Animal Político

Concejalas, víctimas de la cultura patriarcal

Hay 572 casos denunciados

La Razón / Carlos Corz / La Paz

00:00 / 22 de abril de 2012

Oh, mortal privilegiado, que de perfecto cabal gozas seguro renombre! En todo caso, para esto, te ha bastado nacer hombre”. Este fragmento del poema Nacer hombre, de Adela Zamudio (1854-1928), reflejaba una sociedad patriarcal aún no superada, cuyos males contaminan diferentes ámbitos, entre ellos el político. En los últimos 12 años, 572 concejalas denunciaron que fueron objeto de acoso y violencia política para dejar sus cargos y favorecer a sus pares varones.

La Revolución de 1952, a 24 años de la muerte de la poetiza, abrió paso al voto universal, aunque no al ejercicio del derecho político pleno de la mujer. María Eugenia Rojas, directora de la Asociación de Concejalas de Bolivia (Acobol), explica que, principalmente en el área rural, coexiste, de forma contradictoria con el avance democrático, un sistema patriarcal que no tolera trabajar junto a la mujer, aunque la “instrumentaliza” para cumplir con las cuotas de género y sumar votos.

La Ley de Partidos Políticos de 1999 estableció una participación del 30% de mujeres en las listas de candidatos, mientras que este porcentaje subió al 50% en la Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas de 2004. En las elecciones de abril de 2010 fueron elegidas 1.846 concejalas, entre titulares y suplentes, y 22 alcaldesas. Sólo el 6% de estas concejalas fue reelecto. ¿Pone esta cifra en evidencia un bajo nivel de consecuencia política de la mujer? o ¿visibiliza los problemas que enfrentan?

Uno de los últimos casos de violencia y acoso político revelado es el de la concejala de Ancoraimes Juana Quispe. Grupos vinculados a organizaciones campesinas no le permitieron ejercer el cargo por 20 meses y, a 32 días de haber recuperado su derecho, la asesinaron. Fue golpeada, acusada de ser infiel y hostigada para que renuncie a su cargo, pero resistió y ello parece haberle costado la vida.

Como éste, hay otros 572 casos  registrados por Acobol entre 1999      y abril de 2010. Uno de ellos refiere: “La concejala vivió en concubinato con su primera pareja, con quien decidieron separarse hace dos años. Actualmente sostiene una nueva relación, situación que es mal vista por la comunidad y organizaciones sociales, razón por la que le piden renunciar al cargo argumentando que, como mujer, da mal ejemplo a la población” (La identidad de la concejala se guarda reserva).

— “Ella debe perdonar siéndole su esposo infiel; pero él se puede vengar. (Permitidme que me asombre). En un caso semejante hasta puede matar él, porque es hombre!” (A. Z.)—.

La Coordinadora de la Mujer reflexiona a través de su web que la descolonización sin despatriarcalización es un proceso incompleto. ¿Qué implicancias tiene esta afirmación? Inicialmente, poner en agenda en la sociedad civil y en la estructura estatal, que si bien es imprescindible descolonizar el sistema de relaciones jerarquizadas, cuya base es la diferencia étnica racial de un grupo de personas sobre otro, es igualmente importante despatriarcalizar el Estado y la sociedad boliviana.

La Constitución Política del Estado prevé en parte del artículo 26 que  “la participación será equitativa y en igualdad de condiciones para hombres y mujeres”. El principio es refrendado en el Código Electoral y la Ley de Régimen Electoral, que además establece la paridad y la alternancia.

En una encuesta realizada a 279  mujeres, entre alcaldesas y concejalas que concluían su gestión en 2010, la Acobol determinó que el 37% de la violencia política ejercida sobre ellas es psicológica y el 27%, física. El 38% corresponde a amenazas, el 9% a hostigamiento, el 7% a persecución y el 46% a presiones.

Las causas que motivan la violencia tiene que ver con que, desde el cargo, la mujer denuncia actos de corrupción (16%), abuso de autoridad (19%), falta de fiscalización (15%), irresponsabilidad en el trabajo (8%), diferencias laborales (14%) y diferencias en el partido (28%). Las agresiones son repetitivas en el 69% de los casos y van desde dos hasta 30 veces.

— “Él se abate y bebe o juega. En un revés de la suerte: ella sufre, lucha y ruega. (Permitidme que me asombre). Que a ella se llame el ‘ser débil’   Y a él se le llame el ‘ser fuerte’ Porque es hombre!” (A. Z.)—.

Según el proyecto de ley Contra   el Acoso y Violencia Política hacia  las mujeres (en debate la Asamblea Legislativa), el acoso político es el acto o conjunto de actos de presión, persecución, hostigamiento o amenazas cometidos por una o un grupo de personas. La violencia política se entiende como las acciones, conductas y/o agresiones físicas y psicológicas cometidas por una o un grupo de personas. Ambos casos, una vez vigente la norma, serán considerados delitos penales con condenas de dos hasta ocho años de cárcel.

Según Rojas, esta problemática no es exclusiva de Bolivia, sino que está presente en el resto de los países de América Latina y el Caribe, sobre todo en Guatemala y México.  Otro   de los casos recogidos por Acobol testimonia que una concejala fue denunciada por un concejal ante la Comisión de Ética porque supuestamente le faltó al respeto y lo discriminó.

Para el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Lucio Marca,   es necesario un trabajo de sensibilización para generar una conciencia social sobre la igualdad política “entre hombre y mujer”. Advierte que no basta con una ley que penalice la violencia y el acoso político.

Quienes atacan a concejalas recurren a diversas estrategias, entre ellas afectar y mellar su dignidad. En un municipio rural se empapelaron las paredes con denuncias contra una concejala. “...Esta concejalita mosca muerta es una adúltera, no sabe dónde está parada esta perra desgraciada...se mete con casados... Es una garrapata que se pega a los hombres...”, se lee en el panfleto que llegó a Acobol.

—“Oh, mortal privilegiado, que de perfecto y cabal gozas seguro renombre! En todo caso, para esto, te ha bastado nacer hombre”—, escribió la poetisa hace más de 84 años.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia