Animal Político

Falso malagüerismo

Nueva era de relaciones Bolivia-EEUU

La Razón / Ingrid L. Zabala Escóbar

00:00 / 08 de abril de 2012

Personas escépticas que poco entienden del ámbito político y los sujetos políticos de oposición al Gobierno actual —sin apego a los verdaderos procesos sociales y culturales en que se debieran asentar las propuestas y los debates— en los últimos tiempos venían alentando la falsa adivinación de brujos y brujas de que Bolivia paulatinamente se quedaría sin relaciones bilaterales con los Estados Unidos de América. Era corriente escuchar por los corrillos el mal deseo de que nuestra tierra, nuestra patria Bolivia, se mantenga aislada del resto de los pueblos, pero se quedaron con las ganas, como siempre, pues el mandato del pueblo boliviano es de crear, fomentar, mantener y sostener verdaderos lazos de amistad, con respeto mutuo y con dignidad entre países hermanos.

No es por suerte ni casualidad que hoy las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos estén cimentadas bajo firmes cinturones de concreto. Ambos países han definido que para lograr sociedades dignas se debe materializar la firma del Acuerdo Marco de Relaciones Bilaterales, en el que, entre otros principios, señala:  “El respeto a la igualdad soberana y la integridad territorial de los Estados; el deber de abstenerse de intervenir en asuntos internos de otro Estado y el derecho de cada Estado a elegir, sin injerencia externa, su sistema político, económico y social”. Además, como uno de los objetivos señalados se tiene el de fortalecer las relaciones comerciales entre partes a través del Consejo de Comercio e Inversiones.

¿No es acaso el deseo del pueblo boliviano que quienes administran el Estado Plurinacional realicen esfuerzos para que, con el apoyo de cualquier país, se identifiquen medidas e instrumentos apropiados para fomentar el comercio, mejorar las condiciones para el desarrollo, buscar estrategias y políticas para una acción eficaz contra la producción y el tráfico ilícito de estupefacientes? Pues son bajo éstas y otras premisas que, con el respeto mutuo y el diálogo constructivo y abierto, el país del norte ha comprometido reanudar las relaciones con el nuestro.

Las voces de malagüero se enmudecen cada vez más cuando se constata que, en los últimos tiempos, las exportaciones de Bolivia hacia Estados Unidos de América van en aumento. Se tiene alentadoras perspectivas de ampliarlas, hacia una diversidad de rubros en apoyo  a las formas de organización económica que estructuran la “economía plural” que sigue el modelo económico boliviano: el comunitario, estatal, privado y social-cooperativo.

En este camino de construir verdaderas relaciones bilaterales, no van a faltar cortapisas internas y externas que intenten el fracaso de esta nueva forma soberana de las relaciones. Señalamos como ejemplos la dificultad de leer con base en una visión holística la realidad de la lucha bolivianizada contra el tráfico ilícito de drogas, sostenemos como un error la interpretación de datos que hace el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en su informe hecho público el 7 de marzo sobre el supuesto fracaso de la lucha contra el narcotráfico en nuestro país. Otro ejemplo es el caso de armas y municiones encontradas en un vehículo de la NAS (Sección Antidrogas de la Embajada) del Beni que administran personeros de Estados Unidos. Nuestro país, con toda dignidad, está exigiendo explicaciones sobre estos hechos; esperamos que éstos se constituyan en incidentes aislados que no entorpezcan el fondo de las relaciones y, por el contrario, con base en lecciones y experiencias aprendidas, sin abandonar la soberanía de ambos países, restablezcan las embajadas de Bolivia y Estados Unidos en cada país, respectivamente, para contribuir al vivir bien de nuestras poblaciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia