esta ocasión, sobre todo los emenerristas, hemos venido a aportar y vamos a tomar la palabra del Presidente y le cobraremos la factura cuando presentemos nuestros proyectos de ley, cuando se trate de gestionar, de legislar y fiscalizar, porque aquí hay una oposición que quiere aportar al país.

Estamos totalmente de acuerdo en que los últimos diez años la oposición que ha estado en el Congreso no ha trabajado con propuestas claras y solamente se ha dedicado a cacarear y a destruir. Creo que hoy, en este siglo XXI, después de diez años en que el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) vuelve al Parlamento, es el momento de cambiar a la oposición antigua que no ha propuesto nada en una década... y valga la coincidencia: son diez años que no está el MNR y que no hay propuestas.

Estamos de vuelta los que sí sabemos dirigir y administrar un país —porque lo hemos hecho durante muchos años—, es decir que hemos vuelto los que sí vamos a elaborar leyes y propuestas que sigan aportando al pueblo boliviano y no leyes que beneficien al partido de turno, ni a los verdes o los amarillos, sino normas para todos los ciudadanos bolivianos, como son las normas históricas que ha hecho el MNR para este país y que hasta hoy existen. Con esa visión y objetivo hemos retornado al Congreso dentro del frente Unidad Demócrata (UD), por lo que vamos a exigir que tanto la oposición como el oficialismo aprueben las leyes que beneficien al pueblo, sin mirar qué partido político las está proponiendo.

Es en el Congreso, donde el oficialismo tiene dos tercios, donde cobraremos factura a las palabras del Presidente, que dijo que lo que quiere es una oposición constructiva, cuando nos invitaba a trabajar en conjunto.

Para que este escenario sea viable, el oficialismo debe saber leer el mandato que les ha dado el Presidente y jefe de su partido, tienen que ir en esa línea con congruencia para que la invitación no se quede en un simple discurso. Eso quiere decir que los representantes oficialistas deben tener la oreja grande para saber escuchar cuáles van a ser las propuestas que vamos a hacer. En el caso del MNR, tenemos una estrategia política en la que estamos trabajando para aportar leyes en esta gestión. Queremos mudar del MNR con su participación popular y pasar al siglo XXI con una profundización de la misma a través de la revolución económica solidaria y productiva que vamos a proponer a través de diferentes leyes, pues creemos que es fundamental un cambio en la matriz en el país, puesto que la realidad reciente no es la de este año y tenemos que estar preparados para transitar de una economía extractiva e informal a una formal y productiva. En ese eje estamos trabajando para aportar al país.

Por su parte, la oposición debe coordinar su agenda de acuerdo a sus programas y objetivos de trabajo. Toda coordinación política entre los partidos políticos no debe estar de acuerdo a quién, sino de acuerdo a qué es lo que queremos aportar al país. En base a eso debemos coordinar no solo toda la oposición, sino también el oficialismo, que tendrá que apoyar nuestros proyectos de ley.

Está claro que al retornar después de diez años, el MNR ha dado una señal clara de hacer gestión política, de que el Congreso no es un club de amigos, que es para trabajar, debatir y buscar consensos.

La última década hubo factores fundamentales como un golpe a la institucionalidad democrática y acefalías de partidos políticos que tengan principios e ideología, todo lo que hubo han sido agrupaciones ciudadanas que han estado reeditándose en cada proceso eleccionario simplemente para querer copar espacios. Estuvieron trabajando en torno a quién es el líder o el jefe de empresa que va a liderar una agrupación ciudadana. Una vez que llegaron a tener espacios en el Congreso, al no tener principios ni ideología, no siguieron una línea orgánica para poder tener una oposición cohesionada para aportar al país. En el caso del MNR, éste es un partido histórico que ha dado un salto al siglo XXI con una nueva generación política; por ejemplo, yo soy de la tercera generación de movimientistas en mi familia, la ideología está en mi sangre. Es decir que los movimientistas del siglo XXI somos de raza política, tenemos herencia partidaria, que es lo que ha faltado en el Congreso.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene sus principios y su ideología, el MNR también, todas los demás son agrupaciones ciudadanas transitorias. En el Congreso nacional se va poder ver cuál es la posición política de los partidos que tienen organicidad, principios e ideología.

Está claro que nosotros, que estamos presentes por 71 años en la política, no representamos ni a la izquierda ni a la derecha. Si quieren cambiar de nombre a las políticas que ha aportado el MNR al país para taparnos, eso quiere decir que hemos hecho un buen trabajo en el siglo XX y lo haremos en el siglo XXI.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia