Animal Político

Fernando Vargas: Ya tenemos que dejar de vivir del gas y la minería

Es el candidato del TIPNIS, aunque precisamente pelea contra esto: busca superar la mera representación indígena. Último en todas las encuestas, confía en las sorpresas que pueda dar el voto no dicho en  octubre. 

Fernando Vargas.

Fernando Vargas. Foto: Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos Zamorano / La Paz

00:03 / 10 de agosto de 2014

Es el candidato que en todas las encuestas aparece último. No le preocupa. Fernando Vargas, quien fuera uno de los líderes de las marchas contra la construcción de la carretera por el medio del TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure) en 2011-12, , ahora es el candidato a la presidencia por el Partido Verde de Bolivia-Instrumento de la Ecología Política (PDV-IEP), con la docente universitaria Margot Soria como postulante a la vicepresidencia. Infalible en su sombrero de cuero (signo de autoridad, se dice) en este principio de la carrera electoral, Vargas reivindica la posibilidad en el país de la “otra visión” del desarrollo (ecológica, del buen diálogo entre el ser humano y la naturaleza), ya está bueno eso de depender del gas y los minerales, protesta; abiertamente contrario al presidente Evo Morales, si bien incursiona en la lid electoral  como “indígena mojeño-trinitario”, de entrada rompe la exclusión: pretende el liderazgo nacional.

— ¿A quién representa o pretende representar Fernando Vargas?

— Yo soy mojeño-trinitario, represento a los pueblos indígenas, porque vengo de una organización indígena; pero en mi candidatura no represento únicamente  a los indígenas, represento a todos los bolivianos. Lo que busco es la unidad del pueblo boliviano.

— Superar aquello clásico del indígena representante de solo los indígenas, como el cooperativista de las cooperativas, etcétera.

— Ser indígena mojeño-trinitario y del TIPNIS, y ahora representar al pueblo boliviano muestra un principio de que los bolivianos en el marco de la pluriculturalidad tenemos que buscar siempre la unidad, respetando esa pluriculturalidad, pero también respetando las diferencias de cada uno de los bolivianos.

— En todas las encuestas va último, don Fernando...

— Las encuestas a veces no son tan creíbles; primero habría que ver cómo se maneja el tema; yo dije en una oportunidad: depende de quién las paga, quién hace ese seguimiento y cómo quiere que se hagan las encuestas. Sin embargo, eso a mí no me preocupa; me preocupa lo que el pueblo boliviano tiene que responder; el pueblo quiere un cambio: está cansado de vivir en un Estado donde no hay Estado de derecho, donde no tenemos democracia, libertad de expresión ni de prensa; cada vez se nos está restringiendo; además estamos cansados de tanto narcotráfico, extorsión, corrupción, chantaje.

— Mucho de su candidatura es el TIPNIS, ¿cuánto cree que en verdad pesará en el voto de la gente?

— Hay que entender que la mente de los bolivianos, del ser humano, es frágil; muchos tal vez ya se han olvidado de 2011, de hace tres años, de esa brutal intervención que sufrimos de parte del Gobierno; pero también hay gente que sigue manteniendo eso; pero quiero ser enfático aquí: el Parque no va a ser destruido, no porque lo diga Fernando Vargas, sino porque ya no soy ahora una persona, solito, o los pueblos indígenas solitos;  ahora hay una gran integralidad de activistas, ambientalistas, que la lucha ya no va a ser únicamente con los pueblos indígenas, va a ser también con los bolivianos que luchan por defender la naturaleza, la vida.

— El apoyo a las marchas del TIPNIS sobre todo fue en las ciudades. ¿Cree que eso pese?

— Yo creo que el grupo de la clase media es el que más va a apoyar, con más fuerza. Porque justamente ellos son los que más sufren esa falta de Estado de derecho, de que el Estado les proteja, sobre todo en el tema de su inversión, de su propiedad privada; el Estado tiene esa alta responsabilidad irrestricta de proteger a cada uno de los bolivianos sin distinción, pero eso no tenemos los bolivianos.

— ¿Dónde espera obtener mayor votación?

— Pienso que vamos a tener mayor votación en Oruro y en Potosí, y un gran porcentaje también aquí en La Paz.

— ¿Por qué?

— Primero porque Oruro, más allá de ser el departamento de don Evo Morales, he estado allí y he visto que hay una gran expectativa de una nueva alternativa, porque se sienten traicionados de parte de Evo Morales; eso hace que yo tenga la seguridad de que existe nomás en Oruro un gran potencial de votos, igual que en Potosí y aquí en La Paz. Aquí si los paceños están calladitos es porque hay una estrategia tremenda de cómo hacer callar a quienes quieren hablar; entonces, yo creo que se va a tener nomás una gran respuesta de votación hacia el Partido Verde, pero también hacia Fernando Vargas.

— ¿Y el Beni?

— En el Beni hay que entender; yo reconozco el seguimiento que tiene Ernesto Suárez, la gente cree en él, y creo que ahí está un elemento entre él y mi persona.

— ¿Pero quienes deciden parece que son La Paz, Cochabamba y Santa Cruz?

— Así es.

— En cuanto a su programa, ¿cuáles son sus bases?

— Tenemos cuatro pilares: primero, el tema de la recuperación de la democracia y el Estado de derecho, una reconstrucción de la administración de justicia en Bolivia, pues no podemos continuar con una administración de justicia al servicio del Poder Ejecutivo; eso hace que no exista Estado de derecho; eso vamos a reconstruir.

— ¿Mantendrá la elección ciudadana de los magistrados?

— En ese tema nosotros tenemos clara la definición. Los administradores de justicia no pueden ser elegidos por el voto del pueblo, porque éstos no son cargos políticos, son cargos estrictamente técnicos y jurídicos; la selección y elección deben ser por concurso de méritos y con examen de competencia, y deben estar organismos internacionales como observadores  para la elección y la toma del examen, para que sea de manera transparente y que estén al servicio del pueblo boliviano. Porque ahorita, como está, ¿qué es lo que ha hecho el Gobierno? Los puso al cernidor a toditos los que se presentaron y cayeron los que no eran del MAS, se quedaron los que eran del MAS, y para legitimar eso, lo mandó al voto del pueblo. ¿Y qué es lo que le ha dicho al pueblo? No, yo no los elegí, los eligió el pueblo.

— ¿El otro pilar?

— Es el comportamiento del hombre con la naturaleza, tomando en cuenta que se van a definir políticas ambientales de Estado, que permitan la identificación de toda la potencialidad, de la gran riqueza que tiene el país; pero además nos va a permitir identificar las áreas en degradación, también los recursos que tenemos en peligro de extinción, y tener políticas de recuperación y de preservación.

— El Gobierno ve que el ambientalismo radical, digamos, impide el desarrollo.

— Nosotros estamos definiendo una economía inclusiva, que respete la naturaleza y el medioambiente; pero el país no puede seguir viviendo de hidrocarburos y de minería; por eso nosotros decimos que tenemos que llegar a una política de gestión ambiental, lo que nos va a permitir conocer la potencialidad de recursos que tenemos, y a partir de ahí definir políticas de economía de desarrollo.

— ¿Es otra visión, no?

— Otra visión. El otro tema es una economía inclusiva, donde todos seamos parte de la construcción de una economía, donde todos tengamos seguridad y equidad, que va a permitir atacar el problema de la gran situación de pobreza que existe no solamente en el campo, sino también en el área urbana.

— En esto de la economía inclusiva, cómo hacer con los empresarios, los grandes terratenientes en el oriente…

— El Estado también les tiene que dar protección, pero además les tiene que exigir que tengan productos de calidad, de competitividad, de garantías, pero sobre todo que inviertan en la mitigación de los impactos ambientales, ellos tienen que invertir en minimizar sus impactos, ese es un elemento fundamental; nosotros no estamos en contra de las empresas, pero sí les vamos a marcar una responsabilidad, que su producto tiene que ser de garantía, de calidad, de responsabilidad, de puntualidad. Tienen que invertir en minimizar los impactos ambientales que provocan; para nosotros esto es fundamental.

— ¿Y el programa social?

— Lo cuarto es el tema de educación y salud para la vida. Necesitamos transformar la educación, que nazca desde abajo, tomando en cuenta la pluriculturalidad y las identidades de cada nacionalidad; en el tema de profesionales necesitamos reforzar su capacidad, especializarlos, porque no es justo que vengan extranjeros y nos hagan las cosas acá, si tenemos capacidad los mismos bolivianos. Y en el tema de salud, no puede ser que solo en las grandes ciudades exista un hospital de tercer nivel, eso puede haber en todas partes; no hay una ley, por ejemplo, que prohíba que en Achacachi haya un hospital de tercer nivel; hay las mismas obligaciones y  los mismos derechos.

— Los grandes temas, don Fernando. ¿Nacionalización?

— En Bolivia no ha habido ninguna nacionalización, lo único que ha habido es ajuste de contratos; y si hay plata ahora no es porque don Evo Morales haya hecho grandes maravillas, sino que él ha cosechado lo que otros sembraron; con la ley de hidrocarburos establecieron nuevas reglas de juego. Pero reitero: nosotros pensamos en una energía limpia, renovable; tenemos que ir cambiando nuestro sistema de energía, no tenemos que pensar en la energía de los fósiles como la única.

— ¿Autonomías?

— Nunca ha habido autonomía en el país. Por ejemplo, a los gobiernos municipales, supuestamente autónomos, quién les aprueba su plan operativo anual: el poder central; más allá de que apruebe el Concejo, en última instancia se lo aprueba el poder central. Nosotros planteamos darle a los departamentos su verdadera autonomía en el tema normativo, económico, técnico y operativo; y que el poder central no sea una traba, sino que se convierta en una entidad normativa y fiscalizadora. Ahorita, sobre todo con este gobierno, el Presidente es alcalde, gobernador y Presidente.

— ¿Descolonización?

— Creo que no podemos hablar de descolonización si el propio Gobierno nos está colonizando internamente; si hablamos de descolonización, primero tendríamos que hablar de la unidad del pueblo boliviano, yo no puedo hablar de descolonización si estamos todos divididos; yo trabajaría, trabajaré y continuaré mi lucha por la unidad del país. Y a partir de ahí hablaremos sinceramente de descolonización. ¿Qué significa la descolonización? Justamente la libertad de pensamiento, de expresión, de ideas, de opiniones, de tomar mis propias decisiones de cómo voy a vivir, cómo voy a desarrollarme, eso es ser libre; pero ahora no, ahorita estamos colonizados por el Gobierno; en los proyectos del Fondo Indígena, si no es azul, no se te aprueba; eso es una colonización desde el Gobierno. Para que me atiendan en una institución, tengo que ser azul, si no soy azul no me atienden, qué significa eso, es colonización. O sea, antes nos colonizaban los españoles, ahora nos coloniza don Evo Morales; eso tiene que acabarse.

Perfil

Nombre: Fernando Vargas Mosua

Nació: 02-04-1964

Cargo: Candidato a la presidencia por el Movimiento Verde de Bolivia (MVB)

Vida

Es indígena mojeño de la comunidad El Paraíso, del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Acabó el bachillerato y realizó cursos de Derecho. Es padre de nueve hijos, y fue uno de los líderes de las  marchas indígenas contra el proyecto de la carretera por el medio de la reserva natural.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia