Animal Político

Encuestas, la inducción

Es de interés público el hecho de que éstas se encuentren bien hechas y las empresas dedicadas al tema sean lo suficientemente transparentes para mostrar cómo han hecho la encuesta, qué muestra tomaron (que se supone es representativa del universo de votantes), cómo ha sido su boleta de recojo de información, cuál es su famoso “margen de error”.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 11 de mayo de 2014

Ahora sí veremos lo que es canela, lo que es encuesta, este 2014, año de las  elecciones generales en Bolivia. En la presente entrega, Animal Político le ofrece una reflexión acerca de los benditos “estudios de opinión en materia electoral” (las encuestas) tal como las llama el Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país.

Un necesario repensar de este entre angelical y luciferino instrumento de registro de la preferencia electoral de la gente. Necesario no solo por la gran afluencia que seguramente habrá de las encuestas, sino sobre todo por el efecto que tienen en la opinión pública nacional y local.

No es para poco: si hay una forma que tenemos los ciudadanos de hacernos una idea del “mundo político” es a través de las encuestas; mal o bien hechas, a partir de los datos que traen, “sabemos” quién va al frente en la carrera electoral; tenemos la plena “certeza” del segundo y el tercero, inclusive con cuánto de apoyo de la gente, ya no solo en términos de esta o aquella ciudad o el “eje del país”, sino, llegamos a decir, y creer, un resultado de todo el país...

Mal que bien la ciudadanía se hace de una percepción de lo electoral sobre la base de las encuestas.

Es de interés público el hecho de que éstas se encuentren bien hechas y las empresas dedicadas al tema sean lo suficientemente transparentes para mostrar cómo han hecho la encuesta, qué muestra tomaron (que se supone es representativa del universo de votantes), cómo ha sido su boleta de recojo de información, cuál es su famoso “margen de error”. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ya ha comunicado a las encuestadoras que sí o sí deben registrarse en el Órgano Electoral para poder efectuar su trabajo. No hacerlo y efectuar encuestas conlleva una demanda bajo la figura de inducción dolosa al voto.

Las encuestas no lo son todo, se sabe; hay que estar prevenidos: son apenas el retrato del momento, no debe generalizarse a todo el país lo que se hizo en dos ciudades, entre otros cuidados ante los datos.   

El editor

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia