Animal Político

Cuestión de género

Adriana Gil, con su fresca rebeldía e ideas claras, se lució como un buen prospecto político; Tomasa Yarhui, sabiduría quechua la suya, habló de lo que quería hablar; Margoth Soria demostró una vez más que sabe dónde está sentada, cómo decir lo que piensa y lo que siente.

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo 'Pachi' Ascarrunz

00:03 / 28 de septiembre de 2014

Si alguien ya ganó en esta fase preelectoral, es el movimiento por los derechos de las mujeres: sus protestas callejeras consiguieron la renuncia de un candidato de Unidad Demócrata (UD) por supuesta violencia física contra su esposa, y pusieron en jaque a otro del Movimiento Al Socialismo (MAS) por sus declaraciones ofensivas hacia el sexo femenino. La repulsa sobrevino en una coyuntura de condenable auge feminicida en el país. Fue, en todo caso, la expresión irritada de la sociedad civil frente a las secuelas de un sistema patriarcal y machista.

Esta manifestación espontánea y exitosa, sin embargo, no elevó en nada el bajo perfil político de las candidatas en esta fase previa a las elecciones del 12 de octubre. No obstante, tal protagonismo venido a menos iba a cobrar centralidad en el Foro —que no debate— de la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP). Las tres vicepresidenciables gratificaron a la teleaudiencia con una verdadera lección de comportamiento democrático; cada una desde sus capacidades, cada cual con su personalidad, imbuidas de respeto y sentido ético; bien acompañadas, es cierto, por el candidato varón —muy a tono con sus pares, el caballero beniano—.

Me privo de entrar en precisiones sobre los contenidos del encuentro televisivo, ya mucho se ha escrito sobre la materia. Voy a anotar solo algunos matices de estilo:Adriana Gil, con su fresca rebeldía e ideas claras, se lució como un buen prospecto político; Tomasa Yarhui, sabiduría quechua la suya: habló de lo que quería hablar, respondió preguntas, también, y supo frenar a algún despistado molesto por su hablar en lengua propia; Margoth Soria, demostró una vez más que sabe dónde está sentada, cómo decir lo que piensa y lo que siente, cómo plantar las raíces programáticas de los “verdes”.

Para la puesta en escena, los organizadores importaron a Ximena Antelo: para abrir el diálogo, controlar turnos y tiempos y despedir el programa. Pero otro hecho le iba a sumar laureles a la periodista cruceña. De vuelta a casa, puso a valer su inventiva, pues se inventó, precisamente, su propio debate: en el set de No mentirás sentó frente suyo a Tuto Quiroga; tras un diálogo ameno y esclarecedor, sin previo aviso presentó al candidato/vicepresidente, Álvaro García Linera que, desde la videograbación, incitó al invitado a debatir, virtualmente, logrando con ello el cara a cara aguardado entre oficialismo y oposición, que no se dio en tiempo real a lo largo del proceso, es claro, ni se dará, es sabido, en ningún otro escenario. Ximena rubricó la faena dando paso a la participación ciudadana a través de mensajes de texto, unas veces cuestionando al abanderado demócrata-cristiano-neoliberal; las más, dándole su respaldo.

Punto alto para la conductora oriental, que está pasando por un buen momento de su carrera, y para el colega Pomacusi, productor/director del programa No mentirás.

EMPODERAMIENTO. Ya me aprestaba a ensayar algunas analogías y comentar ciertas sincronías asociadas al empoderamiento de las mujeres de nuestra América sureña, empezando por la mandataria argentina Cristina Fernández,  y continuando con las lides electorales —debates mediante— entre Michelle Bachelet y Evelyn Mattei, en Chile, y los más recientes téte a téte Dilma Rousseff-Marina Silva, en Brasil, cuando el alcalde cruceño, Percy Fernández, volvía por las andadas, esta vez haciendo víctima de sus ultrajes a una maestra de ceremonia que, sin intención alguna y debido a una pausa silente del disertante, dio por terminada su intervención. La autoridad edilicia volvió a hacer de las suyas en plena efeméride cruceña y en un acto solemne, mientras en la Feria Internacional miles de ciudadanas y ciudadanos vivían la fiesta de la muestra ferial que, por sí sola, habla del inobjetable desarrollo departamental.

No le vamos a pedir a Fernández que renuncie, por decoro, pues el honor no parece ser parte de su naturaleza, pero alguien tendrá que pararle el coche a este troglodita; alguien tendrá que decirle ya está bueno de tanta majadería octogenaria, hombre. ¿No les parece?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia