Animal Político

Diputados ofreció una ‘cálida’ bienvenida

El acto se realizó en el hall de entrada del Palacio Legislativo que da a la plaza Murillo, sí ese cuyas puertas laterales dan al anfiteatro de la Asamblea Diputados y cuyas tres puertas de madera enfrentan las escaleras dobles hacia Senadores, de columnas de tipo griego con un techo bajo de estuco donde destacan diseños artísticos.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

01:10 / 21 de diciembre de 2015

Abrir el Palacio Legislativo a los pueblos originarios bolivianos es una gran idea, siempre y cuando no se pretenda achicharrar en el proceso a las mencionadas naciones indígenas antes que éstas exploren el edificio patrimonial, como casi sucedió el 3 de diciembre.

Ese día, la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas Originarios de la Cámara de Diputados organizó una exposición de obras de artistas pertenecientes a los pueblos originarios del departamento de La Paz y de comunidades de otras regiones occidentales. El evento pretendía promocionar la producción de estos creadores desconocidos y alimentar las llamas de la pasión creativa, lo que casi deja de ser literal para convertirse en un desastre.

El acto se realizó en el hall de entrada del Palacio Legislativo que da a la plaza Murillo, sí ese cuyas puertas laterales dan al anfiteatro de la Asamblea Diputados y cuyas tres puertas de madera enfrentan las escaleras dobles hacia Senadores, de columnas de tipo griego con un techo bajo de estuco donde destacan diseños artísticos.

Y es que no hay mejor manera de lograr que la gente aprecie el arte que dificultando su caminar y rutina diarias, que es lo que hizo la muestra con las obras colocadas en el paso de funcionarios y diputados por igual.

Para animar esta confusión, dos elencos de música autóctona intercalaban sus presentaciones mientras se esperaba el inicio de la ceremonia  que inauguraría el evento, con una mesa que daría más calor cuando los amautas y el responsable de la iniciativa, Santos Paredes Mamani, iniciaron una fogata, a la que continuamente echaban más combustible, en pleno hall.

Las llamas se elevaron hasta casi tocar el cielo raso, ennegreciendo el blanco estuco y las molduras de yeso que adornan ese espacio. No hubo duda de que el recibimiento que tuvieron los artistas originarios en el Palacio Legislativo fue caluroso. Muy caluroso dirían algunos de los que tuvieron que alejarse del salón para escapar de la intensidad de las llamas sagradas.

¡Gracias a la Pachamama que no sonaron las alarmas contra incendio! Lo que también despertó preocupación por su ausencia. No solo los asistentes tuvieron que salir para escapar del riesgo de ser chamuscados. Incluso los responsables buscaron un poco de aire y reconocieron, algo tarde, la necesidad de un mejor espacio para el acto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia