Animal Político

Doble moral sin moraleja

Unos lo harán con gusto, pues saludan/comparten la medida; los otros, en cambio, lo harán con culpa, pues la rechazan. Pero ninguno, a saber, por muy crítico que se muestre, por muy oscuros que sean sus presagios, está dispuesto a renunciar al inesperado beneficio.

La Razón / Exeni

00:06 / 24 de noviembre de 2013

Recibir o no recibir. Falso dilema. Ningún dilema, más bien. Los asambleístas del oficialismo recibirán el doble aguinaldo decretado por el Gobierno. Los asambleístas de la oposición, también. Unos lo harán con gusto, pues saludan/comparten la medida; los otros, en cambio, lo harán con culpa, pues la rechazan. Pero ninguno, a saber, por muy crítico que se muestre, por muy oscuros que sean sus presagios, está dispuesto a renunciar al inesperado beneficio.

Ya que todos, más allá de sus expresiones mediáticas, recibirán el segundo aguinaldo, la disyuntiva-debate gira en torno a su destino. ¿En qué gastarán esta platita adicional los senadores y diputados? Aquí hay de todo. Los más dicen que comprarán regalos navideños, ya que en sus regiones los apadrinan y compadrean. Los menos proponen donarlo. A las víctimas de las dictaduras, por ejemplo. Y el sincero asegura: “cada uno verá qué hace con ese dinero”. Huelgan poses.

Incluso hay anuncios de fiscalización y control. Al diputado opositor —demagogo, le dicen— que promete la donación del 100% de su segundo aguinaldo, la fiera diputada opositora le sale al paso: “Quiero ver a quién va a entregar su aguinaldo. Le voy a hacer seguimiento”. Un tercero supera todo. “¿Está dispuesto a donar su aguinaldo?” “Sí, pero sin que la mano izquierda sepa lo que hace la mano derecha”. Nadie sabrá, señores del jurado, que lo donará           a sí mismo.

También están los apocalípticos. Una diputada advierte tempestades si se paga el doble aguinaldo. “Que se lo acepte o no es irrelevante: el tema de fondo es la inflación”. Elemental pregunta periodística. Si el efecto de la medida será la subida de precios, ¿está dispuesta usted a renunciar al doble aguinaldo? “No se puede, porque el dinero será abonado a nuestras cuentas personales” (sic). Vaya condena. “Yo voy a aceptar”, dice su colega. “Yo no voy a opinar”, elude el otro.

Pero los más pragmáticos sin duda son los jerarcas eclesiásticos. Proclaman que el beneficio “debe llegar a todos”. Pero a renglón seguido juran que ellos, pobres de toda pobreza, no tienen con qué. ¿Quiere doble aguinaldo? Claro, pero que el Estado (no Dios) se lo pague. No hay pierde. Ni moraleja.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia