Animal Político

Encuesta del Frente Amplio: buena intención, método cuestionable

El Frente Amplio inicia esta semana la encuesta vinculante que definirá a su candidato presidencial. Si bien se rescata la iniciativa de cambiar los modos de decisión, hay puntos cuestionables en este método.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:07 / 20 de abril de 2014

Samuel Doria Medina, de Unidad Nacional (UN), hace tres años que habla de la “unidad de la oposición”. El Frente Amplio es el instrumento con que él y sus aliados —como Nuevo Poder Ciudadano (NPC) del senador Germán Antelo— intentan hacer realidad que sea uno solo el contendor por parte de la oposición que vaya a las elecciones contra el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, para así evitar la dispersión del voto no masista.

La encuesta que definirá al candidato del Frente es vista por los analistas como un intento al menos interesante de democratización de la toma de decisiones partidarias, aunque también se encuentran problemas en el método y en el hecho de que solo participa un líder opositor de llegada nacional, el excandidato presidencial Samuel Doria Medina.

No hay duda de que la idea original del Frente era que, mediante encuesta u otra metodología, quienes debieron haberse sometido a una consulta ciudadana para definir un candidato de la oposición tendrían que haber sido el propio Doria Medina, Rubén Costas (de los Demócratas) y Juan del Granado (del Movimiento Sin Miedo, MSM); sin embargo, por diferencias programáticas tanto Costas como Del Granado no llegaron a ningún acuerdo con el jefe de UN; pues, como señaló a este suplemento uno de los líderes emesemistas, Luis Revilla: “el Frente Amplio quiere debatir un candidato y no así un programa de gobierno”.

Sea esta una descalificación creíble o no, lo cierto es que los precandidatos que se someterán a la encuesta son muy otros de los que el Frente habría querido inicialmente: Rafael Quispe (exdirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu, Conamaq), Jimena Costas (analista política), Érik Morón (jefe nacional del Movimiento Nacionalista Revolucionario, MNR, si bien una parte de su partido no lo reconoce como tal) y Samuel Doria Medina (jefe nacional de UN).

Sondeo. La encuesta es positiva, según el analista Carlos Hugo Molina, como una forma de acercamiento a los “criterios políticos que tiene la ciudadanía”, como una manera distinta a la “elección cerrada” que lleva adelante la directiva de un partido para que unos candidatos solo sean ratificados por aclamación por la base partidaria. “Plantea una metodología creativa y habrá que esperar su desarrollo final”, apunta.

En términos más o menos similares, si bien con menor entusiasmo, los analistas Romano Paz y Franco Gamboa califican la parte positiva de la encuesta del Frente. Sin embargo, también indican las flaquezas que observan en el método.

El procedimiento será el siguiente: aproximadamente 2.600 boletas serán distribuidas en el ámbito nacional por una empresa independiente encargada del muestreo y la administración de los datos que se recojan. Asimismo, el Frente nombró a un comité electoral externo compuesto por: Carlos Cordero (politólogo), Diego Ayo (politólogo), Jacinto Huanca (especialista en temas electorales), Rommy Durán (observador del Frente en el comité), Susana Seleme (politóloga) y Miguel Serrano (consultor internacional en temas electorales).

Según el diputado de UN Jaime Navarro solo se escogerá al candidato presidencial del Frente Amplio y no así al vicepresidente: “No hay ningún compromiso para quien resulte segundo o tercero en la encuesta”, a pesar de que estos perdedores tendrían cierto grado de legitimidad. Antes de la encuesta hubo foros-debate en las capitales de departamento y El Alto; en éstos los precandidatos respondieron las mismas preguntas ante sus seguidores.

El cuestionamiento del sociólogo Fernando Mayorga al procedimiento radica en que éste degenera de su origen, pues de la propuesta inicial que era hacer unas elecciones primarias para unificar a la oposición, se llega a “un escenario distinto”: “ya no hay una articulación general de la oposición y la técnica de legitimidad ya no tiene que ver con una base electoral”, sino con una “muestra representativa” de la ciudadanía.

Entonces, tanto en términos de unidad de la oposición como en términos de “fuente de legitimidad de una candidatura, se está frente a una figura bastante diferente de la inicialmente planteada”, destaca Mayorga.

La idea de que la encuesta (a primera vista) puede ser considerada un intento de democratización interna de las organizaciones políticas es puesta en duda por Mayorga. Argumenta que no hay relación entre la encuesta y la democratización interna, pues ésta “debe responder” a unas reglas internas de selección de candidatos “a través de mecanismos” que establezcan un “estatuto partidista o el reglamento de una coalición”, eligiéndose a los candidatos “sea por votos o por aclamación”.

En la encuesta no existe ese “lazo orgánico”, sino que se busca una “muestra representativa de la población y no de los militantes del Frente Amplio, los que no son claramente distinguibles”, cuestiona. Sin embargo, el principal reparo al método que ponen los académicos consultados es que Samuel Doria Medina parte con evidente ventaja en desmedro de sus contendores.

“La idea es valiosa pero la forma en que se realiza no”, dice Gamboa, quien además cuestiona al Comité Electoral señalando que se debió acudir al monitoreo del Tribunal Supremo Electoral (TSE): “si bien el Frente Amplio duda de la neutralidad del Tribunal, qué mejor prueba que (éste) monitoree el proceso. Pero bueno, se decide por el método de la encuesta”. Este académico señala que la metodología ha “servido” en el pasado para “catapultar la imagen de un candidato. El candidato favorito, Samuel, va a ganar sin duda”.

En efecto, la mayor debilidad que puede atribuirse a la encuesta es la ventaja con que parte Doria Medina, que ya tiene dos campañas presidenciales, constante cobertura de la prensa y spots televisivos que lo muestran como empresario exitoso, cosa que ninguno de sus contendores tiene en su beneficio.

A la fecha, siguen saliendo estos spots y cabe preguntarse si el Comité Electoral no debía prohibirlos en un intento de aminorar la brecha de ventaja con que parte el líder de UN.  En ese sentido, el especialista en temas electorales Eduardo Leaño asegura que el ejercicio de conteo ya tiene un ganador: Doria Medina y que la encuesta “solo sirve para legitimar su candidatura”.

El politólogo Romano Paz lo mismo ve a la iniciativa como “interesante”, sin embargo subraya la misma falencia: “hay un líder representativo de la oposición que contiende contra otros que no tienen contundencia nacional”. Habrá escenarios en que “no conocerán” a los otros candidatos. El peso de los cuatro precandidatos es diferente, “no tienen igualdad de condiciones”. No obstante, reitera que es “rescatable esta suerte de elecciones primarias selectivas”, refiriéndose al universo de encuestados, quienes serán consultados aleatoriamente.

Mayorga señala una última asimetría en el procedimiento: “hay una campaña sostenida de Doria Medina en los medios, lo que muestra un desequilibrio en los recursos con que cuentan los otros precandidatos”.

En defensa del método, el diputado por UN Jaime Navarro señala que en toda modalidad de medición de popularidad de candidatos existen postulantes con “cierta acomodación, cierto capital político y cierta imagen, unos más que otros”, lo cual es “inevitable”: “No pueden despojarse de su trayectoria política, todos se someten a la opinión ciudadana con todo lo que traen. De repente, ser un candidato desconocido puede recoger la preferencia de la gente”.

En ese mismo sentido, el presidente del Comité Electoral del proceso, Carlos Cordero, señala que “si seguiría la lógica” (que Doria Medina sale con ventaja por ser asimétricamente más conocido que sus contendores), no habría que hacer elecciones porque las encuestas “dicen que el 43% de la intención de voto es a favor del presidente Morales; más bien, las elecciones y encuestas son un escenario de incertidumbre, cualquiera puede ganar”.

Reconoce que hay precandidatos que están mejor posicionados que otros, pero que los foros en que se han estado “mostrando” fueron “plurales” y se los dio a conocer.

¿La división hace la fuerza? Sí, responde Leaño, argumentando con ejemplos de la historia reciente de la democracia. Sugiere que las fuerzas opositoras “deben ir separadas” y trabajar con “fuerza” en los territorios específicos donde han tenido éxitos electorales, invertir el “poco dinero” que tienen en los lugares en que tienen alguna fortaleza.

Señala experiencias pasadas: en 1989, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Acción Democrática Nacionalista (ADN) van a las elecciones de manera separada y ganan con una alianza electoral; en 1993 van juntos y pierden contra Goni; y, en 1997 van separados y vuelven a ganar.

A estos ejemplos habría que añadir Poder Democrático y Social (Podemos) en 2005 y Convergencia Nacional (CN) en 2009. De esta manera sugiere la inusual tesis de que las alianzas de las fuerzas opositoras de hoy “tendrán que ir separadas, pues no toda unión hace la fuerza”.

En todo caso, se confirme o no el resultado que adelantan los académicos consultados, está claro que el Frente no cierra la posibilidad de una alianza con los Demócratas y el MSM, quienes parecen trabajar juntos hasta cierto punto. ¿Qué hará el Frente en la fase postencuesta en caso de llegar a una alianza con estos otros frentes?, ¿otra encuesta compitiendo con los líderes del MSM y los Demócratas? u ¿olvidarse de la palabra “vinculante” con que bautizaron al sondeo estadístico y ceder su candidatura? Mañana comienza el muestreo, sin embargo, cuando éste sea concluido, aún no se estará cerca del final de su búsqueda de candidato, salvo que resigne a una alianza con sus pares opositores.

‘Me quedo con lo positivo de la encuesta’: Carlos Hugo Molina es abogado

El método puede tener deficiencias, pero me quedo con lo positivo porque cualquier forma de aproximación a los criterios políticos que tiene la ciudadanía resulta positiva. Antes era la elección cerrada entre los ejecutivos de un partido que eran ratificados por las asambleas, ahora es una metodología creativa. Todo lo que sirva para recrear la democracia es rescatable.

‘La posición de Doria Medina desequilibra’: Fernando Mayorga es sociólogo

Al margen de los foros en que participan los precandidatos en los medios de comunicación, hay una campaña sostenida de posicionamiento de la trayectoria como empresario de Doria Medina, lo que desequilibra los recursos de los otros precandidatos. Es desigual, mientras hay un foro para todos los candidatos, la posición de Doria Medina desequilibra.

‘La idea es valiosa, el método no’: Franco Gamboa es politólogo

La idea es valiosa, pero el método en que la han organizado no. Una encuesta no puede ser llevada como democratización interna de las fuerzas, en todo caso se debió haber recurrido al Tribunal Supremo Electoral para solicitar asesoramiento técnico y supervisión, así (éste) se habría visto en la necesidad y el reto de monitorear un proceso abiertamente democrático.

‘Estamos pendientes de saber la preferencia’: Carlos Cordero, presidente de Comité Electoral del FA

Estamos pendientes de saber la preferencia de la ciudadanía. Son aproximadamente 2.600 boletas para que la encuestadora haga el muestreo en el país. Por otro lado, si se sigue la lógica de que Samuel tendría ventaja, entonces las encuestas dan la preferencia del 43% a Evo Morales y no tendríamos por qué hacer elecciones. Pero cualquiera puede ganar.

‘Así no saldrá un contendor de Morales’: Eduardo Leaño, especialista en temas electorales

No creo en la seriedad del ejercicio, de donde tendría que salir un candidato que sea el contendor de Evo Morales. Quienes en verdad deberían estar compitiendo son Rubén Costas, Juan del Granado y Samuel Doria Medina, pero se compite con personalidades poco reconocidas y sin estructura orgánica. El proceso solo sirve para legitimar la candidatura de Doria Medina.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia