Animal Político

Entretelones del Gran Poder

Cuando se hacen transmisiones televisivas, en muchos casos ni enfocan ni dan pautas de las bandas poco conocidas. Pareciera que para los narradores o conductores ocasionales solo existe la banda Poopó y el resto no son nada. Habría que ilustrar en el tema a los amigos de la televisión.

La Razón (Edición Impresa) / Elías Blanco Mamani

00:04 / 15 de junio de 2014

Año tras año, la ciudad de La Paz sube de ritmo de vida los días de la festividad del Gran Poder, evento del que es difícil sustraerse como habitante de esta urbe.  De esta vivencia surgen los siguientes apuntes, sin mayor afán que compartir algunas visiones de este momento.

La cerveza. Contrariamente a la campaña para prohibir que los bailarines consuman bebidas alcohólicas, se acepta que las calles estén repletas de letreros de una marca de cerveza (pasacalles, afiches en muros, vendedores ambulantes). Es obviamente el patrocinador de la Entrada del Gran Poder lo que da la pauta de que hay un nivel comercial del evento a la vez que pone en duda la real intención de dicha prohibición. Estimo que el día en que quiten esos letreros, entonces habrá una real búsqueda de eliminar el alcohol de la Entrada.

El Che. La figura del guerrillero Ernesto Che Guevara en la Entrada del Gran Poder no pasa desapercibida entre los espectadores de la festividad, especialmente cuando hace su ingreso la Morenada Los Rebeldes. Su rostro es grande en las mantas de las señoras morenas, quienes no se hacen problema en lucir este símbolo que significa rebelión ante el sistema capitalista reinante. Muchos de los miembros de esta fraternidad deciden expresamente bailar en esta morenada precisamente por esta acción rebelde. Para otros el Che simplemente es un ícono folklórico.

Las bandas. Sin duda que la banda de una fraternidad, especialmente de las morenadas, es el corazón, el ritmo que hace latir a los bailarines. Un moreno con experiencia sabe muy bien de esta circunstancia. Sin embargo, cuando se hacen transmisiones televisivas, en muchos casos ni enfocan ni dan pautas de estas bandas. Pareciera que para los narradores o conductores ocasionales solo existe la banda Poopó y el resto no son nada. Habría que ilustrar a los amigos de la televisión sobre el valor de las bandas de bronce, para destacar su trabajo que no se da solamente en una entrada como la del Gran Poder, sino que se prolonga por todo el año.

Los compositores. El Jach’a Flores. Entre los más conocidos compositores de morenadas está el Jach’a Flores o José Félix Flores Orosco, quien nació en Oruro en 1941 y falleció en La Paz en 1998. Pasa a la historia por creaciones como las tituladas: Chiquita orureñita, ¡Coca no es cocaína!, Mama panchita y Mantilla de vicuña. En suma son más de 100 composiciones.

Según apuntes de Tania Quispe, Flores en sus inicios musicales fue parte de coros polifónicos; en 1965 participó del dúo Los Gavilanes, en 1969 integró el trío Los Amayas, y en 1971 tocó con el conjunto Los K’arasisis formado por estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Técnica de Oruro. Años antes se vinculó en Francia con el conjunto boliviano Ruphay. El Museo del Etnografía y Folklore (Musef) tiene entre sus archivos un interesante registro videográfico sobre su actividad musical.

Su ciudad natal Oruro le ha levantado un monumento, realizado por el escultor Rolando Rocha Medrano. El historiador Carlos Mesa registra el nombre de José Flores como el autor de la música de la película Las banderas del amanecer dirigido por Jorge Sanjinés y Beatriz Palacios. En la película La nación clandestina fue uno de los actores secundarios.

Andrés Rojas Quisberth. Otro de los grandes compositores de morenadas, quien nació en La Paz en 1938. Sabemos que estudió para profesor de música en la Normal Simón Bolívar de La Paz, titulándose en 1973. Algunas de sus composiciones titulan: Lejos de La Paz, Morenos alegres, Jach’a moreno, Bailando morenada, Amor de moreno, Korilazo.

Algunos de sus temas fueron grabados por el grupo Los cuatro de Córdoba, de Argentina. Una de sus morenazas más conocidas dice: “Cuando yo me vaya / lejos de La Paz / con mi morenita / lejos yo me iré...”.

Gerardo Yáñez. Es un capítulo de historia de la música boliviana. Nacido en La Paz en 1952, estudió en el Conservatorio de Música de La Paz y en la Escuela Superior de Música de Berlín, Alemania. Se ha especializado en composición, dirección de orquesta y construcción de instrumentos. Es director del Grupo Chacaltaya que interpreta la música fusión andina. Fundó el Centro Cultural Los Andes (1990) en La Paz.

En términos del periodista Javier Badani es: “Una fábrica de ideas. Así se puede definir a Gerardo Yáñez. Compositor de unas 300 piezas e inventor de al menos una veintena de instrumentos musicales”. “Amante de la música de todos los géneros —su veta creadora ha tocado lo autóctono, lo mestizo (morenadas), lo contemporáneo, lo sinfónico y lo coral—, este compositor nacional ya ha probado anteriormente la valía de sus innovaciones musicales. Yáñez ha venido cromatizando desde los 80 los instrumentos del país, con el objetivo de introducirlos a la sonoridad universal”.

Radica en Europa, donde ha hecho presentaciones en escenarios tan importantes como la Filarmónica de Berlín (2009). Es autor de canciones como las tituladas: Hoja sagrada (morenada), Los cocanis (morenada), Tigres (huayño).

Alfonso Zabala Pinedo. Con solo 41 años de existencia, Alfonso Zabala Pinedo nos dejó el año 2011 con una rica herencia musical en morenadas. Nacido en Coroico, Yungas de La Paz, en 1970, sus primeras lecciones musicales las recibió en instituciones militares como la Academia Nacional de Policías y la Fuerza Aérea Boliviana, en las que actuó como percusionista y guaripolero.

Luego pasó a ser parte de bandas de bronce que tocaban en entradas festivas, como la Poopó, la Súper Rebeldes y Unión Magistral, hasta que en 1997 decidió, con el apoyo de la Fraternidad Proyección Rebeldes de Villa Dolores, fundar su propia banda a la que llamó Proyección Murillo y que hoy en día acompaña a la Morenada Los Fanáticos en las entradas del Gran Poder y otros eventos. Además de director de su banda, fue el mayor de los percusionistas y también tocó el saxofón. A fin de mejorar su formación tomó cursos en el Conservatorio Nacional de Música.

Entre sus composiciones se citan la saya De lejos he venido, y las morenadas Hasta el día de mi muerte, Madre divina, Con qué derecho, si tú lo has hecho (interpretada por Los Mayas), Esclavo de amor (interpretada por Llajtaymanta). En suma, tiene registradas en Sobodaycom algo más de un centenar de creaciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia