Animal Político

Cristina tiene el mismo enemigo que Evo: la derecha

Ariel Basteiro El Embajador de Argentina resalta que Bolivia dirija al bloque G77+China y sostiene que es una muestra del crecimiento y desarrollo del país, lo que se expresa aún más con la organización de  la cumbre de países en vías de desarrollo que se llevará a cabo en junio en la ciudad de Santa Cruz. Postula que los réditos que se obtendrá con esta cita es visibilidad y protagonismo. Revela que funcionarios argentinos señalaron a Bolivia cómo hacer funcionar la oficina en Naciones Unidas.

Ariel Basteiro

Ariel Basteiro

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñéz

00:00 / 16 de marzo de 2014

La amabilidad es una característica de Ariel Basteiro, el embajador de la República de Argentina en Bolivia. En medio del trajín por la llegada del vicepresidente argentino, Amado Boudou, y la provisión de ayuda humanitaria para los damnificados por las inundaciones en el país, el diplomático recibe a Animal Político en su despacho de la zona de Sopocachi. Es uno de los fundadores de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), entidad  equivalente a la Central Obrera Boliviana (COB). Su vida política la inició a los 18 años en el Partido Socialista de su nación. Se sienta en uno de los elegantes sillones de cuero y se alista para la conversación.

— ¿Cómo está la relación bilateral entre ambos países?

— En el plano de los presidentes, percibo que hay una verdadera admiración mutua de Cristina Fernández hacia Evo Morales y de Evo hacia Cristina, es de mucho respeto y de mucho cariño.

— ¿Entre los gobiernos?

— Lo mismo, de permanente nivel de interrelación, se desarrollan actividades conjuntas y encuentros entre ministros de ambos países.

— ¿De qué manera la integración es parte de la agenda bilateral?

— El monumento al héroe Manuel Belgrano que financió el Gobierno argentino (fue inaugurado el sábado 8 en Macha, Potosí) va a tener un correlato cuando en Buenos Aires se instale la estatua de Juana Azurduy. Es una acto que es la coronación de la interrelación que hay entre ambos países.

— ¿Y la complementariedad?

— Los niveles de complementación (se dan) en el aspecto económico, en la venta del gas, fuente importante de ingresos que tiene Bolivia y que Argentina lleva adelante sin ningún tipo de contradicción.

— ¿Apoyarán en la organización de la cumbre del G77+China que se celebrará en Bolivia en junio?

— Cuando Bolivia tomó la resolución de asumir la presidencia del G77+China, funcionarios argentinos vinieron (a Bolivia) a poner en conocimiento de la Cancillería boliviana cómo hacer funcionar la oficina en Naciones Unidas.

— Argentina presidió el grupo en 2011, ¿cuál fue su experiencia?

— Es un honor para cualquier país presidir un organismo de tamaña envergadura. Que lo presida por segunda vez Bolivia en su historia no deja de ser un dato importante y confirma el momento y el protagonismo que tienen Evo Morales y Bolivia, en el ámbito internacional.

— ¿Argentina solo la presidió?

— Cuando la presidió no tuvo que organizar (una cumbre). No es un tema menor organizar la cumbre. Eso muestra que Bolivia ha tenido un crecimiento y un desarrollo importantes.

— ¿Qué beneficios se logran?

— Visibilidad y protagonismo. Tiene importancia y beneficios que no son inmediatos. pero sí hacia políticas que a Bolivia le interesa desarrollar en el ámbito internacional; pueden mejorar su performance, su perfil.

— ¿La presidenta Fernández asistirá a la cumbre?

— Sí, ya está confirmada su presencia y de las comitivas, acompañados por un grupo importante de organizaciones sociales argentinas que también van a participar.

— ¿Esta cumbre puede reafirmar la posición que tiene su país respecto a las islas Malvinas?

— Seguramente, mi país, en toda tribuna, escenario o lugar que tiene para hacer esa reivindicación la lleva adelante y lo hace. El G77+China es un ámbito muy importante para poder implementarla e impulsarla.

— ¿En qué sentido?

— En el G77+China están los países que históricamente votaron a favor de reclamarle a Gran Bretaña a iniciar la negociación, la discusión por la soberanía de las Malvinas. Así que es un tema que va a estar en la agenda de Argentina.

— ¿Llevarán alguna propuesta para la agenda Pos-Milenio?

— Es el espacio para discutir sobre el desarrollo humano y social. En el caso de Argentina, más allá de las Malvinas, suele poner como necesidad la discusión de la metodología del mundo financiero, de aquello conocido como “fondos buitres” que se manejan con total impunidad. Son fondos especulativos, los que provocan las desestabilizaciones democráticas de los gobiernos, los que generan los “golpes blandos” como lo que pasó con Venezuela y muchos otros lugares.

— ¿Pasó en Argentina?

— Desde que está Cristina, hubo ocho corridas cambiarias. Hay sectores que tratan, a través de la cotización del dólar, modificar las pautas económicas que tiene el país.

— ¿Qué medidas se tomaron?

— Por ejemplo, el acuerdo de precios que se logró en más de 400 productos de la canasta familiar básica y que incluso el Banco Mundial lo puso como ejemplo.

— ¿Los medios no lo informan?

— Cuando uno lee algún diario opositor se cree que uno está en el peor de los mundos; lo que pasa es que hay una muy fuerte confrontación con medios que tratan de mostrar una realidad virtual.

— ¿Cuál es el principal enemigo que tiene Cristina Fernández?

— Son los mismos enemigos que tiene Bolivia y los países de la región, los sectores que gobernaron nuestros países durante los últimos 200 años y que por primera vez en la historia miran hoy la situación sin capacidad real de poder incidir abiertamente en las medidas políticas.

— ¿Quiénes son?

— Es fundamentalmente la derecha. Su ideología política económica es la que se confronta con las realidades que hoy tienen nuestros gobiernos.

— ¿Cómo se cambia esto?

— Con políticas que se adopten en la región, como la convocatoria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y no darle espacio a que la Organización de Estados Americanos (OEA) sea el organismo que discuta el futuro de cada uno de nuestros países.

— ¿Encuentros como el del G77+China  son útiles para esto?

— Nos ayuda a todos a tomar conciencia de que es un problema que determinados sectores del poder quieren para todo el mundo.

— ¿Cómo ve Argentina a la Comunidad Andina de Naciones?

— En el continente siempre hemos mantenido relaciones comerciales políticas y sociales con los países de la mejor manera. Argentina mira y potencia el Mercado Común del Sur (Mercosur) y cree que sí puede ser fácilmente complementario el tema del Pacto Andino. Preocupa sí, en estos tiempos, el tema de la Alianza del Pacífico, que se desarrolló entre países (México, Colombia, Perú y Chile) que también están dentro del Pacto Andino.

— ¿Por qué preocupa?

— Porque es una intromisión de políticas que ya creíamos haber superado cuando se enterró el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en 2005. Estados Unidos generaba acuerdos bilaterales con nuestros países sin ningún tipo de protección a nuestras economías.

— ¿Es similar al ALCA?

— Está intentando reflotar algunas actitudes políticas que están superadas. Pero creo que cada país tiene derecho a pensar su destino de la manera que crea conveniente.

— ¿Puede dañar la integración de los países latinoamericanos?

— Los acuerdos son con Estados Unidos, con la economía más importante del mundo, sin la posibilidad ni la autonomía que tiene el Mercosur para discutir comercialmente con todos, no con uno.

— ¿Existe la posibilidad de que ese tipo de acuerdos se amplíen?

— Hay otro mundo, no es el de hace diez años. Nuestros países deciden su futuro fronteras adentro. No la discuten en organismos donde haya una potencia hegemónica.

— ¿Es posible una integración sudamericana con la emergencia de la Alianza del Pacífico?

— Está dentro de la Unasur que  sirve y ayuda, es una estructura que unifica a todos sin incluir en la discusión los intereses comerciales, que garantiza las democracias. Hay que lograr que el Mercosur no sea una alianza solo comercial, sino que sea política, de la gente.

— Hablando de integración. ¿Argentina respalda la reposición del diálogo entre Chile y Bolivia?

— Los cambios que se han producido en Chile con la llegada de Michelle Bachelet me parece que van a permitir mejorar esa intención en la búsqueda de diálogo y acuerdos. Argentina brega por eso de manera activa, al menos lo quiere y son dos pueblos hermanos en los cuales creemos. Me parece beneficioso que se pueda entablar una mesa de diálogo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia