Animal Político

División centro-periferia en la elección beniana

El voto rural  es cambiante en el corto plazo; por la forma como cambia de un proceso a otro, más bien es volátil, no se alinea de manera continua a ningún discurso político, es decir, no conforma un ‘voto duro’.

La Razón (Edición Impresa) / Wilder Molina Argandoña

00:01 / 05 de abril de 2015

Siempre sostengo tres posiciones, cuando me piden explicar las tendencias del comportamiento electoral en el Beni.  Primero, que una campaña no es determinante para ganar las elecciones en el departamento, es un factor coyuntural más que habrá que tomar cuenta, pero no puede ser el punto central de la explicación. Segundo, y por eso mismo, hay que remitirse al fondo de su estructura social, es decir, introducirse en la configuración de la sociedad beniana en relación a la formación del Estado boliviano y el modo de actuación de las élites que lo manejan frente a la región. Por último, que no es fácil explicar por qué la gente vota como vota,  y en este sentido dudo de las generalizaciones que nos dan los analistas que circulan por los medios de comunicación.

En el Beni, pesan aún los factores estructurales. Desde 2003 hasta las elecciones del 29 de marzo, entre los factores estructurales que influyen en la formación de lealtades políticas y que ahora se manifiestan en los votos hacia los bloques políticos que se oponen al MAS, se encuentra el clivaje centro-periferia.

De este clivaje se desprenden un proyecto político y una identidad regional que sostienen un cuestionamiento a las formas de actuación del Gobierno nacional frente al departamento. Clivaje (del inglés cleavage, escisión) es un concepto de la sociología política que se usa para explicar la génesis, las características y la persistencia de una determinada división social en el marco de una comunidad nacional y que se configura en el transcurso de la formación de un Estado. 

No obstante, no es éste el único factor influyente en la orientación del voto en el departamento; depende de qué tipo de votantes hablamos, desde luego, no es un determinante fuerte en el caso del voto rural,  hacia quienes representan las posiciones de una crítica regional al centralismo estatal en nombre del Beni.    El voto rural está conformado por los ciudadanos indígenas y campesinos que son una población menor, 30%,  respecto del total de la población electoral departamental. Desde 2003 hasta ahora, los indígenas no votan por los portavoces del discurso regional de manera amplia; en cambio, lo vienen haciendo por los representantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido que puso énfasis, en su primer quinquenio de gobierno,  en otras divisiones sociales como son la ecuación colonización versus descolonización o indígenas versus blancos. 

El voto rural  es cambiante en el corto plazo. El voto rural beniano es,  por la forma como cambia de un proceso a otro, más volátil, no se alinea de manera continua a ningún discurso político, es decir, no conforma un “voto duro”, como sucede en otros grupos sociales. Por eso, ahora el MAS pierde en los municipios de San Ignacio de Mojos y San Andrés,  considerados desde hace una década un bastión del movimiento indígena aliado del partido gobernante en diversos procesos electorales. Sin embargo, en las ciudades y pueblos  que conforman el mundo urbano del departamento, el clivaje centro-periferia tiene mayor trascendencia y ha sido hasta ahora, exitosamente, activado a favor del proyecto político que impulsan los adherentes de la autonomía departamental: Primero el Beni, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y otras agrupaciones políticas locales. 

Si ahora el MAS ha logrado una  votación mayor con su candidato a gobernador, no se explica por la desaparición del clivaje regional,  sino más bien por la aparición de dos proyectos, uno liderado por Sandro Giordano y otro por Ernesto Suárez que, con variantes de forma, representan el clivaje centro-periferia,  y que dio lugar a un desdoblamiento del voto regional. Este voto, podría decirse, constituye el voto duro en el departamento, difícil de ser influido por campañas electorales e incluso por el  incremento de  inversiones públicas en obras y servicios.

En cambio, el MAS no ha constituido aún un núcleo duro de votación, porque su conformación requiere de un proceso largo. El MAS tiene una historia corta en el Beni y  esto es uno de los factores que le afecta; si bien ha incrementado su caudal electoral, con un permanente ascenso en cada elección desde el 2003, carece aún de una identidad política y las lealtades que recibe son aún incipientes. Recordemos además que en nuestro departamento no hay una tradición de izquierda y por consiguiente hay pocos actores que se reconocen como tales.

Permanencia del clivaje regional. El clivaje centro-periferia es una división estructural al interior de la sociedad nacional, resultado del modo en que se desarrolló la relación entre el Estado y los departamentos alejados, desde los primeros gobiernos centrales.

Las élites nacionales que manejaron el Gobierno central son las responsables principales de la formación de este clivaje, a partir de la creación misma de Bolivia. Los diferentes intentos de integración del Beni en el Estado no desplazaron su permanencia, ahora mismo sigue vigente, aunque el gobierno nacional del MAS intenta debilitarlo, por diversas vías, entre éstas, el reclutamiento de élites locales —antes regionalistas—,  la habilitación de grandes carreteras  interdepartamentales, la ampliación de una burocracia del Gobierno central en las principales ciudades del departamento.

En algunos momentos, este clivaje puede tener menos incidencia  en el alineamiento político hacia un partido regional, cuando, por ejemplo,  los partidos nacionales abren acuerdos con élites locales que buscan una alternativa a sus expectativas personales, de tal modo que éstas dejan su lealtad regional y aceptan recibir directrices desde el centro nacional, aunque no estamos seguros si es por convicción total o por cálculo político. De todas maneras, el clivaje centro-periferia no desaparecerá por la sola integración de élites locales a partidos nacionales como el MAS, que utilizan otros clivajes para canalizar a su favor lealtades políticas y votos; seguirá siendo en el Beni un factor importante de votación a favor de los políticos regionales que lo visibilizan, al menos a mediano plazo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia