Animal Político

Crisis en la Asamblea cruceña echa al olvido al Estatuto autonómico

Las bancadas de la Asamblea Departamental de Santa Cruz se acusan unas a otras de dejar en el olvido el proceso de adecuación de los estatutos autonómicos. Con el oficialismo departamental sin dos tercios las pugnas afloran.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 15 de diciembre de 2013

La adecuación de los Estatutos Autonómicos de Santa Cruz y, por consiguiente, su aprobación y futura aplicación duermen una siesta de casi un lustro, que no es interrumpida siquiera por el ruido que ocasionan las disputas entre conservadores, moderados, representantes indígenas y masistas en la Asamblea Departamental. A causa de estas pugnas y la incapacidad de los distintos frentes de llegar a un acuerdo político para encaminar el proceso autonómico, éste no puede seguir adelante y se encuentra estancado.

El analista Reymi Ferreira asegura que “no hay interés del oficialismo ni de la oposición” por llegar a un acuerdo político que haga avanzar esta cuestión. Sin embargo, tanto el secretario de Gobierno de la Gobernación (Vladimir Peña) cruceña como el asambleísta aliado de los Verdes José Luis Martínez aseguran que la adecuación es prioritaria en su agenda.

“En este momento no hay mayor interés. No hay voluntad política porque están dedicados a lo electoral en el caso de Verdad Democrática Social (Verdes). Es una gran omisión, uno de los grandes puntos débiles de los que se puede acusar al oficialismo cruceño”, señala Ferreira.

Ya se vieron las pugnas durante el proceso de socialización de la adecuación que el oficialismo cruceño hizo recientemente. Los informes de la Comisión Especial de adecuación estatutaria no fueron aprobados. A esto se suma que la bancada de Verdes perdió los dos tercios en el pleno.

La coalición Alianza Verdes entró al legislativo cruceño en 2010, con 12 representantes (dos de los cuales entraron con la sigla Verdes, la agrupación del gobernador Rubén Costas, pero son parte de Nuevo Poder Ciudadano, NPC, de Germán Antelo); el Movimiento Al Socialismo (MAS), nueve; los pueblos indígenas, cinco; y el Frente Amplio-Movimiento Nacionalista Revolucionario (FA), que tiene un alianza sólida con Verdes, dos.

El total es 28. La Ley Marco de Autonomías señala que para aprobar  los estatutos autonómicos se debe reunir dos tercios del total. En el caso de Santa Cruz esa cifra es 19. Verdes, de tener cómodamente los dos tercios el primer año de su mandato, se fracturó en junio de 2011 cuando los asambleístas de NPC (Javier Limpias y Jorge Santiesteban) rompieron la alianza.

Dentro de esa fuerza también existió fricción con su asambleísta Ruddy Dorado. Luego, el oficialismo tuvo los dos tercios con el apoyo de los cinco asambleístas indígenas antes alineados al MAS; sin embargo, se dieron la vuelta y pactaron con Costas después del conflicto con el Gobierno central por la carretera que atravesaría el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS).

Hasta ahí todo seguía cómodo para el oficialismo cruceño. Hasta que la asambleísta indígena Rosmery Gutiérrez, aliada del oficialismo departamental, fue relevada de su cargo en una asamblea del pueblo Yuracaré-Moxeño (nación de la que, en un momento, se cuestionó su existencia) y fue sustituida. Su reemplazante, José Luis Blanco, se alineó al MAS y dejó a Costas sin los dos tercios.

Una sencilla aritmética da como resultado que el oficialismo tiene 16 votos y necesita 19 para los 2/3. Si bien esto no afecta la gobernabilidad, pues Costas tiene en la Asamblea una holgada mayoría simple, sí traba el proceso de adecuación y, relativamente, la elección de vocales electorales del departamento, que también debe ser aprobada por dos tercios de los presentes. “En descargo de Verdes, hay que decir que no tienen los dos tercios para readecuar los estatutos. Su alianza con la bancada indígena no le sirve para hacerlo”, dice Ferreira.

La analista Helena Argirakis amplía y coincide en que no hay voluntad política para realizar la adecuación y explica el “empantanamiento” por dos cosas. “Lo primero es el proyecto político personal que tiene Costas, se dirime entre seguir en un liderazgo departamental o si se proyecta a uno nacional. En ese compás de espera, él está jugando a administrar el tiempo”, dice. Si encamina “acuerdos políticos” para adecuar los estatutos, esto le puede generar “repercusiones políticas personales” porque él todavía “no tiene” elementos suficientes para saber cómo manejar el tema de la adecuación, opina.

El otro aspecto que ocasiona la postergación es que el bloque “más radical del movimiento autonomista conservador” de la élite cruceña —para Argirakis también hay un movimiento autonomista progresista popular— ha “desechado” a la autonomía como “vértice” de su proyecto político. En la solicitada de un grupo de personalidades de Santa Cruz y La Paz, que salió hace dos semanas en Página Siete, la analista ve un reacomodo de la oposición.

Entre los que firman, Argirakis destaca a Paula Peña, Magy Talavera. A “primera vista aparenta” ser un texto más de “quejismo”, es decir del “síndrome de abstinencia de poder que tiene la oposición”; pero si se “lee más profundamente”, cuando comienzan a hablar de un “proyecto democrático alternativo de país” se devela “el eje político de una nueva etapa de la oposición”.

“Habiendo fracasado el bloque conservador, han desechado la autonomía, ésta no les sirvió para sus propósitos frente al recambio de la composición étnica del poder y la reestructuración del Estado”. Como la autonomía “no les sirvió, no tienen ninguna urgencia” por adecuar el estatuto, pues “ya no les sirve”. En cambio, están cambiando hacia un “nuevo norte político” que está en forma “básica” en esa solicitada con los “ejes de la democracia liberal representativa”, señala.

“Vuelven al estribillo de ‘Estado de Derecho’, los ‘Derechos Humanos’ y toda esa matraquilla de núcleo liberal que disfraza intereses conservadores y reaccionarios. Se reorganizan sobre eso, lo que me hace creer que no va a haber el estatuto”, problematiza.

La ministra de Autonomías y Descentralización, Claudia Peña, coincide y ve que la adecuación significaría un costo político “muy alto” para el oficialismo de Costas, porque en Santa Cruz se “vendió a los estatutos” en 2008 como “generadores de Estado, lo que no ha sido cierto” y ha provocado una “pelea interna”.

El desacuerdo es sobre “meter o no mano” al texto, pero “no hay capacidad política para resolver esto”. “Mientras no haya capacidad política para terminar con sus peleas internas creemos que se seguirá dilatando una verdadera discusión sobre el contenido del estatuto”, juzga. 

Disputas. ¿Y en todo este entramado, a qué juega la bancada departamental del MAS? Ferreira afirma que ellos se oponen a aprobar los estatutos autonómicos “tal como están” porque tienen una “gran diferencia ideológica de conceptos”: “va a ser demasiado difícil que una de las partes ceda y claro, es más fácil que ceda la mayoría de Costas, pero no hay voluntad política por ambas partes. Tampoco los del MAS tiene el menor interés de encaminar la adecuación por un tema político” porque en las próximas elecciones “se va a cuestionar” que la vanguardia autonomista —que “fue Santa Cruz”— no pudo “siquiera” adecuar sus estatutos. “En términos políticos y electorales, esto favorece al MAS, pero se perjudica al departamento porque va a funcionar sin un estatuto aprobado”.

Por su parte, el asambleísta Limpias, perteneciente a NPC de Antelo y opuesto a Costas, dice que el Gobernador —en determinado momento— tuvo los dos tercios y el apoyo para adecuar el estatuto, “pero en el camino se perdieron. Luego Costas no se ha manifestado de manera expresa, su mayoría política no avanza en la comisión. Está demostrándose que están esperando que el tiempo pase y se llegue al proceso electoral”.

Para Limpias, “el oficialismo cruceño no da ninguna señal de querer adecuar el estatuto” y estaría esperando que pase el tiempo porque cuando se acerquen las elecciones, le resultará “más fácil” hacer una ley de régimen departamental que se aprueba con mayoría simple —la cual posee los verdes holgadamente— que aprobar los estatutos por dos tercios.

A esto replica el miembro del ejecutivo Vladimir Peña: “esas personas” que acusan de que “trabamos” la adecuación que “digan su propuesta”, sólo se “dedican a criticar”. “No- sotros sí estamos trabajando en la adecuación y vamos a ir al debate”.

Martínez, de Verdes-FA, refuerza a Peña diciendo que “urge priorizar” la adecuación, pero que se deben dejar de lado los “intereses personales”. “Se ha socializado y se ha complementado el estatuto porque tenemos la obligación de aprobarlo como mucho hasta enero o febrero. Sabemos que no tenemos dos tercios, pero hay que hacer esfuerzos”, afirma.

“Ya está de buen tamaño, hay que aprobarlos para tener una autonomía plena. Pero lo traban sobre todo los intereses y el radicalismo de la bancada del MAS, que no tiene propuestas, deben reflexionar. En otras bancadas también hay intereses personales, aunque no puedo decir quiénes, si bien la traba principal es la del MAS”, cuestiona.

El asambleísta por el MAS y jefe de esa bancada, Edwin Muñoz, cuenta que cuando se estaba tratando el informe de la adecuación “ni Verdes se animaron a aprobarlo”. “Nosotros siempre dijimos que antes de llevar a cabo un proceso tan importante, se debió hacer un pacto político, estos son los malos resultados”.

Unos y otros se acusan de ser los responsables del empantanamiento, y unos y otros llaman a deponer los “intereses de grupo y personales”; lo cierto es que el departamento que blandió la bandera de la autonomía terminó por ser el más rezagado en el proceso.

La salida política que ve Argirakis es pesimista porque sólo vendrá con las elecciones departamentales de 2015, cuando se cambien la correlación de fuerza en la Asamblea Departamental, “pues mientras no haya un cambio en la correlación de fuerza, la adecuación va a seguir empantanada por el despliegue de intereses entre conservadores radicales y conservadores moderados”.

‘Proceso no está siendo participativo’: Claudia Peña, ministra de Autonomías

La adecuación de los estatutos de Santa Cruz es estratégica para la legitimación del proceso porque en el referendo autonómico de 2008 hubo un ausentismo del 40% por considerarlo ilegal. Nos preocupa que la adecuación no está siendo realizada de manera participativa. La otra preocupación es por los tiempos electorales, no sabemos si una ley nacional o departamental saldaría el vacío.

‘No les interesa aprobar los estatutos’: Reymi Ferreira, analista

No les interesa aprobar los estatutos porque esto ni siquiera estaba contemplado en su agenda. Habiendo pasado ya el interés político, ahora ya no tienen la voluntad política porque están dedicados al proceso electoral, sobre todo en el caso del partido de los Verdes. Es una omisión que se puede cuestionar al oficialismo, pero también a las demás bancadas.

‘La autonomía en Santa Cruz apesta’: Helena Argirakis, analista

La autonomía en Santa Cruz apesta como un trapo viejo pues es algo que al bloque conservador radical no le sirve. La han desechado porque nunca fue un proyecto genuino, sino un dispositivo ideológico para legitimar un proyecto ultraconservador. Ahora se ven enfrentados porque Bolivia es un Estado autonómico, pero no quieren descentralizar el poder hacia abajo, hacia las provincias.

‘Urge priorizar el proceso’: José Luis Martínez, asambleísta de Verdes-FA

Hay el mandato de un pueblo, por lo que urge priorizar el proceso de adecuación y deponer intereses de grupo y personales para aprobar los estatutos lo antes posible. Para eso se ha bajado a socializar el estatuto, se han recogido sugerencias y se ha complementado. Tenemos la obligación de aprobarlo lo más antes posible, a más tardar hasta febrero.

‘No hay señal de querer adecuar el Estatuto’: Javier Limpias, asambleísta de Santa Cruz de NPC

No hay señal clara y contundente de que se quiera adecuar el estatuto ¿y eso por qué? Porque para Costas es más fácil conseguir 15 votos de mayoría simple para una ley de régimen electoral departamental para normar la elección de abril de 2015 que conseguir 19 votos (2/3) y adecuar el Estatuto. La Ley Marco de Autonomía dice que se puede hacer eso si no están listos los estatutos.

‘Elecciones no pasan por los estatutos’: Vladimir Peña, secretario de Gobierno de la Gobernación

El tema de los estatutos no pasa por el de las elecciones generales ni departamentales ni un cálculo político, como algunos quieren hacer ver sin proponer nada concreto. Desde nuestra bancada sí se está trabajando en la adecuación y vamos a ir al debate, ésa es la instrucción del presidente de los “Demócratas”, Rubén Costas. Entonces se quiere seguir con la adecuación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia