Animal Político

Gestión estatal-gabinete

Otro consejo de ministros

La Razón / César Navarro Miranda

00:00 / 05 de febrero de 2012

Con tiempos en los que se articulan simultáneamente transformación y estabilidad, dos ejes que hacen al funcionamiento del nuevo Estado Plurinacional de la economía, la sociedad, el territorio y la cultura. Es decir, es impensable transformación con inestabilidad, y estabilidad sin transformación implica simple administración neoliberal.

El colectivo político (gabinete) asume anualmente desafíos concretos del momento, pero con visión y perspectiva de largo plazo. Ahí radica el sentido de este cuerpo colegiado de hombres y mujeres que acompañan a uno de los líderes más importantes de la historia política contemporánea en Latinoamérica, el presidente Evo Morales.

Lo simple es que desde la oposición se utiliza la descalificación y la calumnia como forma de presentación pública. Es decir, ha sustituido el discurso político (con contenido ideológico) por el eslogan mediático (con dosis de sensacionalismo), lo que lleva a descalificar todo lo que el Gobierno propone y desarrolla. A esta práctica diaria responde la utilización de frases para descalificar al nuevo gabinete, sin entender la dimensión histórica del proceso que vivimos.

El inicio. El escenario político de 2006 ha estado marcado por restituir el sentido de autoridad política al Gobierno, después de la crisis estatal vivida en la época del neoliberalismo; pero un escenario contradictorio bajo el modelo centralista, republicano y representativo. Es decir, el Presidente asumió la titularidad del gobierno con cinco prefectos reciclados de la derecha, opositores al Gobierno, cuando en la lógica centralista éstos respondían al mando central del gobierno; en el Congreso Nacional, la Cámara de Diputados tenía una mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS) y la de Senadores, de la derecha opositora.

La ingobernabilidad era el mayor instrumento que la derecha pretendía utilizar para frustrar el proceso revolucionario. Frente a este panorama adverso, teníamos la responsabilidad de implementar la “agenda de octubre” como mandato de la luchas sociales. El liderazgo del Presidente, el gabinete y la bancada del MAS tuvieron la capacidad de superar y derrotar la inestabilidad política y el boicot económico e imponerse.

También, inaugurar la gestión con la convocatoria a la Asamblea Constituyente y la nacionalización de los hidrocarburos, otras medidas estructurales y sociales como la redistribución de excedente. En los hechos, la gestión impuso la transformación con estabilidad, que derivó en la aprobación de la Constitución Política del Estado (CPE) en el referéndum y la elección del binomio presidencial Evo Morales-Álvaro García Linera con el 64%.

Nuevo ciclo. El nuevo escenario constitucional de 2010 es diferente. El reto del Presidente, Vicepresidente y el gabinete fue la implementación de la nueva CPE, con estabilidad y la transformación y construcción del nuevo Estado Plurinacional.

Nuestro proceso revolucionario no sólo tiene la dimensión estructural, sino superestructrural, es decir, haber incorporado la descolonización en la construcción estatal, en la primera generación política de transformaciones, implica el salto cualitativo de las revoluciones en América Latina, y se constituye en uno de los aportes más importantes del siglo XXI a los procesos libertarios liderados por obreros, campesinos e indígenas.

Es éste el contexto de evaluación de las decisiones del Presidente en la constitución de su gabinete, que ya no sólo es una suma de nombres, sino de responsabilidades de transformación con estabilidad.

Los avances. La diplomacia de los pueblos impuesta con el liderazgo de Morales y del canciller David Choquehuanca ha posibilitado, junto a otros gobiernos revolucionarios y progresistas, la construcción de un nuevo bloque continental: Unasur y la CELAC, que ya no están subordinados a los intereses imperialistas. La estabilidad económica con inversión productiva y de industrialización, redistribución de la riqueza, la inversión sostenida en proyectos de agua, el saneamiento masivo de tierras, la consolidación de las autonomías; la reducción del desempleo o de la deserción escolar, la mortalidad materna e infantil; la multiplicación de recursos económicos para la inversión pública destinada a las gobernaciones y municipios, fortalecimiento económico de las universidades autónomas y creación de universidades indígenas son logros emergentes de una concepción y visión de Estado, de economía de sociedad, de territorio y cultura.

El viejo Congreso Nacional, hoy la Asamblea Legislativa Plurinacional bajo la tutela del Vicepresidente, en la aprobación de la ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente, del referéndum constitucional para la aprobación de la Constitución y la aprobación de las leyes orgánicas para el funcionamiento de los órganos del Estado muestra el nuevo rol constructor del espacio legislativo.

Son decisiones políticas que posibilitan estas transformaciones. Sería imposible concebirlas sin comprender el liderazgo estatal y el cuerpo colectivo que acompaña la gestión desde 2006.

Sin duda la oposición utiliza como excusa nombres como del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, para justificar su descalificación al actual gabinete, que no representa en los hechos observaciones de fondo, sino formalidades folklóricas de opinión sin contenido ideológico. Responder a estas observaciones es faltar el respeto a los que tienen el interés de leer nuestras opiniones.

De lo que se trata es tener el sentido de ubicación política en el proceso de cambio. Los revolucionarios pensamos en las generaciones; los opositores, en las elecciones. Ahí radica la diferencia e interpretación de la coyuntura y la perspectiva histórica.

Quizás la reacción inmediata a esta afirmación sea la poca autocrítica. Asumimos con madurez política nuestros errores y déficit, pero no para flagelarnos y lamentarnos, sino para ir superándolos; si no desarrollaríamos nuestra autocrítica permanente entraríamos en el viejo y oscuro camino de la justificación, que es el camino a la derrota. Para ello no estamos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia