Animal Político

Las FFAA y su balbuceo de la Internacional Comunista

En democracia sirvieron para mantener en pie a los gobiernos de turno, a veces, reprimiendo tanto o más que las dictaduras. Hoy reparten bonos, ayudan una vez al año en las inundaciones y hacen deporte los viernes.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 03 de mayo de 2015

Las mayores victorias de nuestras Fuerzas Armadas han sido, sin duda, de orden musical y no bélico. Por supuesto, me refiero a los Boleros de Caballería, a Adrián Patiño, Manuel Elías Coronel y a la Banda del Colegio Militar.

Sin embargo, en determinado momento posterior a la Guerra del Chaco, el Ejército extravió su vocación musical y se sumió (y sumió al país) en la oscuridad de las dictaduras asesinas, corruptas y narcotraficantes. En democracia sirvieron para mantener en pie a los gobiernos de turno, a veces, reprimiendo tanto o más que las dictaduras. Hoy reparten bonos, ayudan una vez al año en las inundaciones y hacen deporte los viernes.

En tiempos del proceso de cambio, el Ejército dice, sin convencer, ser anticolonial, anticapitalista y antiimperialista; es decir, toda una Triple A...

Sin embargo, en este desarrollo espurio, sus glorias musicales del pasado —que no son poca cosa— degeneraron a tal punto que en el acto del Primero de Mayo de 2014 vi cómo los comandantes de las armas de la nación pretendían hacer creer que cantaban la Internacional Comunista y nada menos.

Por razones de trabajo, ese día estaba en la plaza Murillo. Inmediatamente, después de la acera del Palacio estaba un primer anillo de autoridades del Ejecutivo, FFAA, Legislativo, etc; todos con vista hacia el famoso balcón donde estaba Evo Morales “et al”.

Comenzaron los himnos: el Nacional, Salve oh Patria, etc. De repente, comenzó la Internacional Comunista. Algunos de los ministro cantaban la canción soviética, entre ellos, Luis Arce; otros no lo hacían. Lo gracioso del caso fue cuando vi que los comandantes de las Fuerzas Armadas del año pasado, claramente, fingían cantar este himno. Era más que nítido que sus labios iban por un lado mientras la letra recorría un camino absolutamente distinto. De las antiguas glorias musicales no quedaba sino una simulación.

Por supuesto, la correspondencia de esos militares posando ante las cámaras el movimiento de sus labios es por demás elocuente en relación a la Triple A que presumen ser.

El canto puede entrar dentro de las artes miméticas (las que imitan mediante la acción, por ejemplo los actores, Poética de Aristóteles). Estos simuladores castrenses del himno comunista, entonces, estarían en una condición abismal de la mímesis al fingir imitar una imitación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia