Animal Político

Debatir qué con el presidente Morales

En las extremas condiciones de pobreza intelectual de los tres principales candidatos de la derecha tradicional conservadora (Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina y Juan del Granado), uno se pregunta qué podrían debatir con nuestro mandatario Evo Morales, líder internacional, presidente del Grupo 77 + China.

La Razón (Edición Impresa) / Marcelo Elío

00:01 / 24 de agosto de 2014

En los últimos días, con marcado interés los candidatos de la oposición han apuntado toda su artillería buscando una confrontación con la primera fuerza política de Bolivia, el Movimiento Al Socialismo - Instrumento por la Soberanía de los Pueblos ( MAS-IPSP).

El candidato a la presidencia por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), Jorge Tuto Quiroga Ramírez, repite como auténtico tecnócrata un discurso plagado de mentiras y sañudamente elaborado por lo que queda en el país de la embajada norteamericana; todo para tratar de poner en duda la nacionalización de los hidrocarburos. Pero lo que realmente causa indignación es el ofrecimiento demagógico de encontrar los restos del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, cuando todos sabemos que Tuto fue el aliado y vicepresidente del verdugo de Marcelo, el general Hugo Banzer Suárez.

A la demagógica contradicción en que cae el candidato Quiroga Ramírez, se añade el hecho de que, como aceptó públicamente, él aún no cuenta con un programa de gobierno para ofrecer al país.

Entre Unidad Demócrata (UD) encabezada por el empresario cementero Samuel Doria Medina, y el Movimiento Sin Miedo (MSM) de Juan del Granado hubo mutuas acusaciones, y de forma pública además, de no tener un programa de gobierno. Por todos los exabruptos que profieren a través de los medios de comunicación social ante la ciudadanía boliviana, pareciera más bien que ninguno de ellos tiene un programa de gobierno como se debe.

Hay un viejo dicho popular: “el pez muere por la boca” y cada vez que el candidato Samuel Doria Medina abre la boca parece que baja en las encuestas. Su primera metida de pata fue decir que volverá a vender el patrimonio del Estado empezando por el avión presidencial. La segunda fue ya el colmo, cuando manifestó que volverá a beneficiar a las empresas petroleras privadas transnacionales con el 50% de las utilidades de los hidrocarburos, en contracorriente absoluta con relación a la política hidrocarburífera del MAS y del presidente Evo Morales, pues con la nacionalización de los hidrocarburos se deja establecido que el Estado boliviano percibe ente el 86 y 88% de los ingresos por la venta del gas natural y las empresas privadas solo perciben ente el 14 y 12%, y  ahora son socias de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB-Corporación) y no dueñas de los recursos naturales, como ocurría en el modelo neoliberal, del cual Doria Medina, fiel a su condición de empresario, fue entusiasta defensor.

Y qué decir del candidato emesemista Juan del Granado, otro gran ferviente y entusiasta defensor de la privatización de las empresas del Estado y del modelo neoliberal que dejó a Bolivia en la quiebra económica, a tal extremo de que esos gobiernos del pasado pidan limosna a la comunidad internacional hasta para pagar sueldos y aguinaldo.

Bastará con puntualizar con que este personaje, salido de la fantasía del oportunismo, transitó por todos los partidos neoliberales incluyendo el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y que por este último hecho no deja de ser parte de la enajenación del patrimonio de los bolivianos.

En esas extremas condiciones de pobreza intelectual de los tres principales candidatos de la derecha tradicional conservadora (Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina y Juan del Granado), uno se pregunta qué podrían debatir con nuestro presidente Evo Morales, líder internacional, presidente del Grupo 77 + China, que tiene objetivos claros de políticas públicas que generan estabilidad política, social y económica para nuestra amada Bolivia. Pues sencillamente no hay nada que debatir.

No es lo mismo vender cemento o hamburguesas que administrar un Estado, pues el Estado no es una tienda de venta como creían los antiguos políticos neoliberaless, que hoy quieren hacerse a los nuevos y pobres angelitos.

Por tanto, tal vez puedan, a manera de debate entre facciones neoliberales, ponerse de acuerdo y plantear algo novedoso para el país; mientras tanto, no hay nada que debatir. ¿No le parece a la ciudadanía?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia