Animal Político

Documentos consolidan el derecho de propiedad sobre costa y mar en el Pacífico

Una base de datos históricos de Diremar

La Razón / Fernando Cajías de la Vega

00:01 / 25 de marzo de 2012

Una de las tareas fundamentales que se ha propuesto la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) es la elaboración de una base de datos históricos para sustentar la demanda marítima, que contenga un archivo de documentos especializados sobre el tema marítimo, tanto históricos como actuales, debidamente identificados, ordenados, clasificados, sistematizados, digitalizados y descritos.

Si bien se han dado en varios momentos de nuestra historia importantes iniciativas al respecto, por primera vez se asume una tarea a largo plazo, con un apoyo económico y político del Estado considerable, para contar con los recursos humanos adecuados y el correspondiente equipamiento.

Para cumplir ese objetivo se conformó un equipo de ocho jóvenes historiadores formados en las carreras de Historia de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca. Luego del debido diagnóstico sobre los repositorios donde existen documentos sobre el tema y la elaboración de exhaustivas fichas de análisis y descripción, así como la coordinación con la técnica informática y el equipo de juristas, se inició el trabajo en septiembre de 2011 y a la fecha se ha concluido la primera fase, que contempla documentación de la época colonial y del siglo XIX.

En esta primera fase se han digitalizado 6.000 documentos, 1.500 correspondientes a fuentes primarias, 1.500 a fuentes periodísticas y 3.000    a fuentes impresas y secundarias.

Las fuentes primarias han sido investigadas en dos grandes archivos de nuestro país: el Archivo Nacional de Bolivia (ANB) y el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. En el Archivo Nacional ya existe, desde hace varios años, un excelente servicio de digitalización; así que contando con la invalorable colaboración de Marcela Inch, exdirectora del Archivo, la base de datos cuenta con una docena de expedientes coloniales que son fundamentales para probar la dependencia de la provincia de Atacama (luego departamento del Litoral) de la Audiencia de Charcas (hoy Bolivia). En ese mismo archivo ha trabajado Erwin Mamani, que ha sistematizado los reales acuerdos de la Audiencia relacionados con Atacama y Arica. Estos reales acuerdos han sido publicados por el ANB, con el apoyo de la Embajada de España y la tarea fue sistematizar los relacionados con la costa, validar lo transcrito con lo original.

Archivos. Del Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, gracias al trabajo de Stephanie Vargas y Mariela Rodríguez, y la colaboración de los responsables de ese repositorio, se han sistematizado, digitalizado y descrito aproximadamente 1.000 documentos de la correspondencia diplomática entre Bolivia-Chile y Bolivia-Perú, desde el inicio de la vida republicana hasta la Guerra del Pacífico. Todavía falta digitalizar y describir varios legajos del siglo XIX, así como la documentación durante y posterior a la guerra, tarea que se realizará en la siguiente fase, pero lo importante es que las grandes misiones diplomáticas (como las de Olañeta, Santivánez, Frías, etc.) que reclamaron desde 1840 hasta la Guerra del Pacífico la pretensión chilena de llegar hasta el grado 23, la toma de Mejillones, están digitalizadas y descritas.

Si bien la prensa no es una fuente primaria como la correspondencia oficial entre dos Ministros de Relaciones Exteriores, es también invalorable por diversos motivos. El primero, porque en la prensa de la época se transcribían muchos de los documentos oficiales; es también importante conocer la opinión respecto a estos temas, las noticias relacionadas con la costa, los temas económicos, etc. De ahí que otra tarea del equipo fue identificar, digitalizar y describir notas de prensa relacionadas con el tema marítimo. El resultado son 1.500 notas periodísticas extraídas de medio centenar de periódicos del siglo XIX.

Periódicos. Miguel Arroyo analizó periódicos entre 1825 y 1850, especialmente El Iris de La Paz con dos temas sobresalientes: la Confederación y el inicio del conflicto diplomático. Jesús Llusco, periódicos entre 1850 y 1875, especialmente El Telégrafo, periodo en el que se da el primer amago de guerra y las negociaciones de los Tratados de 1866 y 1874. Leslye Pérez analizó el importante periódico El Comercio, el de más larga duración, en sus publicaciones antes, durante y después de la Guerra. Finalmente, Luis Vera describe una veintena de periódicos publicados durante la Guerra del Pacífico, que informan y opinan sobre todo el desarrollo de la guerra y demuestran el patriotismo existente. También en este tema, falta la incorporación de varios periódicos de la época, pero lo trabajado ya es un importante aporte. Este trabajo se realiza en la Hemeroteca de la Universidad Mayor de San Andrés, también con la invalorable colaboración de su personal.

Las fuentes impresas están constituidas por ediciones de fuentes primarias, como por ejemplo tratados. Esta parte estuvo a cargo de José Pradel. Si bien gran parte de esa documentación está debidamente organizada en la Cancillería, es importante que en la base de datos, estén digitalizados y descritos todos los tratados y acuerdos diplomáticos entre Bolivia, Chile y Perú, así como informes de negociaciones.

Otra gran fuente de información constituye la bibliografía, todo lo que se ha investigado y escrito sobre el tema. Marcela Inch proporcionó con el equipo de la Biblioteca Nacional de Bolivia un importante inventario de todas las publicaciones que se encuentran en ese repositorio y que, gracias a la colaboración de la actual directora, Ana María Lema, también se ha iniciado una digitalización de todas ellas. Silvana Severich ha descrito y digitalizado importantes obras que reflejan la posición de autores chilenos del pasado siglo y contemporáneos.

Todo este trabajo no se podría realizar sin el decidido apoyo de la Dirección Ejecutiva y del personal de Diremar, especialmente de Karina Dávila, en todo el proceso de digitalización y Erik Kuhn, en el asesoramiento general. El director ejecutivo, embajador Juan Lanchipa, ha decidido que la base de datos históricos se convierta en un Centro de Documentación sobre el tema marítimo, cuya responsable es la joven historiadora Katherine Aparicio. También es una línea importante de Diremar la sensibilización de la población, por ello se ha iniciado la reedición, en formato digital, de varios libros clásicos sobre el tema, como los estudios del historiador Juan Siles.

Si bien la base de datos históricos ya tiene una importante documentación, la complementación final es una tarea de larga duración, lo importante es que ya se ha dado un paso fundamental para organizar los documentos que muestran la historia de la provincia de Atacama, luego departamento del Litoral; la historia del guano y del salitre, la historia del gran quiebre con Chile, documentos que son un respaldo para nuestra justa demanda. Todavía tomará unos meses el acceso de los investigadores, por todos los recaudos, pero uno de los objetivos centrales es que de esa documentación salgan nuevas investigaciones, tesis y todo tipo de trabajo que aporte al conocimiento de esta importante parte de nuestra historia.

Por razones estratégicas, no se puede informar sobre los hallazgos más significativos con relación a nuestra demanda. Sin embargo, lo que se puede adelantar es que muchos de los documentos refuerzan la posición secular de Bolivia sobre su propiedad y posesión de la provincia de Atacama con su puna, su desierto, sus oasis y su costa. Este tema que, para muchos bolivianos puede parecer obvio, no lo es para varios historiadores, políticos y diplomáticos chilenos que sostienen lo contrario; inclusive, la idea de que Bolivia no tuvo nunca mar, se transmite en la enseñanza de la historia.

Por eso considero que un primer gran aporte de la base de datos es consolidar ese derecho de propiedad sobre ese gran trozo de costa, arrebatado injustamente, base fundamental que demuestra la justicia de nuestra demanda. La base de datos de Diremar responde a una política estructural, no coyuntural, de reivindicación marítima, por eso puede tener muchos usos, en lo bilateral y multilateral, pero en este momento histórico, su tarea fundamental, es coadyuvar en la demanda marítima.

La provincia de Atacama

La provincia de Atacama, con su costa, desierto, puna y oasis, dependió de la Real Audiencia de Charcas desde la creación de ésta. La Ordenanza de Intendentes de 1783 consolidó esa dependencia al establecer que el Partido de Atacama formaba parte de la Intendencia de Potosí.

Por ello, el Archivo Nacional de Bolivia y el Archivo Histórico de Potosí cuentan con numerosa documentación que comprueba esa dependencia. Los tributos de los indios atacameños se pagaban en las Cajas Reales de Potosí, incluidos los tributos de los indios del Puerto de Cobija, tributo que pagaban con pescado.

Los corregidores y curas de la provincia eran nombrados por la Audiencia, por lo que las quejas contra estas autoridades y los juicios respectivos se efectuaban ante la Audiencia de Charcas. Por ejemplo, un largo juicio, de finales del siglo XVIII contra el corregidor Zuleta, por mal uso de las cargas de pescado. Desde el Puerto de Cobija se proveía de pescado a Potosí. La explotación de las minas de la región era concedida desde estas instancias, incluida la legendaria mina de Chuquicamata.

La sublevación general de indios, acaudillada por los Cataris y los Amarus (1780-1782) repercutió en la provincia; el juicio contra los rebeldes atacameños que la apoyaron fue llevado a cabo ante la Audiencia de Charcas.

Por ello, de acuerdo con el uti posidetis, establecido para las fronteras de los flamantes nuevos estados hispanoamericanos, la provincia de Atacama, luego denominada departamento del Litoral, pasó a depender de la República de Bolivia, inclusive diputados de la región participaron en la Asamblea Constituyente que fundó la República. Bolivia nació con costa y con el puerto de Cobija.

En las dos primeras décadas de vida republicana, el Gobierno de Chile no presentó ninguna pretensión sobre la provincia de Atacama. Desde la valorización del guano en los mercados europeos, hacia 1840, planteó su ambición hasta el grado 23.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia