Animal Político

Infiernos mediáticos

¿Y quiénes están encerrados en el fondo del abismo? Los gacetilleros, que no tienen ninguna afición por el periodismo y hasta lo detestan. Su única motivación es el dinero. Son “los mercaderes”, malabaristas, mercenarios de la noticia y de la opinión.

La Razón (Edición Impresa) / Exeni / La Paz

00:04 / 16 de agosto de 2015

¿Cómo sería un averno dedicado con exclusividad a las y los periodistas? Un curioso video: “El infierno de la prensa”, describe el oficio en siete niveles de castigo.

El primero es para “los superficiales”, abanderados de la frivolidad informativa. ¿Su castigo? Escribir-decir, por toda la eternidad, cosas sin sentido. Nunca contrastaron-profundizaron. Ya nunca habrán de hacerlo.

Segundo nivel de pena-sufrimiento: los condenados a decir vaguedades, erróneos a tiempo completo, perpetuos de la media verdad y del fingi/miento. Son “los inexactos”. Su tormento, obsesivo, es vivir en la imprecisión.

¿A quiénes corresponde el siguiente padecimiento? A “los tendenciosos”, que carecen de grises, fanáticos de la intransigencia, partisanos. ¿Su condena? Huérfanos de argumentos y matices, solo podrán decir sí o no, para siempre.

El cuarto nivel de condena está ocupado por las y los periodistas intocables. Son “los altaneros”, que aprovechan el oficio para el atropello y, está visto, el abuso de poder. Su martirio, faltaba menos, es convivir entre ellos.

¿Quién sigue? No podían estar ausentes, en el infierno mediático, “los sensacionalistas”, que siempre tienen las imágenes, objetos de la farándula, amarillos. ¿Y su castigo? Vociferar, sin rango ni tregua, sus escandalosas-malas nuevas.

En el sexto nivel del fuego eterno, en lo profundo, están los que responden a intereses y se venden. Son “los serviles”, atados por decisión propia, rastreros a carta cabal. Su condena es mudar de color/lugar según donde sople el viento.

¿Y quiénes están encerrados en el fondo del abismo? Los gacetilleros, que no tienen ninguna afición por el periodismo y hasta lo detestan. Su única motivación es el dinero. Son “los mercaderes”, malabaristas, mercenarios de la noticia y de la opinión.

Pregunta de rigor tras concluir este periplo por el curioso infierno con/sin publicidad estatal: ¿todas las y los periodistas terminan aquí? Pues no. Están también los otros, apasionados del oficio, bautizados en los derechos a la comunicación e información. Eso(s).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia