Animal Político

Fiestas patrias en tiempos neurálgicos del país

En momentos de crisis los festejos patrios casi son omitidos del todo por la prensa boliviana. Esta costumbre ya se notaba en el siglo XIX. Fuera de la crisis los desfiles y actos colmaban los titulares.

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 04 de agosto de 2013

Desde los primeros años del nacimiento de Bolivia como república, la prensa recogió el modo en que se celebraron las fiestas patrias... salvo en momentos de neuralgia. Qué es lo que preocupaba a la prensa en sus publicaciones de los 6 de agosto en tiempos importantes de la historia boliviana como la guerra de la Confederación Perú-boliviana contra Chile (1838) o la guerra contra el peruano Gamarra que quiso anexar Bolivia a su país, o 1879 (Guerra del Pacífico), antes de la firma del Tratado de Paz y Amistad con Chile, la revolución de 1952 o la Unidad Democrática y Popular (UDP).

Durante los gobiernos del Mariscal Andrés de Santa Cruz, El Iris de La Paz fue casi la gaceta oficial del Estado. En esa publicación, durante tiempos pacíficos, siempre aparecen notas tituladas “6 de Agosto”, sin embargo, durante la guerra contra el peruano Gamarra, a quien ese periódico tilda repetidas veces de “disidente”, las fiestas patrias desaparecen y son reemplazadas por comunicados del Mariscal de Zepita “a los compatriotas”.

Un ejemplo de ello es la publicación del 12 de agosto de El Iris, la siguiente existente después del día festivo. Ésta no habla del Día de la Independencia y sólo menciona una par de noticias internacionales y un comunicado de Santa Cruz: “El protector de la confederación, a los pueblos habitantes de la confederación: Una nueva expedición, armada en Chile, navega hacia nuestras costas”. Un año antes pasa igual, se obvian las festividades y sólo se habla de los aires de guerra de la Confederación contra Chile.

Si se avanza hacia otro momento crítico, el 6 de agosto de 1879, después del inicio de la Guerra del Pacífico, se observa la misma omisión. La referencia hemerográfica es del diario de Chuquisaca La Patria en Peligro, del 9 de agosto. La nota que hoy se llamaría “editorial” es un libelo dedicado a los chilenos. Es curioso que el narrador apele a la mediación divina, de la cual no se duda que está del lado del ejército peruano-bolivianos: “Nuestra palabra, casi sacramental [...]” o “tenemos que avisar la buena nueva al país, que mas que otros, ha presentado la ofrenda de sus sacrificios en los altares sagrados [...](sic)”, o incluso “Cuando Dios quiere perder a alguien, comienza por hacerlo ciego [...] ¡Chile es el ciego de la providencia! [...]”.

El resto del número se dedica a celebrar que el almirante Grau ha capturado la flota de transporte chilena Rimac (paradójico nombre de los buques chilenos, pues designa al río que es casi una sinonimia de lo limeño).

Unas pocas notas breves se dedican a lo cotidiano: la falta de acceso al agua en Chuquisaca, la subida del precio de la harina en La Paz y del pan (tema que hoy es actual), entonces no se desaprovecha la ocasión de insultar a los panaderos: “Éstos son otros reivindicadores y por consiguiente son otros chilenos que nos hacen bárbara guerra”.

El mismo silencio se repite el año de la suscripción del Tratado de Paz y Amistad con Chile, en 1904. Si bien el pacto se firmaría en Santiago recién en octubre de 1904, la decisión de los liberales de hacerlo ya se había tomado en diciembre de 2003, según El libro azul.

El 6 de agosto de ese año el periódico El Estado (La Paz) presenta in extenso el discurso de entrega del poder del presidente Juan Manuel Pando en unas cinco páginas. No obstante, hay una nota brevísima que habla del programa de festejos en colegios: además de “conferencias patrióticas” en las escuelas hubo “festivales de realce conmemorativo”, una actuación del Conservatorio Nacional en el Teatro Municipal y un festival en la Escuela Nocturna de Artesanos: se privilegia el cambio de mando presidencial.

Otro momento neurálgico de la historia se vivía el 6 de agosto de 1952, después de la revolución del 9 de abril de ese año. Sin embargo, no se trataba de una guerra, sino de reformas nacionalistas. La edición está plagada de notas alusivas a la Independencia, semblanzas de los libertadores y artículos de opinión relativos a las medidas de cambio del Estado-nación.

Llama la atención uno de éstos en particular por el intento de inclusión indígena. Se titula “Proceso de la educación indígena”, tema que es abordado en un espíritu de mayor liberalismo que el positivismo liberal de principios de siglo, que se aproximó al tema bajo los rótulos verticales del “problema indio” o “la ilustración del indio”.

Al día siguiente, el mismo medio de comunicación informó de los festejos. La primera plana tiene un montaje fotográfico acorde a la estética del emenerrismo de ese tiempo. Son tres imágenes unidas, al centro se ve un primer plano del perfil de Víctor Paz Estenssoro haciendo la “V” de la victoria y mirando hacia la foto de la izquierda, que muestra a las masas mineras y campesinas esperando el desfile en la plaza Murillo. A la espalda de Paz Estenssoro está la imagen de oficiales estadounidenses, en uniforme oficial también asistiendo al acto.

El mensaje es claro, Paz Estenssoro da la cara a las masas mineras y campesinas y no requiere de la aprobación de Estados Unidos, país que en cierto momento temió que el primer gobierno movimientista sea una “amenaza comunista”.

Más de 30 años después, es notable el viraje otra vez hacia un semisilencio acerca de los festejos del Día de la Independencia. Se vive una crisis: la hiperinflación en el gobierno de Unidad Democrática Popular (UDP). Ni un titular de primera plana de Hoy del 6 de agosto de 1983 habla de la festividad, sino de la gran dificultad que fue escoger la presidencia de la Cámara de Diputados, finalmente obtenida por la UDP. La debilidad de ese Gobierno se acentúa con el segundo titular en importancia: “Gobierno ofreció seis ministerios a la COB”. La flaqueza institucional de la UDP va in crescendo  y ya es más que manifiesta en el tercer título en jerarquía: “La COB decidirá hasta el lunes si integrará el gabinete”.

La primera plana concluye con un llamado de nota del mensaje del presidente Hernán Siles Zuazo. Se destaca un textual que, visto después de los tres anteriores, es casi una súplica...: “Defender el proceso democrático es un deber colectivo: Siles Zuazo”.

En el interior de la edición, si bien se habla brevemente de los festejos, las noticias mayores se refieren al alza del dólar, a la escasez de productos, la especulación, justificaciones a no incrementar de salarios por la inflación, y temas relacionados con la crisis.

El último titular de primera plana tomado como ejemplo de Hoy (el mensaje presidencial) es el que luego dominará en la selección de jerarquía de los medios de comunicación durante la democracia para los días patrios. Así, de ahí en adelante, el titular de primera plana siempre será algún elemento del mensaje del presidente de turno. Hoy sigue siendo así. ¿Qué se contará de estos festejos en la celebración del martes? Quizás un discurso largo del presidente Evo Morales, los análisis sobre el Censo 2012 o, tal vez, la rebaja de las tarifas de internet...

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia