Animal Político

Kim, el ‘niño encantador’ de Corea del Norte. Miguel E. Gómez Balboa

La Razón / La Paz

00:01 / 07 de abril de 2013

Kim Jong-un tiene encanto de niño. Así lo afirman sus devotos. Tal vez ello explique que el presidente y mariscal del Ejército de Corea del Norte quiera jugar a las “guerritas” con Estados Unidos —si es que no lo hace ya, porque terminé de escribir esta columna el viernes—. Y tal vez nadie le alertó que las “guerritas nucleares” no son para jugar. Lo cierto es que este líder conocido más por sus aires tiránicos que por ayudar a su pueblo, ha puesto en agenda a la Tercera Guerra Mundial.

Es sucesor de Kim Jong-il, quien falleció en 2011. Es parte de una dinastía que detenta el poder por tres generaciones. Un jefe vanidoso, encapsulado en un mundo creado por sus colaboradores, uno muy distorsionado, en el cual sólo recibe halagos y pleitesías dignas de una deidad. Les ganó la pulseta por el trono a sus dos hermanos: al primogénito por intentar usar visa falsa en Japón para visitar Disneylandia, y al otro, por ser considerado “afeminado” por su progenitor.

Poco se sabe de Kim Jong-un. Basta decir que ni siquiera se conoce su edad, ya que se especula que tiene 30 o 33. Son las consecuencias del “cerco norcoreano”. Lo palpable es que dirige al país más aislado del mundo, un régimen comunista que sólo restringe a sus ciudadanos comunes y corrientes, porque el llamado “Líder Supremo” se comporta como un acérrimo capitalista, con “gustos occidentales”: maneja smartphone y tiene una computadora portátil de Apple.

Se dice que es autoritario e irascible como su padre. Que heredó sus excentricidades: Kim Jong-il tenía 35 mil estatuas, era un gastador empedernido que vivía entre lujos y glamour —mientras la mayoría del pueblo tiene lo justo para sobrevivir y es asolada por la hambruna—. Y la prensa oficial —que no lo paraba de alabar, al igual que hace con su sucesor— señalaba que inventó la hamburguesa o que era el mejor golfista del orbe: que hacía “hoyos en uno” como si cocinara pipocas.

Eso sí, Kim Jong-un le salió basquetbolista. Es un fanático de la NBA, especialmente de los Chicago Bulls; una muestra de ello es que recibió en Corea del Norte al también excéntrico Dennis Rodman, exjugador de este equipo. Y se comenta que le apasiona el manga japonés y los videojuegos... Es que como dicen sus devotos, es un “niño encantador”. Pero ojalá no crea que está a punto de empezar un juego de guerritas de Call of Duty en su Xbox.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia