Animal Político

Entre Felipa y Felipe, hacia una sola estrategia

Cuando hablamos de Felipa, nos referimos a Felipa Huanca; y cuando citamos a Felipe, no podría ser otro que Felipe Quispe, quien por cierto también apellida Huanca y lleva como herencia de sus luchas el título de Mallku.

La Razón (Edición Impresa) / Ernesto Callizaya F.

00:02 / 15 de marzo de 2015

Felipa y Felipe. La primera es candidata del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el otro, del Movimiento Por la Soberanía (MPS) para la silla de la Gobernación de La Paz; eso es sabido, pero lo que muchos no saben es lo que hace algunos días declaró Felipe a un medio de comunicación: que Felipa no es una fuerte contendiente en esta carrera electoral, y que esa candidatura responde a una “estrategia” de Felipe...

Cuando hablamos de Felipa, nos referimos a Felipa Huanca; y cuando citamos a Felipe, no podría ser otro que Felipe Quispe, quien por cierto también apellida Huanca y lleva como herencia de sus luchas el título de Mallku.

Como es sabido, el Mallku reanuda su carrera política después de algunos años, en los que incluso se alejó de la vida sindical, luego de su paso por el Parlamento en su papel de diputado por el Movimiento Indígena Pachakuti (MIP).

Felipa, quien también fue militante del MIP y diputada por ese partido, en cambio, después de compartir movimiento con el Mallku, no se alejó tanto. Una de las acciones que la mantuvo vigente fue el liderazgo al frente de las “Bartolinas”, esperar un poco y zas, candidata a la Gobernación. Es decir, cambió de movimiento y ahora Felipe y Felipa andan en distintos movimientos, aunque a decir de Felipe la movida es una sola, por “estrategia”, ya que habiendo nacido la Felipa de los movimientos mallkianos, sería su “enviada”, una suerte de “infiltrada” de quien ahora se autodefine como “político” y demás está decir que en política nada está dicho o que en política vale todo.

Tomándole la palabra al Mallku, entonces, se podría decir que votar por Felipa sería lo mismo que hacerlo por Felipe, de modo que todos resultarían felipes... digo, felices. Aunque, claro, ella no debe estar tan suelta de cuerpo últimamente, más cuando su nombre resuena una y otra vez en el lío de corrupción en el Fondo Indígena.

Que el Mallku no tenga esta carga, sí le da cierta ventaja frente a su “discípula”, pero ni así logra gesticular una sonrisa ante la suerte de su otrora correligionaria, porque eso sí, no se puede negar, ambos expresan sus resentimientos primigenios: el uno contra el q’ara y la otra también, con su propuesta de reemplazar a Murillo por Bartolina Sisa, por ejemplo, y sin sonrisas de por medio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia