Animal Político

Hablo con el Presidente sobre la realidad del país

Félix Patzi Paco - Quien fuera Ministro de Educación e intelectual del proceso de cambio insinúa que “gente del poder” todavía escucha sus propuestas de construcción del   Estado y    lo llama.

Félix Patzi en sus oficina.

Félix Patzi en sus oficina.

00:01 / 18 de marzo de 2012

Intelectual aymara y Doctor en Ciencias del Desarrollo, el ex Ministro de Educación se ha convertido en uno de los principales sujetos de consulta de parte del Presidente del Estado, al menos en sus palabras. Considera que Evo Morales entiende su propuesta de tercera vía, que difiere    del socialismo que profesa el MAS y el Gobierno, y del capitalismo. Dedicado ahora a la docencia, también ocupa su tiempo en conformar su agrupación política. El fin de semana estuvo en Potosí.

Alejado del Gobierno, pero metido en sus ideas y planes. Así se muestra el exministro de Educación y excandidato a la Gobernación de La Paz, Félix Patzi Paco. Dice que hace dos semanas se reunió con el presidente Evo Morales, aunque niega que en la cita ambos hayan hablado de una reconciliación política con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

De candidato a gobernador de La Paz pasó a ser disidente del modelo socialista, más por discrepancias políticas que por un incidente en el que se vio involucrado (fue pillado por los policías manejando un vehículo en estado de embriaguez). Su sustituto, César Cocarico, es ahora el titular del Gobierno departamental.

— ¿Cómo ha mascullado la bronca de haberse frustrado como candidato a Gobernador de La Paz?

— Nunca tuve bronca. Fue una coyuntura empujada por la colectividad que apostó por mi liderazgo, aunque fue muy difícil lidiar entonces. Pero comenzamos a construir un movimiento ideológico y ese curso del movimiento comienza a sumar más gente. No fue por bronca, sino una necesidad de discusión ideológica. Nunca tuve bronca personal con nadie.

— ¿Acaso no le ha generado cierta frustración el no haber continuado con la postulación?

— Este movimiento no es resultado de una frustración, sino una salida ideológica. Esa línea ha sido marginada en su momento, era una opción ideológica alternativa al capitalismo y al socialismo. Planteamos la posibilidad de un sistema comunal en la búsqueda de un proceso de descolonización. Ese pensamiento se salió del Gobierno.No fue frustración, sino una expulsión de esa línea ideológica.

— ¿Expulsión debido al incidente o a su pensamiento político?

— Yo diría que fue una marginación por razones ideológicas.

— ¿Quiere decir que fue un pretexto el incidente?

— Podría decirse que sí, fue un pretexto para la marginación política  en una coyuntura específica.

— ¿Quiénes operaron su expulsión?

— Es muy difícil saber qué agentes fueron parte de mi expulsión. No he investigado, porque no fue un factor relevante en ese momento saber quién fue el operador.Fue una fricción ideológica del momento histórico. Es que hasta 2009 no podíamos identificar las tendencias ideológicas, porque la gente se centraba en sólo luchar contra una oligarquía bien organizada; fundamentada en un discurso antineoliberal y descolonizante, importantes para aglutinar a todo tipo de fuerzas políticas e ideológicas. En 2010 comenzaron a gestarse posiciones ideológicas muy claras: una de tendencia más neoliberal, otra de socialismo de Estado más ortodoxo y la que representábamos nosotros, que apostaba por el modelo comunal y de descolonización. Esta línea generaba conflicto con las líneas más estatistas del socialismo y neoliberal.

— Si identificó eso, debe saber también quiénes operaron su expulsión.

— Es difícil de determinar los agentes específicos. Hay mandos concretos, seguramente, como la Policía, para operar en ese sentido.

— ¿Pasó lo mismo con Raúl Prada y Alejandro Almaráz?

— Esas salidas posteriores a la mía, como la de Prada y otras personas afines al sistema comunal-comunitario, fueron parte de la conflictividad ideológica en el Gobierno.

— Si el presidente Morales confió en usted, ¿pudo conversar después con él?

— Luego de mi candidatura se definió lo que pasó. Hubo un candidato sustituto y sabemos los resultados electorales.

— ¿Conocía a César Cocarico?

— Lo conocía como constituyente, aunque nunca tuve una relación personal. Luego lo conocí cuando era  representante legal del MAS ante la antigua Corte Nacional Electoral.  Estuvimos en las reuniones de construcción de las candidaturas (a Gobernador y asambleístas).

— ¿Era él una de las opciones junto a Patzi?

— Era representante ante la Corte Electoral.

— ¿Cómo quedó su relación con Evo Morales?

— El Presidente ha tomado un camino, desde mi punto de vista, bastante valorable. Empezó a dialogar con líderes ajenos al Gobierno, gente no militante del MAS que apuesta por uno proceso de transformación… Empezó a abrirse y a escuchar las percepciones y análisis externos para evaluar qué pasa con la sociedad. Creo que conversa con muchos  líderes de la línea más sindical, intelectual o política. Tengo entendido que dialoga con muchas personas. Por eso también yo he tenido la oportunidad de hablar (con él) para analizar mi percepción.

— ¿Conversó con él luego de su expulsión?

— La conversación con el Presidente sirvió para analizar y sugerir ciertos elementos. Siempre le manifesté mi posición desde la línea comunal, sobre la posibilidad de implementarla. Ésa fue mi conversación; más dialógica, sin ningún tipo de condicionamientos. No hablamos de si puedo ser parte del esquema de gobierno, sino desde una percepción externa. Me parece bien la actitud del Mandatario de dialogar y consultar incluso con personas que no son del     Gobierno. Ése es el tipo de relacionamiento que tengo con el Presidente.

— O sea, habla con el Jefe del Estado con cierta frecuencia…

— No, de acuerdo con las necesidades de su convocatoria.

— ¿Cuándo le ha convocado por última vez?

— Hace unas dos semanas, si no me equivoco.

— ¿Dónde se reunieron?

— En la Residencia Presidencial.

— De todas maneras, ¿no le ha comunicado algún interés de que vuelva al Gobierno?

— No. Nunca tuvimos esa discusión. Aclaro que fueron conversaciones para un análisis externo. No hubo ningún tipo de condicionamientos. Fue una iniciativa del Mandatario con el objetivo de escuchar a la gente que cuestiona el proceso de cambio bajo la intención de profundizarlo. Por eso, conociéndome él en la línea del proceso de cambio, entendió que podía tener críticas sobre las cosas desacertadas o las acertadas. El interés del Presidente fue escuchar mis opiniones y sugerencias con relación a las políticas y la conducción del proceso de cambio.

— Llama la atención que luego del impasse que tuvo por el incidente el Mandatario lo llame. ¿Le ha regañado?

— No hemos hablado de la candidatura ni de las razones. La verdad, no hallo interés ni creo que sea del interés del Mandatario el tema. Hay que considerarlo como algo que ha pasado.

— ¿Eso quiere decir que hicieron las paces?

— Esa palabra, “paces”, no la entiendo. El encuentro no partió de curar las rencillas; el Mandatario optó por simplemente escuchar y conversar a un intelectual indígena para saber lo que pasa fuera del Gobierno y en la sociedad. Ésa fue la inquietud del Jefe del Estado, más allá de saber qué pasó   o qué puede pasar. Yo tampoco estoy interesado sobre si ser parte o no del Gobierno; éste tiene su sistema de decisiones, y estas consultas externas son de debate y discusión, que puede tomarlas en cuenta o desecharlas. Él tiene instancias de decisión.

— ¿Qué le ha sugerido o cuestionado al Jefe del Estado?

— Hemos hablado de la coyuntura y la publicación de mis textos, especialmente sobre El tercer sistema, modelo comunal, propuesta alternativa para salir del socialismo y del sistema capitalista, con seguridad ha llegado a las lecturas de la gente muy allegada al Presidente o al propio Mandatario.Para eso me llamaron desde las estructuras de poder, de las personas más allegadas de las que ni siquiera sé sus nombres.

— ¿Le ha cuestionado al Presidente sobre la gestión del conflicto por el TIPNIS?

— Le dije que era un movimiento de reivindicación que contrastaba dos visiones. Le dije que la colectividad y las ciudades estaban bastante encarnadas con la posición ideológica; el interés nacional veía a los parques nacionales como áreas protegidas, que el Estado debía protegerlos y no hacer proyectos camineros, como se ha definido. Incluso le expresé que debía suspender la construcción.

Perfil

Nombre: Félix Patzi Paco

Nació: 21-02-1967

Profesión: Sociólogo

Cargo: Docente de la UMSA

Datos

Se impuso su propia ley: hizo adobes en su comunidad para responder ante la desazón que causó a sus paisanos cuando fue pillado ebrio y manejando un carro en La Paz. Desde esa vez se alejó del Gobierno y del MAS. Fundó su fuerza política: Integración Para el Cambio (IPC).

Una tercera alternativa ante el capitalismo y el socialismo

— ¿Cómo ve Patzi este proceso?

— Este proceso tuvo sus aciertos y momentos históricos. Entre 2006 y 2009 hubo profundos cambios, tres elementos: la derrota política de la derecha, de visión anquilosada, colonial y neoliberal, que ahora está totalmente desarticulada, aunque con fuerza en términos de relaciones sociales, pero que para convertirse en fuerza política debe adecuarse a este modelo de descolonización. Segundo avance: la inclusión; los sectores indígenas históricamente excluidos ahora son tomados en cuenta en la participación, aunque falte la cualificación de esa participación. Antes solamente había un monopolio del sector blanco-mestizo. Un tercer cambio fue la elaboración de la Constitución Política del Estado, mejor que la anterior, porque toma en cuenta los dos troncos: la civilización occidental y la civilización indígena. Es la más coherente. Luego de 2010 hubo un estancamiento o falta de coherencia en la implementación de la Constitución. Ahí nacieron las confusiones y las interpretaciones de la descolonización, el sistema comunitario, temas fundamentales para los movimientos indígenas y sociales. Para que el proceso de cambio se reencauce hace falta un debate ideológico.

— ¿Usted conforma una alternativa con miras a 2014?

— Es un movimiento ideológico que defiende el modelo del sistema comunal como alternativa al capitalismo y al socialismo.

— ¿Fue socialista alguna vez?

— Yo provengo de tres líneas de formación ideológica: una muy solvente del socialismo, desde la lectura de Marx y Engels; otra para contrarrestar el capitalismo y el neoliberalismo; y un tercer tronco sustentado en la lectura y las elaboraciones teóricas de las civilizaciones indígenas y teorías indígenas.

— ¿Reniega con el socialismo? ¿Por qué opta por una tercera alternativa.

— El capitalismo plantea como modelo económico la propiedad privada y la acumulación de ganancias basada en la explotación y la enajenación. Contra eso se ha elaborado la teoría socialista, pero ésta interpretó que la liberación de la explotación del ser humano debía hacerse a través del Estado, a través de la dictadura del proletariado y convertir la propiedad privada en empresas estatales. Aquí la observación: al hacer eso, el Estado nunca liberó la fuerza de trabajo, sino solamente reprodujo el sistema de asalariamiento, y todo lo que produce un trabajador ha sido transferido a un tercero, el Estado. El sistema comunal plantea que los trabajadores sean dueños de las empresas y de sus ganancias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia