Animal Político

El G77 y sus logros en un periodo de 50 años de historia

Bolivia preside el G77 en el 50 aniversario del bloque. Estar a la altura de los logros alcanzados durante cinco décadas de existencia del grupo es un desafío para el país.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 26 de enero de 2014

En sus 50 años de vida, el G77+China tiene entre sus logros el haber hecho que los países desarrollados tengan la obligación de otorgar preferencias arancelarias para los países en desarrollo, un sistema de preferencias arancelarias Sur-Sur y haber promovido el nuevo orden económico internacional.

El bloque lleva ese nombre por haber sido creado por 77 países en vías de desarrollo, signatarios de la primera declaración al final de la primera sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (United Nations Conference on Trade and Development, UNCTAD) en Génova, el 15 de junio de 1964.

Su creación responde a la idea de que los problemas de desarrollo que afectan a los países miembros derivan de las relaciones económicas no equitativas. Entonces, el grupo pretende ser un cuerpo de negociación que sea tomado seriamente por los países desarrollados.

En ese sentido, la docente de Derecho Internacional Karen Longaric señala que en los 50 años del bloque, el G77 ha realizado “denodados esfuerzos” buscando términos más equilibrados para el diálogo entre los países en desarrollo y los países de-sarrollados. “Sin embargo, es evidente que ha faltado voluntad política de parte de los países desarrollados para que en las negociaciones comerciales multilaterales se priorice el desarrollo y la cooperación internacional”.

Aun así, hoy el bloque casi ha duplicado el número de naciones miembro, pues cuenta con 133 Estados parte, “a causa de su importancia histórica”, señala la página oficial del grupo. El G77 es la mayor organización intergubernamental de países en desarrollo del sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Su objetivo es proveer los medios para que los países del sur articulen y promuevan sus intereses económicos colectivos y mejoren su capacidad de negociación conjunta en todas las cuestiones económicas internacionales de envergadura dentro del sistema de las Naciones Unidas y promueva la cooperación para el desarrollo Sur-Sur”, dice el sitio web oficial del G77.

Su estructura está dividida en tres grupos: Asia, Latinoamérica y el Caribe, y África. Cada Estado parte posee la misma calidad de membresía en la toma de decisiones. Aunque tiene un presidente o coordinador “que hace de vocero” y coordina la acción de los grupos.

“La presidencia es el más alto cuerpo político dentro de la estructura organizacional del G77 y rota con un criterio regional teniendo duración de un año”.  Aparte de decisiones y resoluciones del bloque en la Asamblea General de las Naciones Unidas y sus comités y agencias especializadas, el grupo produce declaraciones conjuntas, programas de acción y acuerdos para el desarrollo.

El primer logro histórico se dio en 1970 cuando, a raíz de una negociación en bloque del grupo, se pudo hacer una estrategia de desarrollo sin el patrocinio de los países desarrollados.

En su primera fase, “su labor de coordinación y concertación en los escenarios de negociación de las Naciones Unidas se extendería a sectores como las finanzas, la inversión extranjera directa, la deuda externa y los mercados de capitales”, detalla Longaric. Entre otros logros del G77 resalta su “valiosa contribución” con la negociación del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y del Programa Integrado para los Productos Básicos, ambos “instrumentos de relevante importancia para los países en de-sarrollo en el ejercicio de sus relaciones comerciales internacionales”. También cita la aprobación de la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, que incorpora un conjunto de principios y normas que promueven el respeto a la soberanía de los Estados y a sus recursos naturales.

El excanciller Armando Loaiza también rescata el SGP y desea que el país responda a la altura de la responsabilidad y de los logros del pasado del G77, “como, por ejemplo, el SGP, que es una iniciativa del grupo que luego fue negociada con los países desarrollados y con la cual éstos abrieron sus mercados a las manufacturas de los países en desarrollo, de lo cual Bolivia también se benefició por 20 años”.

Gracias al SGP, países como Pakistán o Brasil han desarrollado hoy una gran infraestructura industrial, dice la exautoridad. En efecto, Brasil o India son hoy las economías emergentes de mayor crecimiento.

Longaric menciona un logro más abstracto aunque de importancia: “el G77 jugó un papel muy importante en el proceso de descolonización, impulsado desde la Organización de las Naciones Unidas”.

Por último, Loaiza apunta que el grupo ha ayudado a edificar lo que se llamó el Nuevo Orden Económico Internacional y la creación de un Derecho Económico Internacional nuevo. “Ahora, le toca el honor al país, que tendrá que afrontar el difícil reto de la búsqueda de consensos entre 133 países muy diversos unos de otros”, concluye.

En la actualidad —retoma Longaric— su accionar se ha ampliado a muchas áreas, como la alimentación, agricultura, salud, educación, ciencia, tecnología, desarrollo sostenible, medio ambiente y otros.  Así el G77 no solo es un bloque heterogéneo por la diversidad de sus miembros, sino que también por los multiforme de los temas que tiene a su cargo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia