Animal Político

Se los Desirée en ficción - Ricardo Aguilar Agramont

La Razón / La Paz

00:00 / 15 de abril de 2012

Se ven concejalas cruceñas caminando de costado, con un movimiento de piernas parecido al de un abrir y cerrar de tijeras. En el centro de uno de los pasillos de la Alcaldía de Santa Cruz está Percy Fernández. Camina a su alrededor la suspendida presidenta del Concejo Municipal Desirée Bravo, siempre mirándolo de frente, preocupada y con el aspecto de buscar las palabras adecuadas para comunicarle algo.

No sé puej, Percy, cómo se lo deciré. Necesito su ayuda pa desmentir las traidoras calumnias que han levantao en mi contra. Si yo terminé el colegio, pa’su verdad, con las mejores notas, elay —dice la presidenta suspendida.

No ej máj, te acordáj de ese día que le saqué un papel del pantalón mientras hablaba a los vecinos, era su certificado de provisión nacional toditingo legalizao, mire. Pero para no distraerla lo guardé en el bolsillo de mi remera y lo olvidé. Mañana mismo se arregla el asunto —explica el precavido Alcalde, siempre presto para dar su mano amiga. — Cómo deciré lo agradecida que estoy, si no estaría suspendida del Concejo haría una sesión en honor a su amistad.

Hay un probleminga, pero se soluciona nomáj, ¡oiga! En el informe de gestión saqué el papelingo y se lo metí en el de Ivonne Satt y también me olvidé pedirle que me lo devuelva. Si soy burro, ¿eh? No es más llamarla y lo saco rapidingo. (La manda a llamar). Laj patrañaj que andan diciendo esos fementidos la pagarán con creces. Máj bien que venga la secretaria, necesito sacar de su bolsillo mi agenda —pide el Alcalde.

(Por el pasillo atraviesan los dos concejales suspensores de Desirée ahora suspendidos por suspenderla del Concejo —créase o no esto último no es ficción—, caminan como  si tal cosa, se sienten más bachilleres que la concejala presidenta).

Mire a estoj, si se les ve el riesgo procesal en la cara, seguro el fiscal los hace detener cualquier ratingo, oiga elay. Vámonos, no vaya a ser que alguien esté escuchando y luego lo escriba ¿me devolvéj mi billetera? Te invito un somó en la Delicias —dice Percy.

No es más, está donde la dejó, en mi pantalón —contesta. ¡Si tengo suerte! En mis amigos puedo confiar hasta mi plata —concluye sabiamente el Alcalde, y salen caminando. (Cualquier parecido a la realidad sólo es eso: una similitud; sin embargo, no es ninguna coincidencia).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia