Animal Político

Fitaz: reflexión sobre el teatro desde el escenario

La décima versión del Festival Internacional de Teatro de La Paz (Fitaz) refrescó el panorama sobre la situación actual de este sector artístico en el país.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas

01:11 / 02 de mayo de 2016

El teatro no es solo entretenimiento; es una poderosa herramienta para generar reflexión sobre nuestra realidad, para comprender mejor en qué fallamos, para acercarnos a la realidad del otro y también para adentrarnos en las fantasías y sueños compartidos. El teatro provoca pensamientos y emociones, por eso quizá no exista mejor palestra que el mismo escenario para plantear su problemática. La décima versión del Festival Internacional de Teatro de La Paz (Fitaz) refrescó el panorama sobre la situación actual de este sector artístico en el país.

Desde lo íntimo partió la obra Playback, de Winner Zeballos, quien utilizó todo su cuerpo para mostrar la frustración que siente un teatrista que ve su juventud entregada al teatro; tanto trabajo y aún no forma parte de la rosca, ni siquiera puede considerarse un director o actor reconocido. Zeballos muestra una sociedad que no entiende su forma de vida y que a lo mucho le tiene pena, consideración. Por esto termina en un suicidio metafórico, una obra de cierre.

Puntual en sus reflexiones es Escribiendo y Esperando, de Proyecto Border, con María Elena Filomeno, Juan Carlos Arévalo y Bernardo Rosado. La pieza utiliza recursos dramatúrgicos, físicos y coreográficos para plantear interrogantes: ¿De qué sirve un artista en la sociedad? ¿Cuántos oficios debe tener para vivir dignamente? ¿Cómo sincronizar el discurso del arte contemporáneo con la plurinacionalidad? ¿Puede haber un discurso artístico más fuerte ante la necesidad de sobrevivir? ¿Debe ser tanta la burocracia en las instituciones? ¿De qué le sirve a Filomeno el ser ganadora del Premio Eduardo Abaroa si por nacer en Perú no puede recibir los beneficios de ser un artista que vive y trabaja en Bolivia?

También desde el escenario, pero esta vez en el acto de clausura del festival, el actor Luis Bredow —quien rechazó el premio Eduardo Abaroa— recibió el Kusillo de Oro, reconocimiento que hace el Fitaz. Desde esa palestra, Bredow pidió al ministro de Culturas Marko Machicao, ahí presente, que hiciera lo posible para vincular a Bolivia con el programa Iberescena, que permitirá coproducciones e intercambio entre los participantes. Esta semana, Machicao confirmó que el país formará parte del programa hasta mediados de año. Y es que desde el escenario, las demandas también pueden ser escuchadas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia