Animal Político

Escaños o muerte

Quince escaños como ganancia neta. ¿A costa de quién? ¿Qué departamentos los pierden? Vaya callejón sin salida. ¿Qué hacer? Algunos proponen que las cosas se mantengan como están (hasta un nuevo censo), lo cual es insostenible.

La Razón / Exeni

00:05 / 29 de septiembre de 2013

Si así son las “juerzas vivas” de la bolivianidad, ¿cómo serán las fuerzas zombies? Veamos la declarada batalla —hasta las penúltimas consecuencias— en torno a la redistribución de escaños legislativos propuesta por el Órgano Electoral.

La paceñidad sin miedo reclama que se repongan los dos escaños perdidos en 2005. La obsesión cruceña, verde y sin himno, es tener igual número de diputados que La Paz. En consecuencia, si las alturas suman dos, Santa Cruz exigiría seis. Oh Cochabamba sin plagio, en tanto, demanda al menos un escaño. Van nueve escaños, señores del jurado, para el eje central.

¿Y los otros departamentos? La potoseñidad —o como se diga— declaró la tercera guerra porque perdería un escaño. Exige, más bien, en honor a la historia, que se le aumente uno. Lo propio pasa en las aguas airadas del Beni: “uno más, nada menos”, es la consigna. Y Chuquisaca/saca decididamente no acepta perder.

Las juerzas vivas de Tarija y Pando, en tanto, curvas norte/sur, aseguran que crecieron tanto-tanto que merecen dos diputados extras cada uno. La orureñidad endiablada parece tranquila por el momento con el empate (ni gana ni pierde). Suman entonces seis escaños para el no eje central.

Quince escaños como ganancia neta. ¿A costa de quién? ¿Qué departamentos los pierden? Vaya callejón sin salida. ¿Qué hacer? Algunos proponen que las cosas se mantengan como están (hasta un nuevo censo), lo cual es insostenible. Otros piden que se reforme la Constitución (para aumentar diputados), lo cual es inviable. ¿Y entonces? ¿Qué dicen las hojas de coca-cusi?

Al parecer, dados los números, lo más razonable es aplicar la fórmula técnica del Tribunal Supremo Electoral, que además de cumplir la norma, precautela paredes y equilibrios. Pero lo razonable, ya se sabe, en política, no existe.

¿Se impondrá la sensatez? ¿La visión de país? ¿El acuerdo in extremis? ¿O es que, como vaticinan felices algunos analistas independientes del frente amplio, estamos en el umbral de una guerra de alta intensidad que derivará, una vez más, en la derrota electoral (sic) de Evo?

Escaños a la carta. Corre tiempo de espera…

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia